| Artículos | 31 MAR 1995

Terminal de Contenedores de Barcelona,SA

Y la nave va...
Joan C. Ambrojo.

Cargar, descargar, transbordar y almacenar contenedores de mercancías es la actividad de Terminal de Contenedores de Barcelona (TCB), una de las mayores empresas de su categoría implantada en el puerto de Barcelona. Con el objetivo de mejorar la gestión y planificación esta compañía, especializada en tránsito internacional y transoceánico, ha instalado un complejo sistema de comunicaciones con sus clientes, entre otras actuaciones tecnológicas. El sistema Mensatex.400 ha sustituido a los mensajeros y eliminado todo el proceso de papel.

Ocuparse de que lleguen a buen puerto más de 400.000 contenedores al año no es cosa de broma. La complejidad es elevada. Todo ha de estar perfectamente sincronizado y previsto: barcos, trenes y miles de camiones intercambian diariamente todo tipo de mercancías. Un puerto es una miniciudad del tranporte: exportadores/importadores, transportistas, aduana, terminales, autoridad portuaria, agentes de aduanas, transportistas y consignatarios de buques. La interrelación entre todos ellos es vital, porque cualquier pequeño fallo o contratiempo vale millones. TCB así lo ha comprendido y por ello está implantando avanzados sistemas de comunicación.

Hasta hace poco, el centro neurálgico de la informática de TCB se encontraba en edificios de TMA, en instalaciones que se habían quedado pequeñas, como explica Josep Carles Moretó, director del departamento informático de TCB, que ahora se traslada al edificio construido en la nueva terminal, un enorme espacio ganado al mar. TCB es una terminal mediana si se comparan los dos millones de contenedores que llegan a mover algunas del norte de Europa. Ha pasado por diferentes concesiones, tras ganar en 1972 el primer concurso para un terminal de contenedores de Barcelona como Marítima Laietana. A los dos años instala un rudimentario sistema de control de contenedores y se informatiza la administración. Tras diversos cambios, en 1981 mejora notablemente la mecanización. Centro de proceso de datos propiamente dicho no ha habido nunca. El departamento de informática nunca ha procesado información, sino que se ha dedicado a instrumentalizar las tareas de los demás. Darles herramientas con las que trabajen, afirma Moretó.

En 1987 la empresa migra de un S/34 a un S/38. Es un cambio muy arduo porque pasamos de un entorno muy primitivo a un sistema de base de datos bastante complejo. Reciclar al personal fue muy duro, aunque tampoco había mucha gente en informática. Pero el gran salto se produce en 1990, con la adquisición de los primeros AS/400: un B45 y un B10 (para desarrollo), con una Token-Ring de enlace bajo fibra óptica. En el 38 el desarrollo limitaba el rendimiento. Pasa a nativo toda la información almacenada en el S/38 y se acaba de potenciar el área de almacén, donde se carga y descarga la mercancía de los contenedores. Este paso incluye el control de mercancías convencionales no contabilizadas. Fue un tema relegado porque lo importante era el contenedor, el centro de nuestra preocupación, y se instalan las primeras aplicaciones interactivas en tiempo real. El objetivo: conocer instantáneamente el qué, cómo, dónde, quién y cuándo de un contenedor. Administración también se beneficia de la automatización y evita la introducción de datos. Un ejemplo es la facturación, que es la depuración de operaciones.

Evitar riesgos

Más recientemente se han sustituido los AS/400 iniciales por los F45 y F10, duplicado el disco y dispuesto un mirroring. La seguridad, además de la calidad, es un tema fundamental: una caída de disco el 21 de junio de 1992 supuso 24 horas de parada y la parálisis completa de la empresa hasta la reinicialización del sistema. A las cuatro horas se impidió la entrada de camiones a las instalaciones y, a media tarde, se consideró el desvío de buques. Fue muy grave porque al trabajar en tiempo real es muy importante la interacción. Esta situación provocó en los directivos dos reflexiones: ¿Por qué hemos llegado a depender tanto de la informática?. Y la segunda: Nos hemos de cubrir, esto no puede pasar más. El resultado: duplicar los discos, a pesar de que las copias de seguridad eran perfectas.

La arquitectura parte de sistemas centralizados en los AS/400. Paralelamente a la migración de equipos iniciada hace un año se está instalando una red de fibra óptica, en vez de tirar cables twinaxiales 5494, porque hay puntos a cinco kilómetros de distancia del ordenador central enlazados con fibra óptica. Pero también hay 5494 departamentales. Un cabling system distribuye todo el sistema por departamentos, con la telefonía también integrada. Del sistema cuelgan 55 PC (gran parte 386 SX) y 45 terminales. La compañía no ha realizado fuertes inversiones en informática porque lo importante es el personal.

Todas las aplicaciones que corren sobre los AS/400 han sido desarrolladas durante los últimos años por el departamento de informática de TCB. También se usan estándares para lo que hemos podido encontrar, como por ejemplo en las áreas de talleres-mantenimiento, contabilidad y nóminas. En cambio, para operación hoy en día no hay nada, afirma. La ofimática se basa en el entorno Windows, con Word, Excel y cc:Mail como aplicaciones más implantadas. También se utiliza Lotus Organizer, Access, Project y otras.

Una vez alcanzada una substancial mecanización, el turno fue para las comunicaciones. Aquí han tenido un papel fundamental la presión de las navieras internacionales y la programación de los barcos (envían información de los buques tal como salen del puerto anterior): El barco es algo extraordinariamente parametrizado. La terminal, también: todo está modularmente codificado y controlado tridimensionalmente, pero el barco, más. TCB ocupa una gigantesca explanada donde se almacenan temporalmente miles de contenedores. Cada puesto de acceso está mecanizado informáticamente. Las puertas, por ejemplo, cuentan con un PC donde se introducen los albaranes de camiones. En la zona de transferencia, comunicada vía radio, aparece la orden de manipulación de la mercancía. Mientras tanto, el camión se pesa electrónicamente para diferenciar el peso bruto del neto. Es básico para calcular la estabilidad de la nave que llevará esos contenedores. La entrada de mercancías por tren es similar: Es como un camión muy largo. Son operaciones semilogísticas en tiempo real porque el sistema avisa instantáneamente cuando el transportista deja el material en la posición indicada por el ordenador. La exportación entra por camión o tren y sale por barco. La importación: entra por naves y se distribuye por camión o tren, tras desconsolidar los contenedores en partes más pequeñas. Una de las grandes bazas de la empresa son los transbordos: Grandes barcos transoceánicos vienen a Barcelona, dejan muchos containers, viene otro barco más pequeño (un feader) y se lleva una parte para distribuirlo por diferentes puntos.

Operaciones complejas

Como se puede observar, la distribución de los contenedores en el terminal es una tarea compleja. Inmensas grúas y toros se ocupan. Depende de si están llenos, vacíos, son frigoríficos o se han de reparar, importar o exportar. Esto supone utilizar un sistema de colas de trabajo. Es decir, optimizar los recursos para incrementar la eficacia. La operativa es diferente en las salidas de barcos. Todo está minuciosamente preparado y programado. El departamento de marinos dispone de una relación de la descarga y el tránsito de un barco que arriba. Y envía una relación teórica de lo que ha de cargar. En función de ello se dispondrán los contenedores en la explanada.

Básicamente, las aplicaciones corren bajo AS/400, aunque algunas están en PC bajo server, con Novell. Se instala también OS/2 y Lan Server para mantener Novell para contabilidad y otras cuestiones, porque según Josep Carles Moretó es la única que nos soluciona un problema muy tonto: que un AS/400 bajo SNA, etc. pueda

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios