| Artículos | 15 SEP 1995

Windows 95: ¿a qué precio?

Análisis de los costes de la migración en entornos corporativos

La migración a un nuevo sistema operativo siempre es costosa. Windows 95 no es una excepción a la regla. Es obvio que aquellos DSI (Directores de Sistemas de la Información) que estén pensando migrar al nuevo sistema operativo de Microsoft tendrán que ampliar sus presupuestos para el próximo ejercicio. ¿Pero cuánto?. Algunas consultoras han realizado estimaciones que pueden servir de orientación para aquellos que anden perdidos en un mar de cuentas.

Según Gartner Group, el coste medio de migración por usuario (en concepto de software) se sitúa en 1.465 dólares (unas 183.000 pesetas). Aquí se incluyen conceptos como el coste del producto, de la instalación, de la formación o de la actualización de tres aplicaciones básicas.

Un análisis pormenorizado de la partida de gastos que generaría la migración a Windows 95 nos ofrece dos niveles. En primer lugar, los costes que podríamos llamar "obvios": la actualización del software y del hardware, la propia instalación del sistema operativo y la formación. Pero hay otro grupo de costes no tan obvios que pueden sorprender a más de uno: todos lo relacionados con la planificación, gestión y control del proceso de migración.

Actualizar el hardware

Dentro del primer nivel, lo primero que hay considerar es el hardware. Los requerimientos que, según Microsoft, son necesarios parecen modestos. En efecto, en la documentación que acompaña al sistema operativo se afirma que es posible utilizar Windows 95 con un procesador 386DX a 20 MHz, 4 MB de RAM (aunque se recomienda 8 MB), VGA y 20 MB de espacio libre en el disco. Los test realizados indican que esta configuración es insuficiente si queremos obtener una alto rendimiento de las aplicaciones de 32 bits. Como mínimo es necesario un procesador 486, 12 MB de RAM, 300 MB de disco duro y SVGA.

La consultora Entex Information Services afirma que las actualizaciones de hardware se pueden situar en unos 1.000 dólares por sistema (aproximadamente 125.000 pesetas). La cifra es meramente orientativa, puesto que todo depende del parque informático de cada empresa. En algunas ocasiones, es preferible comprar nuevos equipos en lugar de invertir en actualizaciones de procesador, memoria y disco duro.

La instalación de Windows 95 requiere una media de una hora por ordenador personal de sobremesa, según Gartner Group, lo que traducido en cifras se sitúa en 50 dólares (algo más de 6000 pesetas).

Y la lista sigue creciendo. Porque Windows 95 viene acompañado por toda una oferta de aplicaciones de 32 bits. En este aspecto, Gartner considera que la actualización tendrá un coste aproximado de 100 dólares (12.500 pesetas aproximadamente) por equipo. Además, las organizaciones necesitarán actualizar las aplicaciones de 16 bits que son incompatibles con Windows 95.

Tampoco se puede olvidar que, una vez que ya tenemos instalado el sistema operativo, se generará un gran trabajo en términos de soporte. Dataquest afirma que en este concepto los gastos se doblaran con respecto a Windows 3.1. Por su parte, Microsoft asegura que esto será sólo inicialmente, puesto que Windows 95 es más fácil de usar y más estable que la anterior versión de este sistema operativo.

Formación de los usuarios

La formación representa otro coste significativo, especialmente si las corporaciones quieren obtener beneficios de Windows 95. Gartner Group estima una media de 7 horas de formación a un precio de 50 dólares la hora, es decir, un total de 350 dólares (unas 44.000 pesetas) por usuario. Los usuarios finales necesitarán aproximadamente de 1 a 2 horas, mientras que la gente del departamento de sistemas de la información invertirán en formación de 4 a 6 horas.

Pero no hay que olvidarse de otros costes que no aparecen a primera vista. Por ejemplo, todos los DSI que se decidan a migrar a Windows 95 tienen que contar con que su departamento invertirá tiempo y dinero en la planificación y preparación del proceso. Antes de iniciar la migración es necesario realizar un inventario completo del hardware y software existente en la compañía, lo que requiere una ardua labor. Todo esto se traduce en dinero.

Por otra parte, los analistas esperan que Windows 95 suponga un ahorro para las organizaciones. Características como plug and play o la distribución electrónica de software, así como la mayor facilidad de uso, se traducirán en una reducción de los costes de soporte.

En este sentido, Gartner Group prevé que durante los próximos cinco años los costes relacionados con Windows 95 sean un 31 por ciento más bajos que los asociados a Windows 3.1. Esto supone un ahorro de más de 1.000 dólares por usuario cada año.

Más datos. ComputerWorld USA ha realizado una encuesta entre 100 DSI que habían participado en el programa beta o Preview de Windows 95. Un 49 por ciento tiene la intención de gastar menos de 500 dólares (62.500 pesetas) por PC para actualizar hardware y software. Un 20 por ciento calcula un coste por PC entre 62.500 y 125.000 pesetas. Un 16 por ciento ha previsto unos gastos superiores a las 125.000 pesetas, mientras que el 15 por ciento restante aún no lo sabe.

Planificando la migración

Si la migración fracasa, es más que probable que se deba a una falta de planificación. Si se quiere que todo vaya sobre ruedas, es necesario seguir un modelo por etapas. En primer lugar, hay que seleccionar el equipo encargado de la migración dentro del departamento de DSI. El siguiente paso consiste en la formación de este grupo de trabajo para que controlen hasta en el más mínimo detalle todo lo concerniente a este sistema operativo.

Luego es necesario hacer inventario del hardware y software existente en la organización. La obtención de datos acerca de la configuración de cada PC permitirá a los DSI identificar si existe o no compatibilidad.

Llegado este punto, es necesario realizar una serie de tests imprescindibles antes de migrar. En primer lugar, hay que analizar la compatibilidad y rendimiento de Windows 95 con las aplicaciones que se tengan. Los laboratorios de análisis deben emular situaciones reales y han de ser lo más auténticos posibles.

También es necesario planificar la formación de los usuarios finales: cuántas horas se van a dedicar, cuándo se va a comenzar, cómo van a ser las clases, quién las va a impartir, etc.

Tras esto se debe diseñar al detalle un plan de soporte en el que se incluyan las posibles contingencias que surgirán una vez instalado el sistema operativo.

Una vez que se tenga especificado hasta el mínimo detalle los costes y las etapas del proceso, ya se puede realizar la migración a Windows 95.

¿Cuánto tiempo por PC prevé emplear en instalar W95?*

Menos de una hora 20%

De 1 a 2 horas 34%

De 2 a 3 horas 11%

De 3 a 4 horas 11%

De 4 a 5 horas 7%

Más de 5 horas 4%

No sabe 12%

No tiene intención de instalarlo 1%

* Incluye actualización de hardware

Encuesta sobre 100 usuarios de la beta de W95

Fuente: ComputerWorld USA.

Costes por usuario en concepto de software (*)

Actualización a W95 50

Adquisición del SO 35

Instalación 50

Formación 400

Reenfoque del soporte 50

LLamadas de ayuda 35

Actualización de 3 aplicaciones 300

Coste de actualizaciones de compra 35

Instalación de las actualizaciones

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios