Business Intelligence | Artículos | 23 NOV 2007

El business intelligence sube peldaños hacia la comoditización que atesoran aplicativos como los ERP. desayunos computerworld: El impacto de la inteligencia de negocio en el desarrollo de las infraestructuras de tecnologías de la información en el sector de energía y utilities

El impacto que paulatinamente han ido ganado los aplicativos de business intelligence (BI) en las infraestructuras de TI y su relación con el negocio es creciente. Sin embargo, en el caso específico de las empresas del sector de energía y utilities, la necesidad de mantener los ratios de efectividad y de control del negocio en tiempo real, hacen que el BI vaya ganado peso.

Si bien hay empresas que llevan bastante tiempo activando políticas de desarrollo de infraestructuras de inteligencia de negocio, aún resta conocer en profundidad todas las posibilidades que ofrece. Para Juan Antonio Aguilar Crespo, responsable de inteligencia de negocio de Cepsa, “lo que sucedió hace diez años, no es lo mismo que acontece en la actualidad, ni lo que pasará en el futuro, por tanto, es importante establecer necesidades de inteligencia de negocio”. Y esta necesidad nace del volumen de información corporativa que manejan las organizaciones y que no siempre está lo suficientemente bien estructurada como para encontrar aquello que se busca y cuando se precisa, con el fin de extraer valor añadido a los datos. En este sentido, Maite Ferreté, responsable del cluster de desarrollo de business intelligence de Gas Natural, expone que el BI (business intelligence) es una tecnología necesaria, “teniendo en cuenta el volumen de información que manejan las compañías y que, progresivamente, va creciendo. Asimismo, es importante atender a la necesidad de depuración, de data warehouses o de modelización de datos”.
La implementación de soluciones y plataformas de inteligencia de negocio debe tratarse desde una perspectiva de conjunto. “Hay que tener en cuenta que se trata de un tema muy gradual y progresivo al que las empresas van accediendo paulatinamente. A ello hay que sumarle que, en ocasiones, se advierte una cierta ensalada de terminología”, apunta Ferreté.

Alinear tecnología y negocio
El BI es algo más que una serie de aplicaciones tecnológicas. Para José Manuel Cabrera, responsable del centro experto BI de Repsol YPF, “la clave está en atacar una problemática de negocio, no tanto de tecnología, si bien debe ser apoyado también desde los departamentos de dirección de la compañía”. Por su parte, Ferreté añade que “la tecnología, además de solucionar problemas, debe servir de palanca para devolver al negocio un valor añadido que permita varias las reglas de negocio”.
Durante la mesa redonda, los participantes destacaron cómo, en ocasiones, existen handicaps a la hora de poner en marcha inversiones tecnológicas si no están apoyadas por los departamentos directivos de una empresa.
“Se trata de una visión muy horizontal del negocio, que desde el departamento de sistemas sí se entiende, pero no siempre tenemos la capacidad definitiva para activarla”, apunta Cabrera.
Para Mar Arrieta, responsable de cuenta de Oracle Hyperion, “Cada área tiene su propia visión y sus necesidades”, de ahí que en ocasiones éstas confluyan y en otras circunstancias no. Pese a ello, “se ha evolucionado mucho, aunque desde el punto de vista de la organización, quizás haya cierta falta de simetría, en opinión de José Antonio del Val, responsable de cuenta de Oracle Hyperion. Pese a ello, aunque el desarrollo e implementación de aplicativos de BI está maduro, hay empresas que todavía carecen de un plan de inteligencia de negocio predefinido. Las compañías crecen y desarrollan sus tecnologías en silos de información, de ahí la importancia del BI, si bien, en opinión de Leopoldo Boado, director de negocio de Oracle Ibérica, “los requerimientos del negocio son lo que realmente hacen cambiar las perspectivas tecnológicas”. Atendiendo a la importancia tanto del hardware como del software, según Aguilar, las decisiones de negocio suelen tomarse, en la actualidad, en tiempo real, de ahí que sea necesario contar con información crítica actualizada y lista para ser utilizada. En suma, “información para actuar”, como especifica Emilio Arias, director de negocio de Todo BI.

La evolución del BI como un aplicativo ERP
Pese a que se advierte un menor gasto en TIC por parte de las empresas, las empresas siguen apostando por el desarrollo e implantación de nuevas tecnologías, si bien aún resta mucho camino por andar. “Aún les cuesta a las empresas invertir en BI, si bien sí gastan en otras aplicaciones como ERP, por ejemplo”, según Ferreté. Los costes o la dificultad a la hora de conseguir un ROI (Retorn of Investment) suelen ser algunos de handicaps a tener en cuenta. “Hasta que las empresas no vean que se trata de un coste /beneficio real, no apostarán por ello. Se trata de algo que es muy cultural y generacional”, resume Ferreté. Algo en lo que coincide Arias, quien apunta: “Hay una nueva generación de operaciones de responsables que se dan cuenta de que es una ventaja competitiva real, por ejemplo para cuantificar el ROI. Cada vez se da más información a proveedores, partners y analistas, y cada vez hay una mayor exigencia en la calidad del dato. Asistimos a un cambio de enfoque”.
Ante la necesidad de contar con “datos limpios y útiles”, según Aguilar, las tecnologías de business intelligence resultan claves pero no siempre se conoce su potencial en profundidad. Al respecto, Cabrera apunta: “El ROI es mas fácil de ver en el caso de aplicaciones analíticas, que a la hora de implementar procesos de homogeneización de los datos de negocio, ya que su efecto es más indirecto. Ello provoca una falta de motivación, si no responde a las necesidades del negocio y se obtiene un ROI real”.

Efectividad en la implantación
Partiendo de que “la materialización del BI es tecnológica”, según Ferreté, la puesta en marcha de un proceso de implantación de BI es gradual.
Es preciso tener en cuenta que los beneficios obtenidos se van advirtiendo de forma gradual, “ya sea en el ahorro de trabajo o de tiempo, si bien en complicado contarlo, porque es intangible”, apunta la responsable del cluster de desarrollo de business intelligence de Gas Natural. Gas Natural es una de las empresas españolas que más ha invertido en BI, en Data Mining y en soluciones GIS (Sistemas de Información Geográfica), “si bien aún resta bastante por hacer”, en palabras de Ferreté. Por su parte, Cabrera reconoce que “Repsol está apostando por el business intelligence en el caso de datos, pero no a todos los niveles de la organización”.
Aguilar explica la reestructuración que tuvo lugar Cepsa hace más de cuatro años, que tuvo como fruto la constitución de la división de BI para aprovechar las sinergias y experiencias. “Cada vez se pide una mayor ventaja competitiva a las empresas, pero para ello es necesario contar con una visión conjunta. Ese es nuestro cometido en BI: ayudar a aportar una doble visión de negocio y de tecnología. En cualquier caso, es un tema muy poliédrico. No es fácil, es costoso”.
Para Del Val, responsable de cuenta de Oracle Hyperion, “hay tres elementos claves para que un departamento de tecnología se active: el departamento de sistemas, la dirección de la compañía y los usuarios, con el fin de que todas las sinergias apunten hacia la misma dirección.

Coste

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios