Business Intelligence | Artículos | 30 MAR 2007

Etienne Viellard, dtor. de marketing de producto de BI de Hyperion en EMEA

"La correcta combinación entre BI y BPM es una forma de reforzar la gestión de los sistemas"
Protagonizar una correcta transformación entre BI y BPM requiere una serie de requisitos que las empresas deben tener en cuenta. En este sentido, resulta muy importante disponer de una infraestructura de software consistente y que ofrezca soporte en la gestión, producción y suministro de la información.

¿Cómo se articula la convergencia de BI y BPM?
- Esta convergencia se viene dando desde hace tiempo. Ambas categorías de software empresarial originan respuestas departamentales a los requerimientos de los sistemas ERP (Enterprise Resource Planning), que fortalecen la forma en que son soportados los procesos de negocio. BI, a menudo, se convierte en una vía para resolver los problemas generados por la incapacidad de dichos sistemas ERP, es decir, para darles mayor visibilidad. La integración entre ambos aplicativos consigue que, de una gestión centralizada, se pase a una sistemática con claros objetivos de rendimiento.

¿Hasta qué punto su fusión reporta beneficios a nivel empresarial?, ¿cuáles?
- Hemos advertido que esta convergencia está en su correcto camino. Dos son los principales factores que, actualmente, están ayudando a que los responsables de TI de las compañías comiencen a pensar en el BI y el BPM como si se tratara de una misma cosa. Por un lado, destaca el evidente esfuerzo por racionalizar las herramientas de BI, con crecientes iniciativas de estandarización, al tiempo que se dan iniciativas para homogeneizar las métricas de rendimiento. Si estos factores no son tenidos en cuenta, la mencionada convergencia empeorará la fragmentación de soluciones de BI, e incluso podrá generar problemas de consistencia entre sistemas redundantes. La correcta combinación entre BI y BPM es una forma de reforzar la gestión de los sistemas en las empresas.

¿Qué nuevas arquitecturas precisan las compañías para afrontar dicho reto?
- Exploremos algunas de las necesidades claves de las arquitecturas emergentes, fruto de la convergencia del BI y el BPM. Resulta clave que un sistema de gestión se apoye en una infraestructura de software que ofrezca soporte para la gestión, producción y suministro de la información. Y es que la gestión de los sistemas necesitará ser flexible y adaptarse a las cambiantes demandas del entorno.

¿En qué fase se encuentra dicha evolución en el sector empresarial?
- Las compañías se encuentran en varios estadios del despliegue de un sistema gestionado. Algunas están estandarizando sus métricas de negocio, con lo que sus sistemas BI y BPM comparten una definición común, mientras que otras ya han comenzando a efectuar dicho proceso. De hecho, ya están advirtiendo los beneficios de transferir un sistema de gestión de rendimiento financiero integrado a líneas de negocio, como RR.HH o planificación de ventas.

A nivel de gestión de rendimiento, ¿cómo se redefinirían las empresas?
- No existe una única vía para convertir las actuales inversiones en BI y BPM dentro de un único sistema de gestión. Lo que sucede es que cada despliegue efectuado tiene el reto de conseguir un sistema de gestión combinado. De hecho, los actuales proyectos de estandarización de BI son una pieza en la evolución paulatina hacia un sistema de gestión único.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios