Business Intelligence | Artículos | 05 ENE 2007

Observatorio BI: Jornada de Banca

Las empresas democratizan su conocimiento a través del desarrollo de plataformas de inteligencia de negocio
Las aplicaciones de BI habilitan a las organizaciones un acceso óptimo a datos corporativos sobre transacciones, grado de satisfacción y actitudes de sus clientes, con lo que suministran un valor añadido que ayuda a entender las estrategias de negocio. La implementación de este tipo de plataformas suministra una perspectiva, que puede definirse desde un punto de vista diferencial en mercados especialmente competitivos. En este entorno, la democratización del conocimiento empresarial, previa política de acceso a contenidos, da la oportunidad a los directivos de conocer status quo de la compañía. La clave reside en enfocar el desarrollo de aplicativos de inteligencia de negocio, desde un punto de vista estratégico y no como algo circunstancial.

Las aplicaciones de inteligencia de negocio reportan una serie de ventajas dentro del ámbito corporativo que exceden las que se registran en otros sectores más específicos. De hecho, en la actualidad, se está evidenciando una preocupación real sobre la aplicación de dichas plataformas de business intelligence (BI). Jaime García, director de análisis de IDC, expone cómo está cambiando dicho mercado, pasando de entender dichas aplicaciones como meras herramientas a convertirse en una forma de entender el negocio, es decir, en una estrategia. “Hacer business como intelligence es el cambio más radical, ya que las herramientas de BI son algo importante”, expone García.

Tendencias evolutivas
Podemos evidenciar una serie de líneas de actuación que protagoniza el mercado del business intelligence. Hablamos de democratización, de aplicativos en tiempo real y, al mismo tiempo, de comprender el BI como un cauce enriquecedor a la hora de entender el negocio.
Asimismo, hay que tener en cuenta que, si bien antes se trataba de herramientas para unos pocos, en la actualidad, cada vez hay más usuarios de BI. De ahí se evidencia cómo “la democratización de la inteligencia es un parámetro a tener en cuenta”, reseña García. Otro de los factores que el director de análisis de la firma IDC subraya es la necesidad de usar BI no sólo en la estrategia, “sino también en la táctica y en las operaciones”.
En el caso específico de La Fraternidad, Pedro Serrera, director de su centro de sistemas, reconoce: “Concebimos el BI como una herramienta más de estrategia de control de gestión, en tanto analiza, en tiempo real, el rendimiento de los empleados, técnicos comerciales o médicos”. Con la previsión de extender el BI para la gestión comercial, para el director de sistemas de La Fraternidad, “lo importante es democratizar los informes”, para que todos los directivos de nivel medio de la organización puedan acceder a dicha información.

Simplificar parámetros
Uno de los elementos en los que coinciden los responsables de sistemas de las compañías que optan por implementar aplicaciones de BI es en la necesidad de simplificar las estructuras.
Raúl Burgos, director de sistemas de Bankinter, expone, al respecto, que “lo complicado es convertir la información en conocimiento”. Asimismo, incide en la relevancia del factor de compartición de dicha inteligencia, ya que, a la hora de enfrentarse a equipos o a divisiones de negocio, es necesario “disponer de la misma información que la alta dirección baraja”.
El objetivo de las empresas del futuro no es acumular información valiosa sin extraer el conveniente provecho de la misma, sino “pasar de tener información del cliente a tener conocimiento de la propia compañía”. Eso es, para mí, el BI”, define Burgos.
La importancia de simplificar parámetros, sin olvidar la metodología, es uno de los puntos que resalta Mercedes León, responsable de BI y del Centro de información de la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros), quien reconoce que “el BI no facilita la gestión, si no va acompañado de toda una metodología; de ahí que, en nuestro caso, optáramos por desarrollarla a nivel interno para la implementación de una plataforma de cuadros de mando”. Gracias a la homogeneización de este tipo de metodologías, es posible alinear tecnología y negocio.

Visión estratégica
El desarrollo de plataformas de inteligencia de negocio está registrando avances sostenidos, jalonados por un enfoque “estratégico para el negocio”. Así lo ratifica Emilio Arias, director de Portal Todo BI, quien define de “eclosión” el momentum que registra el mercado del BI. Y es que, frente a la reticencia de algunas empresas, en la actualidad, “asistimos ­–según Arias–, a nuevos desarrollos tecnológicos y a su apertura dentro de la organización. Todo ello lleva a estándares y nos permite disponer de piezas intercambiables e integrables”. Demetrio Barragán, director comercial de Hyperion, reconoce que “cuando hablamos de BI se trata de inteligencia empresarial, es decir, de un conjunto de estrategias y de herramientas, no sólo para la gestión de la información y la toma decisiones, sino también para la generación de oportunidades de negocio”.

Sinergias entre aplicativos
Frente al BI tradicional, asistimos al resurgimiento de otras herramientas que se están implementando de forma complementaria. Tal es el caso de análisis query, reporting y herramientas de gestión del rendimiento corporativo (Business Performance Management, BPM). Para IDC, “es básico el reporting instantáneo”, expone García, quien también recalca la dificultad de conocer el BI estratégico y táctico. “Son herramientas preciosas, aunque también muy potentes, de ahí su efecto disgregador”, añade Burgos.
En cualquier caso, la implantación de plataformas de inteligencia de negocio aúna el despliegue de diferentes herramientas, de ahí que sea necesario que el BI se advierta como una “estrategia global”, según Rocío Pérez , responsable de soluciones de BI de Hyperion.

Democratización
Frente a la diferente oferta de proveedores especializados y generalistas, un aspecto que recalca Pérez, Serrera apunta la importancia de la democratización de los aplicativos. Sin embargo, éste no es un concepto nuevo. No en vano, “tecnológicamente, hasta hace poco no era posible”, resume García. En cualquier caso, una de las conclusiones del encuentro es la relevancia de la integración de las aplicaciones.
En suma, en muchas empresas la implementación de herramientas de inteligencia de negocio es un hecho, si bien algunas otras optan por enfocarlo desde un punto de vista estratégico y otras como algo opcional.
Para Bankinter, “aquellas que no hayan adoptado el BI, tienen un handicap enorme”, según Burgos. La información y su aporte a la empresa se ha convertido en un valor añadido y factor diferencial en mercados especialmente competitivos. “La información no es propiedad de ningún departamento, sino de toda la organización”, espeta Burgos. Al respecto, Pérez apunta: “Saber qué información se necesita es crucial”. En cuanto a la evolución de las implementaciones, León reconoce que “no todas las organizaciones van al mismo ritmo”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios