Cloud | Artículos | 01 MAR 2010

Las nubes privadas

La integración de una gestión física y virtual es un requerimiento clave para incrementar de forma satisfactoria nubes privadas. Casi todas las organizaciones de TI utilizan cada vez más la virtualización y comienzan a tener en cuenta los hipervisores heterogéneos. Existe una necesidad creciente de tener tanto una gestión de “elementos” como del “valor” de principio a fin, que estimule el uso de las actuales analíticas de origen, gestión basada en modelos, interfaces integradas y run book automation tanto para entornos físicos como virtuales. La virtualización no obvia la necesidad de la gestión; la hace más crítica, especialmente por que la informática en la nube se basa en cálculos en tiempo real y modelos de asignación dinámica.

Arquitecturas de nueva generación
La nueva generación de arquitecturas de data center, como los switches virtuales de Cisco Nexus y el Cisco Unified Computing System jugarán un papel clave en la creación de nubes privadas porque son capaces de comprimir la conectividad de la red, el almacenamiento y el servidor en un único chasis. Esas arquitecturas utilizan la virtualización y ofrecen a los clientes nuevos paradigmas de gestión para la configuración, automatización, seguridad y resolución de problemas relacionados con las aplicaciones. La gestión de estos sistemas debe permitir a los clientes sacar más provecho de la capa virtual, ofreciendo capacidad de gestión dinámica y visibilidad de los servicios empresariales.

  
Gestión basada en políticas
Las soluciones de gestión deben entender y agregar políticas de distintos componentes; éste es un requerimiento notable puesto que las nubes privadas cambian y gestionan de forma dinámica los recursos basándose en las necesidades empresariales. Pseudo-estándares como OVF se desarrollarán en los próximos años, así como la necesidad de gestionar máquinas virtuales desde la perspectiva del servicio para permitir una gestión basada en el servicio. Llegarán políticas de muchos tipos distintos, tantos como actividades o tecnologías, y los puntos de agregación serán críticos para el mantenimiento de los niveles de servicio en entornos de nubes dinámicas. La integración de acuerdos contractuales, reintegros de cobro, rendimiento, SLAs (acuerdos de nivel de servicio), y medidas de Quality of Service (QoS) serán de vital importancia para medir el valor y ofrecer servicios de TI de calidad que apoyen e impulsen la actividad empresarial.



Estandarización de procesos
ITIL versión 2 y 3, CoBit, y otros modelos de madurez de procesos seguirán atrayendo la atención a medida que la dispersión de máquinas virtuales, la conformidad, la disponibilidad y los problemas de seguridad aumenten la necesidad de la gestión y el control. La forma más rápida de reducir costes pasa por la estandarización. Los procesos (tanto humanos como tecnológicos) ofrecen oportunidades de contener costes, no sólo reducirlos a través de infraestructuras físicas y virtuales. La integración de estos entornos se convierte en algo de capital importancia.

Justificación del valor
Los líderes empresariales y de TI deberán apresurarse para definir costes y tomar decisiones basadas en el valor empresarial, con análisis que respalden las capacidades de TI para los modelos in-house frente a los de nube pública. Cada modelo debería tener en cuenta los tipos de servicio y los costes de estructura subyacentes para ofrecer estas capacidades. El valor puede definirse de muchas formas distintas. Es imperativo que los responsables en tecnología comprendan cuáles son los objetivos empresariales y defiendan el gasto independientemente de si los medios de TI deben obtenerse de forma interna o partir de un proveedor de nubes externo. La definición de lo que una organización de TI puede ofrecer, y a qué coste, será un asunto de vital importancia para la toma de decisiones puesto que los proveedores de nubes cada vez tienen más competencia y ofrecen opciones de bajo coste para diversas tecnologías de TI.

Virtualización del mainframe
El mainframe está mucho más vivo, con mayor número de MIPS, en entornos virtualizados. En algunas ocasiones, los clientes de empresas buscan integrar procesos de aplicaciones de mainframe virtualizados con otros tipos de arquitecturas físicas. Puesto que muchas aplicaciones abarcan tanto arquitecturas físicas como de mainframe, las organizaciones de TI están teniendo en cuenta el impacto en el coste de buscar las causas analíticas fundamentales para la gestión del rendimiento de las aplicaciones. La posibilidad de ver una transacción a medida que atraviesa diversos elementos de la arquitectura, tanto físicos como virtuales, de mainframe y distribuidos, va a ser un requerimiento clave para el desarrollo de nubes privadas.

Mayor automatización
La automatización es una tecnología de apoyo fundamental para las redes privadas porque ayuda a reducir y contener los costes. Los principales procesos estandarizados, como cambio y configuración; gestión de versiones de aplicaciones; gestión financiera, con una migración hacia la transparencia en el servicio; operaciones de mantenimiento y otras definiciones afines de ITIL, ofrecen grandes oportunidades de automatización. Los procesos físicos y virtuales deben integrarse, pero esto no es suficiente. La identificación automática de problemas, umbrales y su solución son capacidades fundamentales que facilitan las implementaciones de nubes privadas.

Autoservicio
La idea del “autoservicio” ha brotado violentamente entre los clientes a medida que tienen en cuenta lo que puede significar para ellos. Las implementaciones de nubes privadas incrementan el valor del autoservicio a medida que las demandas de los clientes requieren vínculos a modelos de reintegro de cobros, disponibilidad de recursos, redes, almacenamiento y conocimiento del servidor, y un portal fácil de usar que puedan utilizar tanto trabajadores de la empresa como de TI ocasionales.
Las organizaciones de TI se están adaptando a la velocidad y presión necesaria para ofrecer servicios de nubes privadas en toda su infraestructura. Los beneficios netos de esas capacidades son claros: reducir costes, generar menor impacto empresarial y obtener más provecho de los equipos humanos, procesos y tecnologías.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios