Nube
Google
Microsoft
AWS
Azure

¿Qué nube le conviene a tu empresa?

A pesar de todos sus puntos en común, los tres grandes proveedores de la nube (Google Cloud, AWS y Azure) tienen algunas diferencias de personalidad importantes que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir.

cloud soberana

Seguro, seguro. Estás “totalmente metido" en la nube. Tú y todo el mundo, ¿verdad? Pues no. Como ya hemos comentado en varias ocasiones, a pesar de que la nube está de moda, sigue siendo una pequeña fracción del gasto total en TI, digan lo que digan. Pero digamos, sólo por el bien de la discusión, que tú no estás realmente en la nube. Al menos, no todavía. Estás empezando a pensar en trasladar esas aplicaciones de mainframe a la nube de tu elección.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿cuál es la nube que elegirías? ¿Cuál debería ser?

Es fácil engañarse pensando que las tres grandes nubes (Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud) son esencialmente lo mismo. Después de todo, cada una ofrece almacenamiento, computación, bases de datos, etc. Pero si dejamos a un lado esas similitudes superficiales, descubriremos que sus respectivas razones de ser son completamente diferentes, y eso se traduce en diferencias dramáticas en los tipos de servicios que ofrecen y en la forma en que apoyan a los clientes. Todo esto puede hacer que cambie tu elección de nube para una aplicación concreta.

 

Diferentes opciones para profesionales de operaciones o de ingeniería

Yo solía trabajar en AWS y un antiguo empleador mío era un gran cliente de Azure. Nunca he sido cliente directo de Google Cloud, pero mi empresa está asociada con ellos, así como con AWS y Microsoft. A pesar de esta familiaridad y de haber analizado durante años a cada uno de estos proveedores de nube para InfoWorld, todavía no me resulta inmediatamente obvio en qué se diferencian las nubes a nivel macro, incluso si puedo apreciar cuándo una empresa debería elegir Google BigQuery en lugar de Amazon Redshift, o viceversa.

Así que pedí ayuda a Twitter.

Algunas de las respuestas eran divertidas, pero muchas eran profundamente perspicaces en cuanto a los diferentes enfoques de cada líder de la nube. Una de las respuestas más populares fue la de Tyler Treat, socio director de Real Kinetic. Treat posiciona de forma concisa cada nube en tres rápidas viñetas:

  • "AWS: Plataforma en la nube diseñada desde el punto de vista de un profesional de operaciones.
  • GCP: Plataforma en la nube diseñada desde el punto de vista de un ingeniero de software.
  • Azure: Plataforma en la nube diseñada desde el punto de vista de un informático corporativo".

En una impresionante entrada del blog, Treat entra en más detalles, aunque se centra en las diferencias filosóficas entre dos de las tres (AWS y Google Cloud). Escribe que los ingenieros de operaciones pueden preferir AWS porque "proporciona todas las primitivas de bajo nivel que les gustan a los operadores, como la gestión de la red, la gestión granular de la identidad y el acceso (IAM), los equilibradores de carga, los grupos de colocación para controlar cómo se colocan las instancias en el hardware subyacente, etc". Si esto suena como "una construcción tradicional en las instalaciones, sólo que en el data center de otra persona", no estás muy lejos, dice.

Google Cloud, por el contrario, viene "desde el ángulo de proporcionar los mejores servicios gestionados de cualquier nube". Es muy opinable, dado su comienzo de plataforma como servicio con Google App Engine, que no será el enfoque preferido de todos, pero si eres un ingeniero de software, Google Cloud puede obviar o minimizar la necesidad de un equipo de operaciones tradicional, según Treat.

Lak Lakshmanan, antiguo miembro de Google Cloud, confirma la teoría de Treat, sugiriendo que "AWS se basa en la elección y los acuerdos de nivel de servicio (SLA)", lo que significa que "puedes construir prácticamente lo que quieras y las piezas individuales serán sólidas como una roca". Sin embargo, lo que parece menos genial es que "la integración del conjunto es su problema. Esto supone un problema para los desarrolladores de software". Durante años, analistas y curiosos interesados, como Steve O'Grady, de RedMonk, han especulado con que AWS se abstraería cada vez más de esta complejidad con un enfoque más centrado en soluciones, pero hasta ahora hay algo de humo pero poco fuego para ofrecer lo que los clientes piden cada vez más: soluciones. ("Sí, sabemos que tienes 1.200 millones de servicios, AWS, pero nosotros sólo queremos crear una aplicación de detección de fraudes").

Google Cloud, continúa Lakshmanan, "trata de la facilidad de uso: unos pocos productos robustos que se integran de forma sólida para las necesidades más populares en todas las escalas". Esto es estupendo siempre y cuando te quedes con el enfoque de Google. Si no es así, estás advertido. "Si estás construyendo algo poco convencional, será frustrante", dice el ingeniero Clint Byrum: "GCP es limpio y ordenado, más o menos una forma de resolver cualquier problema, lo que significa que es genial para el 90% de los problemas y bastante frustrante para el 10%". Por todas estas razones y a pesar de esos problemas, Lakshmanan concluye: "A los desarrolladores de software y a los científicos de datos les encanta".

 

Una de estas cosas no es como las demás

¿Y qué pasa con Azure?

Ant Stanley, que ha utilizado los tres proveedores de nube en su práctica de consultoría, encuentra mucho que gustar en cada uno de ellos, pero señala que Azure es quizás el que se adhiere más tenazmente a su pasado de Windows. Esto puede ser una crítica, pero también es una fuente de fortaleza. Microsoft lleva décadas haciendo muy felices a los informáticos. Si Azure es una forma de continuar esa tendencia, es difícil sugerir que sea una mala estrategia o una mala tecnología. Matt Gillard, que también es consultor en el uso de las diferentes nubes, señala que Azure está muy centrado en las empresas y en la administración pública, que utilizan mucho Windows.

Miles Ward, director de tecnología de SADA, uno de los principales socios de Google Cloud, también interviene. Azure, argumenta, es ideal para las empresas en las que "el departamento de TI lidera la tecnología" dentro de la organización y que están iniciando su viaje a la nube. Si a esto le añadimos la consideración, no tan relacionada con el software, pero aún relevante, de la necesidad de una "negociación agregada y una estructura de acuerdos plurianuales para simplificar al director financiero", Azure tiene mucho sentido. En estos y otros comentarios, Azure se presenta como la nube que comienza con el responsable de la toma de decisiones de TI en mente y luego se introduce en la tecnología.

Pramod Gosavi, de 11.2 Capital, lo expresa de otra manera: Azure es genial si quieres "complementar los recursos en las instalaciones". Si estás en los zapatos de Microsoft, ¿no es aquí donde empezarías también? ¿Ayudando a los actuales clientes de Windows a encontrar su camino hacia la nube? La verdadera pregunta es si Azure atrae a las empresas más allá del ecosistema de Windows. Según mi experiencia, la respuesta es cada vez más afirmativa, en parte porque Microsoft aporta a los clientes el enfoque de soluciones al que AWS se está enfrentando.

Pero no elijamos un bando, no hay realmente una razón para hacerlo. Al fin y al cabo, las empresas casi siempre tienen más de una nube y cada vez lo hacen más intencionadamente (algo también conocido como multicloud). Cada una de las nubes se está vendiendo a un ritmo frenético, con decenas de miles de millones en compromisos de gasto por parte de los clientes que aún no se han consumido por el uso de los mismos. Sin embargo, merece la pena entender cómo enfoca su negocio cada nube, para ajustar mejor esos fundamentos filosóficos a las necesidades de la nube de tu propia empresa.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: