Economía digital | Artículos | 01 ABR 1998

Cámaras para la Web

D-Cam, QuickCam VC, Video Blaster WebCam
Jesús Consuegra.

La fabricación masiva de elementos CCD para las videocámaras de consumo ha permitido la aparición de las WebCam, videocámaras de bajo coste especialmente adecuadas para la captura de imágenes y vídeo en formatos compatibles con los ordenadores personales, y especialmente adecuadas al trabajo a través de redes .

La popularización de las tarjetas de sonido y de los lectores CD-ROM de alta velocidad, ( elementos habituales en casi todos los ordenadores personales actuales ) , han consolidado el mercado de las aplicaciones multimedia . Sin embargo, hasta hace muy poco, la posibilidad de captura de imágenes fijas o vídeo desde los ordenadores personales iba asociada a la posesión de una vídeo cámara doméstica o profesional y a la instalación de una tarjeta de captura de vídeo, ( elementos de un coste respetable ) además de la necesidad de disponer de un software asociado capaz de hacer funcionar el conjunto . O recurrir a la iniciativa de Kodad de admitir como soporte de salida de los carretes fotográficos químicos, el PhotoCD, a un precio accesible pero no excesivamente barato, y con el inconveniente de precisar un paso intermedio en el laboratorio, que añade tiempo a la obtención de las imágenes .

Por otra parte, la presencia en Internet reclama cada vez mayores recursos para llamar la atención . Las posibilidades de incluir animaciones de vídeo en las páginas Web, la vídeo conferencia a través de la Red, el envío de fotografías en tiempo real o el vídeo correo son necesidades que se plantean muchos de los actuales usuarios de Internet .

Como anécdota recordar que a finales de 1995 se popularizó un sitio en la Web en el que aparecía la imagen de uno de los retretes de una conocida universidad americana, y se anunciaba que había conectada una cámara que tomaba imágenes cada 15 segundos . La realidad es que la página contenía una foto fija del citado retrete vacío . El elevado número de accesos a esa página web pudo ser un indicativo para los fabricantes de hardware de que había un mercado de consumo para artilugios de este tipo .

La realidad actual es que han aparecido diferentes familias de lo que se ha venido a llamar las WebCam . Se caracterizan por tener una óptica muy sencilla ( carente de visor, el visor es la pantalla del ordenador ) , en algunos casos sin ajuste de foco, están conectadas al ordenador a través de puertos ya existentes ( y por tanto no precisan de la instalación de tarjetas adicionales ) , son de bajo coste y permiten la mayor parte de las aplicaciones citadas anteriormente .

Sin embargo, el bajo coste implica también limitaciones en la calidad de las imágenes obtenidas, por lo que resulta fundamental para cualquier comparación tener presente la funcionalidad de los programas asociados, que serán los que marquen la diferencia .

En este primer contacto hemos probado tres de ellas: la D-Cam, de Best Buy, la QuickCam VC de Connectix y la VideoBlaster WebCam de Creative Solutions .

La colocación física de estas cámaras, por sus necesidades de conexión al ordenador y por su función, suele ser encima de la carcasa del ordenador o del monitor, enfocando directamente al usuario . Para los aficionados a la fotografía o el vídeo es un poco extraña la sensación de estar “delante” de la cámara . Las tres tienen en común la conexión a través del puerto paralelo del ordenador, y la obtención de energía del puerto de teclado ( a la usanza de los primeros ratones ) .

D-Cam de Best Buy

Al ponerse delante de esta cámara, la sensación que se recibe es la de estar siendo fotografiado por una antigua Kodak Instamatic . De unas dimensiones parecidas, sólo dispone del objetivo en la parte frontal . En la parte superior un botón de disparo y un disco dentado que sobresale y sirve para el ajuste de la distancia focal . En la parte inferior, el largo cable que va hasta la unidad de interfaz conectada al puerto paralelo, y una base de rosca para la colocación de un trípode . La cámara viene acompañada de un pequeño trípode de plástico que aguanta bien encima de la carcasa de la minitorre en donde se han realizado las pruebas . A través del conector del teclado se coloca un ladrón del que sale un cable que alimenta a la interfaz y desde allí a la cámara .

La instalación es sencilla una vez entendida la función de cada uno de los accesorios . La cámara incluye cables para los diferentes tipos de teclado existentes y las necesidades de equipo son básicas . Según la documentación, desde un 286 con 4 Mb de memoria, con una tarjeta gráfica que soporte 256 colores como mínimo y Windows 3 . 1 .

El software, que viene en dos disquetes está soportado ( aunque no es nativo ) por Windows 95 ( no permite nombres de archivo largos ) . Se incluye un programa de captura bastante completo, que permite la aplicación de algunos filtros útiles a las imágenes capturadas, la variación de los parámetros habituales de luminosidad y algunos controles de corrección cromática, así como la selección de la velocidad de obturación . Aunque es capaz de visualizar imágenes fijas y secuencias de vídeo, no está preparado para almacenar secuencias de vídeo . Sin embargo se incluyen controladores AVI y TWAIN que transfieren esa responsabilidad a programas externos .

El soporte de resoluciones de gran tamaño ( 640x480 con color de 24 bits ) la disponibilidad de un disparador en la propia cámara y la posibilidad de ajustar el foco la hacen especialmente interesante para capturas de imagen fija, sin dejar de valorar sus posibilidades para capturar animaciones .

QuickCam VC

Connectix realiza una aproximación estética diferente en el diseño de su cámara QuickCam VC . Eliminando todo cuanto resulta imprescindible, y alejándose de cualquier parecido a una cámara convencional, reduce la cámara a una pequeña esfera, con un objetivo d

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios