Economía digital | Artículos | 01 FEB 1997

Cómo elegir un proveedor de Internet

Enrique Pareja.

En los últimos meses los internautas y las empresas españolas han sido testigos de un curioso fenómeno: la aparición casi repentina de centenares de "proveedores de servicio Internet" (ISP, Internet Service Providers, según la terminología habitual en los países con mayor desarrollo tecnológico). Este curioso fenómeno de atomización de la oferta puede tener algunas consecuencias negativas sobre todos aquellos que aún no hayan seleccionado proveedor (o que estén considerando la posibilidad de cambiarlo), pues hace difícil diferenciar entre las distintas ofertas existentes. Pero vamos a ser realistas y concentrarnos en los aspectos positivos: no cabe duda de que la competencia es buena para el usuario, al menos para el usuario que sabe qué buscar y cómo hacerlo.

Es fácil llegar a la conclusión que no todos los proveedores de Internet son iguales (verdad de Perogrullo), ni siquiera en España donde la oferta es, en cierto modo, monótona: casi todas las empresas parecen ofrecer servicios idénticos; incluso se accede a ellas a través del mismo número de teléfono y, por lo general, tienen contratada su línea internacional con el mismo proveedor. Parece que sólo cambian las direcciones electrónicas.

Lógicamente, esto no es así: existen determinados criterios que permiten discernir entre unos proveedores y otros. En palabras de Rick Adams, Presidente de UUNET Technologies, "Comprar un acceso a Internet no es muy diferente a comprar un ordenador. En ambos casos la elección debe basarse en el uso que se le pretenda dar. Si busca usted un ordenador básico y de coste mínimo para sus hijos puede optar por el más barato que se ofrezca en una revista, o incluso montar uno con piezas que compre en un mercadillo. Pero si busca algo de lo que dependerá su empresa o su negocio, probablemente no actuará así. Para su empresa podría estar tentado a buscar la solución cara, según la teoría de que las cosas valen lo que cuestan; pero una vez haya estudiado la cuestión a fondo, la elección correcta bien podría ser un sistema de precio medio fabricado por una marca estable y de reconocido prestigio."

Algunos de los criterios normalmente señalados como más importantes a la hora de tomar esta decisión son los siguientes:

Aspectos funcionales

Debemos asegurarnos que el proveedor nos puede ofrecer el tipo de línea que nos interesa, especialmente si pretendemos algo más que conectarnos utilizando un módem a través de la red telefónica: no todos los ISP tienen capacidad real de proporcionar líneas dedicadas u otras opciones de gran interés para empresas o profesionales.

El acceso telefónico debe seguir el protocolo PPP. El SLIP, más antiguo y menos fiable, ya es considerado "inaceptable" aunque siga siendo, sorprendentemente, la única opción ofrecida por algunos.

InfoVía no está mal, pero solo da respuesta a una pequeña parte del problema. Para aquellos que vivan en ciudades importantes sería preferible seleccionar un proveedor que, como Servicom, ofrezca además alternativas al servicio de Telefónica: este acceso directo suele resultar de mayor calidad y ofrece una importantísima independencia tecnológica: la redundancia de los accesos asegura una disponibilidad permanente del sistema.

El acceso debe ser completo, incluyendo servicios como IRC, Telnet, FTP, Gopher e incluyendo, desde luego, una amplia oferta de grupos de noticias (o "newsgroups") de Usenet. Esto tampoco es siempre así, y muchos proveedores privan a sus usuarios del acceso (por ejemplo) a Usenet, pues hace falta destinar unos recursos técnicos de cierta magnitud que no están al alcance de todos.

Soporte

Si queremos evitarnos dolores de cabeza debemos seleccionar un proveedor que ofrezca un buen software de acceso. Los programas deben ser legales (nada de "shareware" sin registrar), fáciles de manejar (nada de programas de segunda fila o en inglés), y, sobre todo, deben estar personalizados e ir integrados en un paquete autoinstalable que permita incluso al más torpe ponerse a navegar pocos minutos después de abrir el sobre (nada de configuraciones a mano o más o menos artesanales).

No hará falta que aclare que Servicom ofrece a sus usuarios un kit de estas características que, concretamente, incluye las últimas versiones en castellano del Explorador de Internet de Microsoft (en CD-ROM o disquetes) y de sus programas auxiliares (lectores de correo, noticias, etc.) Otra cuestión de la máxima importancia es el Servicio de Asistencia a Clientes. En Servicom disponemos de un equipo de más de sesenta personas en la actualidad especializadas prestando asistencia telefónica durante más de 70 horas semanales (y electrónica de forma prácticamente permanente). Otras empresas con otro perfil pueden no necesitar tanto, aunque el número de horas de asistencia no deber a depender del de clientes, pero tampoco parece muy sensato contratar un servicio con quien pida que, en caso de problemas, se llame al comercial/telefonista/contable de la empresa (que, por cierto, además hace de técnico de soporte), o que dejemos un recado en casa de su suegra o en el contestador de su prima; cualquier persona cuya profesión o empresa dependa en mayor o menor grado de su acceso a Internet entenderá esto fácilmente.

Hay, además, otro nivel de asistencia no tan evidente para los usuarios: el que se desarrolla en el NOC, o Centro de Operaciones de Red. El NOC de Servicom está atendido permanentemente por técnicos especializados, preparados para resolver cualquier imprevisto las 24 horas del día y los 365 días al año: este puede ser uno de los motivos por los que su disponibilidad en 1996 ha sido superior al 99,96%

El concepto de soporte es, evidentemente, mucho más amplio. Un amigo se quejaba recientemente que se había dado de alta en un determinado proveedor y lo único que había sabido de él durante meses es que le llegaban los recibos al banco. No se resi

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios