Economía digital | Artículos | 01 SEP 2000

Conversaciones artificiales

Inteligencia Artificial en Internet
Moisés García.

En ocasiones, los grandes gurús de la informática se han preguntado si realmente las máquinas pueden llegar a pensar alguna vez. Internet lo ha modificado todo, incluso el mundo de la inteligencia artificial.

 Agentes Inteligentes
 Características de un AI
 Proyectos de IA
 Test de Turing
 IA en Internet

 Un caso real
 Interacción en línea
 Las claves
 Conclusión
 Direcciones de interés

Hoy en día, muchas de las personas que se conectan al IRC creen que están manteniendo una charla amena con un aficionado al fútbol cuando en realidad, el interlocutor, es un agente inteligente que responde a sus preguntas siguiendo unos patrones establecidos. Si alguna vez se ha encontrado con este tipo de engendros y no ha sabido como identificarlos, en este reportaje explicamos cómo reconocer una IA (Inteligencia Artificial) y cómo llevar una conversación con una de ellas a buen puerto.

Parece todo extraído de un relato de ciencia-ficción. Cuando se diseño el primer ordenador, su creador lo concibió con la filosofía de extender de alguna forma las habilidades de los seres humanos, sobre todo, las capacidades mentales como el cálculo y la memoria. En la actualidad, el cine presenta máquinas inteligentes capaces de realizar muchas de las funciones humanas, pero lo cotidiano no forma parte de la ficción: en la vida laboral de muchas personas es normal que interactúen con algún tipo de robot. La cuestión de todo está en saber si realmente las máquinas pueden llegar a pensar, y si poseen algún tipo de inteligencia.

La idea de los robots como máquinas humanoides fue introducida por Karel Capeks en 1921 con el juego R.U.R, donde el jugador principal tenía que concebir un ejercito universal de robots. Posteriormente, Issac Assimov publicó en 1950 una de sus obras más famosas “Yo robot” donde comenzó toda una filosofía entorno a lo que él denomino “Las tres leyes fundamentales de la robótica”. Incluso en el cine de ciencia-ficción H.A.L, la supercomputadora inteligente de 2001 Odisea del Espacio, demostró que hasta las máquinas pueden tener crisis nerviosas al enfrentarse a demasiadas responsabilidades.

Desde entonces se ha avanzado mucho en el campo de las aplicaciones robotizadas dentro del mundo de la informática, pero se ha seguido manteniendo la filosofía de los creadores de las primeras máquinas mecánicas. En realidad un bot, o un robot, no es nada más que una herramienta de software utilizada para navegar en mares de datos. La palabra bot es una simplificación de la palabra robot, derivado de la palabra checa “robota”, que significa trabajo.

En la mente de todos está presente, de una forma u otra, el término robotización. Muchas personas en exposiciones o museos han visto artilugios que tocan el violín. Éstas, se comportan de un modo torpe al intentar imitar a los humanos, o reflejan facetas del rostro humano imposibles de manifestar orientadas a la factoría Hollywood. Desde la creación de la Red, se han diseñado programas informáticos que imitan, en la medida de lo posible, el comportamiento y el lenguaje de los seres humanos. Pero ¿qué ocurre si un programa de inteligencia artificial comienza una conversación con una persona exactamente igual que un humano?, ¿podrán las máquinas llegar a pensar?, ¿qué efectos puede tener en el tejido psico-social y qué puede deparar a la sociedad actual?


Agentes Inteligentes

Para poder imaginar la dimensión real de esta reflexión, tenemos que remontarnos al año 1969 cuando la película “The Forbit Proyect” planteó un ejemplo peculiar: la supercomputadora americana Coloso y su contrincante ruso Guardian luchaban entre sí para dominar y administrar el mundo. Parece imposible que dos ordenadores puedan llegar a pensar por sí mismos, y que en un futuro, no muy lejano, puedan dominar totalmente la vida cotidiana de los seres humanos.

El paso franco de una modalidad a otra se ha plasmado en lo que todos conocemos como agentes inteligentes, pero, realmente, ¿qué es un agente inteligente? En términos generales,

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios