Economía digital | Noticias | 28 MAY 2001

Después de Naspter, la industria discográfica demanda a Aimster

La Asociación Americana de la Industria Discográfica ha interpuesto una demanda contra la compañía estadounidense Aimster, como ya hiciera en meses pasados con Napster y Scour, en su intento de frenar el intercambio gratuito de archivos de música. La Industria discográfica asegura que Aimster “creó el sistema para capitalizar el éxito generado por Napster y suplantarle”.
Jorge García González
En tan sólo unos días Aimster ha sufrido dos duros varapalos. El primero cuando la NAF (National Arbitration Forum), grupo de arbitraje de dominios estadounidense, dictaminó que el nombre Aimster.com corresponde a America Online, ahora asociado con Time Warner. La similitud entre Aimster y AIM, abreviatura de AOL Instant Messenger, ha sido la causa del pleito. Y el segundo al ser denunciada por Sony, BMG, Universal y EMI, miembros de la RIAA (Recording Industry Association of America) ante el Tribunal Federal de Nueva York por incurrir en la “copia y distribución ilegal de las obras protegidas por los derechos de autor”.

De este modo la RIAA prosigue su particular batalla contra los sistemas de intercambio de archivos musicales por Internet y acusa a los fundadores de Aimster de “crear un sistema para capitalizar el éxito generado por Napster y suplantarle” a la hora de copiar y distribuir ilegalmente las obras protegidas. Según miembros de la industria discográfica el sitio ”ofrece las mismas funciones que Napster, exceptuando algunos servicios adicionales”, por lo que consideran sus acciones como fraudulentas. Por su parte, Aimster se defiende al asegurar que se trata de intercambios privados, por lo que no pueden ser acusados de complicidad en la violación de los derechos de autor.

El sistema que ofrece Aimster permite el intercambio gratuito de archivos de música (almacenados en el disco duro) a través de mensajes instantáneos, sin necesidad de pasar por una home central, como en el caso de Napster. Los usuarios adjuntan los archivos a los mensajes y se envían directamente. La compañía, en su intento de expandir este programa, creó listas de compañeros con las que se podía acceder a los archivos almacenados en el ordenador de cualquiera de los miembros de esas listas y con lo que evitaba la intromisión de terceros. Pero esta intromisión quedó patente hace dos meses, cuando la compañía norteamericana puso en marcha un servicio que facilita la búsqueda de archivos de música, vídeo o software en los ordenadores de los usuarios de Aimster (a los que se incluye automáticamente), dejando al descubierto la privacidad de sus miembros.

La denuncia de la RIAA ha secundado la carta de advertencia que envió hace varios meses, y que Aimster desoyó negándose en rotundo a filtrar sus canciones o controlar los movimientos de sus miembros. La compañía reclamó ante los tribunales una sentencia para ratificar que se trata de un sistema legal, pero por el momento los jueces no se han pronunciado ante tal petición.

Aimster: www.aimster.com
Recording Industry Association of America: www.riaa.org

Noticias Relacionadas.-
Napster puede acordar con Microsoft el uso de su tecnología de protección del copyright:
www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=15789&sec=iworld

Nuevos movimientos en la industria musical mientras Napster pierde usuarios: www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=15761&sec=iworld

Un nuevo programa de intercambio de ficheros dificulta que las discográficas controlen la difusión de musica en la Red: www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=11090&sec=iworld




Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios