Economía digital | Artículos | 01 DIC 1997

Economistas

La carrera hacia el tiempo real
Piedad Bullón.

Entre la ciencia económica e Internet hay más relaciones que las que a primera vista puedan imaginarse. Por un lado, a medida que crecen las dimensiones de la red y el número de usuarios, se amplían las oportunidades para la investigación económica. La abundancia de datos disponibles en línea (en algunos casos en tiempo real o muy cercanos a los hechos económicos que reflejan) somete a la teoría y la política económicas a una prueba constante. Y, por otro, a medida que cada día más transacciones se hacen electrónicamente (tanto, que empieza a hablarse de "economía digital"), surgen a la luz nuevas cuestiones que atraen la atención de los investigadores. Dicen algunos entusiastas que del análisis ex post facto (característico de la ciencia económica) entraremos en una era de "macroeconomía en tiempo real". Y como no podía ser de otro modo, ya se han inventado un neologismo (en inglés) para este fenómeno emergente: netnomics.

Puesto que la ciencia económica abarca campos tan diversos como el análisis macro y micro, los ciclos y la coyuntura, la política monetaria y la llamada "economía real", la econometría y la teoría de juegos, el caso es que fluye por la red de redes un montón de información que responde a intereses muy variados y que, como veremos, no siempre es de calidad. Hay, claro está, quienes llevados por esta fiebre del tiempo real, descienden hasta la inmediatez de los mercados y quienes usan Internet para revitalizar el pensamiento económico en múltiples grupos de discusión.

Donato Gómez (dgomez@ualm.es), profesor de Historia de la Economía de la Universidad de Almería y autor (junto con sus compañeros José Céspedes y Domingo Bonillo) de un libro sobre "Fuentes de Información Económica en Internet", reconoce que entre todas las ramas de la profesión de economista, la que más usa Internet es la del marketing, "aunque España, como Francia e Italia, está todavía muy atrasada, entre otras cosas por razones idiomáticas". Pero ahí no acaba el interés de Internet para los economistas, puntualiza el profesor Gómez: "es un acicate para promover la investigación entre las nuevas generaciones, aunque mucha de la información que corre por las redes no tiene la calidad que necesita un investigador. Una cosa son los datos de organismos públicos y otra los datos privados".

Hay otro problema. La mayoría de los economistas españoles que trabajan en investigación (sugiere Gómez) no están dispuestos a publicar datos en Internet, tal vez por desconfianza o por un exceso de purismo, o quizá porque sólo la publicación en papel sirve para el curriculum. De momento.

El papel de las instituciones

En el ámbito de la universidad española, son pocas las facultades de economía tienen webs con verdadero interés. Entre ellos destacan (esperamos que nadie se sienta excluído por omisión) el departamento de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Santiago de Compostela (www.usc.es/~fundm) y el de Economía Aplicada de la Universidad del País Vasco (www.et.bs.ehu.es). Y ya que de usos universitarios hablamos, mencionemos el curso superior sobre el sistema fiscal español, que imparte la UNED a través de Internet (www.deahe.uned.es/FISCAL.htm) y el master en comercio y finanzas internacionales, también a distancia y por la red, de la Universidad de Barcelona (www.comercioexteriorub.com).

Desde las instituciones que representan a la profesión de economista, Internet se ve con una gran timidez. Sólo 5 de los 27 colegios profesionales cuentan con un web propio, concebido fundamentalmente para la información colegial, si bien la mayoría ha adoptado el correo electrónico.

Juan Girón, que administra el web del Colegio de Economistas de Valencia (www.coev.com) con 3.500 colegiados, dijo a iWorld que "hay mucha demanda por parte de los colegiados, sobre todo aquellos que viven fuera de la capital. Consultan nuestro periódico quincenal y, sobre todo, las ofertas de trabajo, que procuramos actualizar casi a diario. Ultimamente hemos introducido una base de datos que actualiza la información sobre el Euro, y trataremos de trasvasar a Internet muchos de los servicios que ofrece el Colegio, intensificando el escaso uso que aún se hace del correo electrónico".

También el Colegio de Economistas de Murcia mantiene su propia página en Internet (www.serconet.com/colemur) Carmen Crotón explica: "nos hemos lanzado sin tener claros los objetivos, y no pretendemos que Internet sustituya al papel en nuestra comunicación con el colectivo de economistas. Pero no tenemos dudas de que es el futuro, y pretendemos ir metiendo progresivamente los cursos que imparte el Colegio"

Hablan los usuarios

Antonio José de los Ríos (ajrios@cindoc.csic.es) es un usuario cotidiano de Internet con fines profesionales. Es economista y trabaja en un centro dependiente del CSIC. "Por mi experiencia como usuario, puedo decir que Internet es una fuente excelente de informaciones que necesita nuestra profesión. Si, por ejemplo, quiero investigar la fiscalidad en Chile, en la red encontraré información actualizada, que no existe en las bibliotecas. Además, hay toda una producción universitaria, en Estados Unidos pero también en Iberoamérica, que es inestimable y muy puntera, a la que no se puede acceder si no es a través de Internet".

Fidel López navega en otras aguas: trabaja en el departamento de inversiones de un banco. "En mi caso, como en el de cualquiera que desee tener información sobre fondos de inversión, Internet es el medio más actualizado que puedas encontrar. Lo mismo pasa con las cotizaciones de bolsa, que hoy están en Internet casi al mismo tiempo que en un servicio e

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios