Economía digital | Artículos | 01 JUN 1997

El auge de Intranet

Una réplica tecnológica de Internet
Carlos Sánchez-Palazón.

El auge de Internet está propiciando el nacimiento de las intranet (redes internas de comunicación dentro de las empresas) que son una réplica a escala empresarial de la World Wide Web, ya que están basadas en las mismas tecnologías y protocolos que han hecho posible el éxito de Internet. Intranet pone en las manos del usuario la información que éste necesita para su trabajo, permitiéndole manejarla de una forma más rápida y sencilla. Esta socialización de los datos corporativos pretende que cada cual tenga la información que necesite en el momento oportuno sin que haya que recurrir a terceros para conseguirla. De esta forma se consigue más participación de la colectividad en la marcha de la empresa, pues existen más facilidades para conseguir los objetivos de trabajo marcados para cada persona.

Al hilo de esa tendencia que pone la información al alcance de todos, donde los datos son un bien estratégico, algún ideólogo del siglo pasado ya creía que la mejor forma de incrementar el ritmo de producción de una empresa era involucrar directamente al trabajador en la marcha de la misma, ligándole directamente con la tecnología. Para Pierre Joseph Proudhon (1809-1865), la solución pasaba por "hacer al obrero copropietario de la maquinaria industrial y participante en los beneficios, en lugar de encadenarle como un esclavo, ¿quién osaría decir que no es esa la tendencia del siglo?"

¿Por qué instalar una intranet?

Establecer una intranet supone hablar de un potente sistema de comunicación, de reducción de costes, de mayor productividad y calidad, de mejorar la relación con proveedores y clientes, de obtener mayor información. Además, la instalación de una red interna dentro de la empresa supone una reconciliación con cuatro mundos dispersos: sistemas de información y bases de datos (sistemas de compra, finanzas), documentación técnica (planes, software, etc.), comunicación (correo electrónico, revistas, etc.), y el mundo exterior.

Durante los dos últimos siglos las empresas han crecido gracias al uso de la tecnología. En relación a la informática, en la década de los 70, los grandes ordenadores centrales fueron los que soportaron el crecimiento comercial de las empresas; en los años 80, los ordenadores personales automatizaron muchas funciones de oficina; y en los 90, la red de comunicaciones se ha convertido en el activo tecnológico más importante para una compañía.

Desde hace dos años, coincidiendo con el inicio del éxito de la WWW, las empresas vienen usando y adaptando la tecnología Internet; y se han dado cuenta de que ésta puede ser una alternativa para desarrollar redes internas que aumenten el rendimiento en la gestión de grandes volúmenes de datos. Esto supone mayores índices de calidad, productividad, así como mejorar los recursos humanos. Por lo tanto, la intranet juega un papel estratégico en los negocios ya que permite conseguir mayor productividad mediante el uso de mejores herramientas.

Una intranet destaca por su capacidad para transformar al usuario de un ordenador personal o estación de trabajo en un miembro activo de una red cooperativa. Y esto cambia el método con el que las empresas venían operando internamente hasta hace poco. Porque las oportunidades que ofrece la red son tremendas: cooperación, distribución, acceso a la información, etc. Así, el usuario posee mayor protagonismo, y se dota de colectividad a la individualidad.

Actualmente nos hallamos en la era de la Sociedad en Red, que está sentando las bases para el establecimiento de la Economía Conectada en Red, en la que las empresas se intercomunican a través de medios electrónicos.

Cuando nos referimos a la economía conectada en red no sólo hablamos de meras actividades de comunicación, sino de un entramado de redes en el que todos los elementos partícipes de la cadena de suministro se hallan interconectados electrónicamente. Es decir, hay comunicación de empresa a proveedor, de empresa a empresa, de empresa a consumidor, de empresa a sistemas de pago, de empresa a sistemas de envío de pedidos, etc.

Factores del auge de las intranets Diversas tecnologías están impulsando el desarrollo de las redes internas de empresa: Internet, tecnología workflow, sistemas de mensajería electrónica y de pago electrónico, quioscos multimedia, Televisión Interactiva (ITV), etc.

Según el Grupo CGI (filial de IBM), una red intranet permite, con el menor coste posible, garantizar la perennidad de las aplicaciones existentes, incrementar la productividad gracias a la circulación optimizada de las informaciones y modificar la percepción de la informática de todos los colaboradores de la empresa, que se convierten en miembros activos de una red cooperativa.

Una intranet bien diseñada puede ahorrar tiempo y dinero. El cerebro de esta red descansa sobre varios servidores, que simplifica el acceso a los datos. Y las necesidades de formación son mínimas porque el uso de las tecnologías Internet permite el empleo de las aplicaciones existentes.

Peter Cunningham, fundador y máximo responsable de Input, afirma que estamos a las puertas de la tercera era de Internet. Después de las anteriores fases (correo electrónico y web), la tercera etapa vendrá marcada por el desarrollo de unas plataformas internas de comunicación dentro de la empresa que ahorran tiempo y dinero, proporcionando acceso a Internet. Según Input, a comienzos del siglo XXI, cerca de 30.000 millones de datos y servicios serán intercambiados a través de las redes.

Aunque esta transformación será traumática, Input afirma que estos cambios se pueden acomodar mediante el establecimiento de intranets que integren los nuevos protocolos de comunicación de Internet. Lenguajes de programación como Java, que utilizan la orientación a objetos, permiten el desarrollo de aplicaciones compatibles con independencia del cliente, ya que se basan más en los datos que en los pr

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios