Economía digital | Artículos | 01 ABR 2002

El auge de las Comunidades Wireless

Enrique Roldán.
Desde la aparición del primer grupo de usuarios wireless en España en octubre de 2001 con el objetivo de crear redes alternativas de comunicación, de acceso libre y gratuito, otras comunidades similares han ido estableciéndose en las principales ciudades españolas con un objetivo claro, expandirse.

La característica fundamental de este movimiento es que se trata de una iniciativa ciudadana, sin ánimo de lucro y que no acepta sponsors o patrocinadores. El acceso a estas redes por parte de los usuarios es totalmente gratuito, aunque en algunas comunidades wireless se está barajando la posibilidad de pagar una cuota simbólica y voluntaria que podría ser usada para el mantenimiento y la ampliación de las infraestructuras de la red, instalación de nuevas y mejores antenas, etc.
La iniciativa wireless promovida por los usuarios rechaza cualquier tipo de gestión por parte de ningún órgano administrativo. Se trata de una red hecha por y para los usuarios y puede ser gestionada por cualquiera de sus miembros.
El principal objetivo, declaran miembros de ZaragozaWireless, no es la conexión a Internet sino unir las diferentes comunidades existentes hasta crear una malla de la mayor extensión posible, que proporcione una conexión gratuita entre todos los usuarios.

Redes parásito
La definición de redes parásito viene dada por la condición de “clandestinidad” de los primeros grupos de usuarios de redes wireless establecidos en Estados Unidos. Una de las primeras redes parásito fue la de Seattle, que comenzó prácticamente como la aventura de unos jóvenes convencidos de las ventajas que una tecnología como la 802.11b podía ofrecer y conscientes del impacto económico y social que podía suponer para las comunicaciones inalámbricas.
Los distintos nombres que sus miembros o analistas poseen muestran una realidad por ahora inalterable, el funcionamiento de estas redes está basado en la tecnología 802.11b, un estándar para redes ethernet inalámbricas que trabaja en una frecuencia de 2.4 a 2.5 GHz, lo que significa que no es necesario obtener una licencia específica para su uso. El protocolo 802.11b cuenta con una velocidad de transferencia de datos de once megas por segundo. De esta forma, los usuarios podrían conectarse a la red de área local para acceder a numerosos servicios, voz sobre IP y contenidos multimedia.
Estas redes conforman comunidades basadas en la filosofía y práctica de GNU/Linux. La reciente aparición de numerosos grupos locales está posibilitando el planteamiento de crear una futura red nacional, como las existentes en Australia y EE.UU, que cuentan con decenas de metrópolis interconectadas entre sí. En Europa este movimiento está presente en Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Suecia y Finlandia. Una de las dudas que surgen ante la inminente proliferación de este tipo de redes es la reacción de las grandes operadoras que ofrecerán en breve servicios 3G ante la posibilidad de una alternativa gratuita que, si bien no dispondrá de las mismas características, pueden resultar igualmente funcionales.

Comunidades Wireless en España
El proyecto comenzó a funcionar a principios de octubre y en la actualidad ya existen pequeñas redes independientes en las principales ciudades como Madrid, Zaragoza o Sevilla, entre otras. Entre las iniciativas que se llevan a cabo desde las diferentes comunidades destaca la posibilidad de trabajar con Mobile IP para poder hacer roaming, tecnología que permitiría saltar de una red a otra. Esta y otras iniciativas se debaten a través de una lista de correo en la que cualquiera puede participar, puesto que se trata de un proyecto libre y comunitario.
Otro de los aspectos en los que más se está trabajando es la documentación. La creación de un grupo de documentación que traduzca todos los manuales y la abundante información que existen en inglés, así como crear un un CVS (Concurrent Versión System), que actúe de repositorio de software donde los programadores puedan compartir el código para crear herramientas de uso común y con licencia GNU/GPL.
Estos son los proyectos en los que actualmente se encuentran trabajando las diferentes comunidades wireless, en muchos casos de forma conjunta. Según avance el movimiento wireless, se irán agregando otras tareas pendientes y se tomarán nuevas iniciativas que ayuden a la expansión y a la acogida de este tipo de redes, no como algo innovador, sino como algo necesario.
La mayoría de los miembros de las diferentes comunidades trabajan con GNU/Linux y herramientas disponibles bajo la licencia GNU/GPL porque consideran que es la solución más versátil y estable a la vez que les proporciona la libertad de usarla como ellos quieran sin tener que aceptar y pagar licencias abusivas de software propietario. Desde MadridWireless hacen hincapié en que su objetivo es crear una red troncal de acceso libre con salida a Internet, esto significa que no pueden atarse las manos con software que tenga licencias exclusivas ya que atentaría contra sus principios.

WMAN comercial
Es importante destacar las diferencias entre la iniciativa ciudadana y la que se están llevando a cabo en Zamora, promovida por el Ayuntamiento de la ciudad y por la Asociación Zamorana de Empresarios en colaboración con grandes empresas del sector, como IBM y Compaq, para crear una infraestructura de red inalámbrica y ofrecer servicios basados en ella. Zamora se ha convertido así en la primera ciudad europea con servicio de acceso inalámbrico a Internet. La iniciativa, denominada Afitel Za

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios