Economía digital | Noticias | 17 ENE 2008

El ciberespionaje corporativo crecerá significativamente este año 2008

La práctica del ciberespionaje, ya habitual en el ámbito gubernamental, se está extendiendo también en la empresa privada a escala internacional, según afirma un reciente informe del Instituto SANS, dedicado a la seguridad de las TI, que asevera que este tipo de acciones se incrementarán significativamente en 2008.
Cristina Martínez


Mientras los gobiernos de China y EE.UU. se acusan mutuamente de perpetrar subrepticias campañas de piratería informática para robar información estratégica de sus respectivos sistemas de TI –y expertos en seguridad coinciden en que ambos países, entre muchos otros, están sumidos en una guerra electrónica- expertos de SANS mantienen que esta práctica se ha empezado a efectuar con más frecuencia en el ámbito privado. De hecho, según el informe más reciente del Instituto SANS, el ciberespionaje se expandirá significativamente durante este año 2008, particularmente entre las compañías extranjeras que buscan una buena posición en sus negociaciones con grandes multinacionales, preferentemente de EE.UU o Europa.

Según Alan Paller, director de investigación de SANS, las organizaciones que se encuentran en vías de establecer relaciones comerciales con estas multinacionales están dispuestas a pagar a hackers que se introduzcan en sus sistemas informáticos y acceder así a su información empresarial, consiguiendo ventajas competitivas de cara a sus futuros acuerdos. Y añade que en algunos casos, detrás del robo de esta información corporativa, en su mayor parte promovido por empresas, puede haber también organizaciones financiadas por el sector público.

En muchos casos el ciberespionaje se realiza a través de campañas de phishing, mediante correos electrónicos engañosos que reciben los empleados de las organizaciones. Los hackers suelen aprovechar nuevas vulnerabilidades de Microsoft Office para esconder sus actividades y sortear los sistemas antivirus, explica Paller. Las investigaciones de SANS predicen que en el futuro se intensificarán también los robos de información corporativa realizados por los propios trabajadores de la compañía. Además, añade el Instituto, la proliferación del uso de dispositivos móviles por parte de los empleados dificulta a las compañías cumplir los niveles de seguridad necesarios.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios