Economía digital | Artículos | 01 OCT 1998

El formato MP3

Nacho Palou.
Entre las decenas de formatos utilizados para el intercambio de información en Internet MP3 es el formato “de moda” para distribuir sonidos de calidad. Emisoras de radio y distribuidoras de música de planteamiento similar a la televisión de pago son algunos ejemplos.

MP3 es la versión 3 del formato de compresión de audio y vídeo MPEG, el cual permite almacenar ficheros de sonidos de alta calidad sin pérdidas apenas perceptibles en la reproducción. Su forma de operar es similar al formato JPEG para las imágenes y sus consecuencias las mismas: una mayor compresión del archivo se traduce en una pérdida proporcional en la calidad del sonido, mientras que cuanto menor sea el nivel de compresión mayor será la calidad (y el espacio que ocupa el archivo).
Un archivo MP3 con una relación de compresión de 10:1 permite guardar una canción típica (de unos cinco minutos de duración) en apenas 5 MB con prácticamente la misma calidad que en un CD (con 16 bits de resolución y 44,1 KHz de frecuencia de muestreo) que en ese soporte supondría de 40 a 50 MB. O lo que es lo mismo, en un CD con capacidad para 74 minutos de música sin comprimir (unas 14 canciones de 5 minutos) es posible guardar diez veces esa cantidad: 740 minutos o 140 temas.

MP3 en Internet
El formato MPEG (y, en consecuencia, su variante MP3) es compatible con las principales plataformas informáticas, bien mediante programas específicos de cada plataforma (Macintosh y Windows en este caso) o con programas comunes de ambas, como es el caso del sistema QuickTime de Apple, que permite reproducir audio y películas (audio y vídeo simultáneamente) MP2. Adicionalmente, existen reproductores hardware de MPEG para audio y vídeo y para audio únicamente, que se benefician de las ventajas de este formato.
El uso de MP3 encuentra aplicaciones, principalmente, en la difusión de música comercial en Internet, bien mediante una emisora de radio que opere en este medio o a través de sitios web especializados en la distribución de música. En ambos casos, o en cualquier otro, debe hacerse con escrupuloso respeto a los propietarios del copyright, lo que significa que conseguir canciones MP3 por Internet (salvo expreso deseo del autor) supone normalmente un pequeño desembolso económico, ya que existen, como ocurre con los discos físicos, aspectos legales derivadas de los derechos de autor implícitos en la mayoría de las canciones almacenadas en el formato MP3 (y en cualquier otro). Aunque depende de cada uno, el usuario no debería tener problemas si utiliza MP3 para hacer una copia de sus propios discos como medida de seguridad (evitar el deterioro del original, por ejemplo) o para utilizarlo en otra parte siempre que no se utilice a la vez el original.
Un buen sitio desde el que obtener decenas de canciones de todo tipo a buen precio es Weblisten. Pueden comprarse en el momento, directamente desde su web, con una buena calidad y a buen precio, lo que se traduce en aproximadamente diez canciones por 500 pesetas, por 1.000 pesetas veinte, cien canciones por 2.500 pesetas y una doscientas canciones por 5.000 pesetas.

Reproducción de MP3
Una vez almacenadas las canciones es necesario utilizar un programa reproductor capaz de interpretar el formato MP3 para escucharlos. Los más populares son WinAmp, para Windows (DOSAmp para DOS) y MacAmp para Macintosh. En cualquier caso, la reproducción de archivos MP3 requiere una considerable potencia de procesador. En Macintosh es necesario disponer de un procesador PowerPC y de un Pentium si se trata de un PC, en ambos casos con el procesador dedicado única y exclusivamente a esa tarea para obtener los mejores resultados. Si la máquina no es muy potente, puede arañar algo de potencia de proceso ejecutando los archivos MP3 desde el DOS en lugar de desde Windows.
Posiblemente los más práctico es comprar los archivos MP3 desde uno de los muchos sitios que se dedican a la venta de éstos en Internet y utilizar una aplicación de conversión de formatos de sonido como SoundConverter o SoundApp para pasarlos a formato QuickTime (en Mac y Windows) o AIFF (sólo en Mac) que pueden ser reconocidos por los principales programas de grabación de discos compactos (como Toast) de modo que podrá crear discos de audio normales, personalizados y totalmente legítimos.


Direcciones útiles en Internet
---------------------------------------------------------------------
www.idg.es/iworld/planetai
MP3
MP3.com www.mp3.com
WinAmp www.winamp.com
MacAmp macamp.lh.net
Weblisten www.weblisten.com
Computación distribuida
Distributed.net www.distributed.net
The Distributed Macintosh www.distributed-mac.net
SETI@Home setiathome.ssl.berkeley.edu


Distributed.net: divide y vencerás
-----------------------------------------------
www.idg.es/iworld/planetai

Cuando se requiere una gran potencia de cálculo de procesador existen dos opciones: recurrir a un superordenador (tal vez los más conocido sean los Cray, inventados por el no hace mucho fallecido Seymour Cray) o al procesamiento distribuido que consiste, básicamente, en repartir una tarea compleja entre el mayor número de procesadores posible.

Rompiendo claves
Con la popularización de ordenadores de potencia considerable (como los últimos Pentium o los PowerPC) y de Internet, la Red se convierte en un poderoso superordenador con miles de procesadores y sin límite aparente e inmediato a su crecimiento.
Para coordinar toda esta potencia existe distributed.net (“el ordenador más potente de la Tierra”) donde existen diversos proyectos que se benefician del procesamiento distribuido. La mayoría de ellos están dirigidos a desencriptar mensajes cifrado mediante un ataque por fuerza bruta, lo que significa ir calculan

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios