Economía digital | Artículos | 01 ABR 2002

El impulso definitivo a IPv6

Inmaculada Rico.
La saturación de Internet de cara al 2005, unido al interés de la Unión Europea por liderar el desarrollo tecnológico ha propiciado un fuerte interés por el protocolo de nueva generación de Internet. IPv6 traerá de la mano servicios hasta ahora sólo soñados, aunque la transición será larga y paulatina.

El impulso europeo protagonizado por un informe que la Comisión ha hecho llegar al Consejo y al Parlamento con el fin de animar a la industria y a los estados a realizar una rápida implantación del protocolo IPv6, y acompañado por la delineación del futuro VI Programa Marco de I+D en el que se piensa prestar especial interés al nuevo protocolo han provocado una concentración de miradas hacia el protocolo llamado a ser la base de la nueva generación de Internet. Junto a la Comisión Europea, la celebración de Madrid 2002 Global IPv6 Summit del 13 al 15 de marzo, organizado por Consulintel, que reunió a expertos y protagonistas del desarrollo de IPv6 como Vinton Cerf, miembro honorario del IPv6 Forum o a Latif Ladid, presidente del mismo o Juan Quemada, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid desde la que se coordina el proyecto Internet 2 en España, y en el que se presentaron dos iniciativas europeas destinadas al desarrollo y la puesta en práctica de aplicaciones desarrolladas bajo el nuevo protocolo, Euro6IX y 6Net, han perfilado el que parece el impulso definitivo para la transición de la versión sexta del protocolo IP.

Las ventajas de la nueva generación
Durante los dos últimos años los sujetos implicados en el desarrollo de la Sociedad de la Información (industria y responsables gubernamentales, principalmente), no han cesado en su intento de presentar ante los usuarios, ya sean residenciales o corporativos, las múltiples posibilidades que el desarrollo de Internet y las nuevas tecnologías traerían consigo. Conexiones de banda ancha, nueva generación de servicios multimedia, conexiones móviles always on, altos niveles de seguridad, calidad de servicio asegurada, aplicaciones peer to peer, vídeo bajo demanda, networking corporativo, juegos interactivos etc. Sin embargo, ésta es una realidad que, de momento, sólo se puede imaginar. Pues bien, con la llegada de IPv6, este sueño se hará realidad. Así lo comentaba Jordi Palet, CEO de Consulintel durante la inauguración de Global IPv6 Summit, quien describía una situación en la que inmerso en un atasco de camino al aeropuerto, podía acceder a la intranet de su empresa para avanzar unos trabajos pendientes, confirmar su plaza en el viaje y, posteriormente, en el avión, tener una conversación con un cliente, como si estuviese en su oficina, para cerrar una negociación.
Todo esto será realidad con la llegada del nuevo protocolo cuyas principales ventajas serán los altos niveles de seguridad nativos y la capacidad y flexibilidad para asignar direcciones IP fijas al permitir 4 millones por cada persona del planeta frente a los 4.000 millones de direcciones en conjunto que permite IPv4. Precisamente, es el miedo a que se agoten estas direcciones lo que ha propiciado esta ola de impulso definitivo al protocolo ante la sombra del año 2005, en el que se espera que con la llegada masiva de telefonía de Tercera Generación y de electrodomésticos conectados en Red se imponga la necesidad de asignar una dirección IP fija para cada dispositivo, lo que posibilitará la oferta a través de éstos de servicios always on. A pesar de la alarma provocada por esta fecha límite, desde Cisco System, empresa especialmente involucrada en los desarrollos IPv6 por ser responsable de la creación de su infraestructura, se afirma que la situación no es tan urgente como la describió Erkki Liikanen, Comisario Europeo de la Sociedad de la Información, ya que no se puede predecir cuándo IPv4 se colapsará y dejará de funcionar.

Europa arriesga su liderazgo en la economía del conocimiento
La Comisión Europea está tomando cartas en el asunto, la frontera del 2010 como fecha para convertir a Europa en una economía basada en el conocimiento pesa sobre las cabezas de los líderes europeos quienes saben que el liderazgo en este tipo de economía pasa por el liderazgo en tecnología. Esta es la razón que ha llevado a la Comisión Europea a dar un fuerte impulso a la transición hacia IPv6 cuya implantación se espera sea una realidad en el año 2005. Las inversiones de la Comisión en esta materia superan los 165 millones de euros, teniendo prevista una inversión de 360 millones más en los próximos años.
La primera iniciativa de la Comisión ha sido elevar un informe al Consejo y al Parlamento que supone una llamada a la rápida implantación del nuevo protocolo. El informe es el resultado del trabajo realizado por IPv6 Task Force y pretende estructurar y consolidar los esfuerzos, desarrollar la base necesaria de recursos humanos, armonizar las políticas de investigación, promover normas y especificaciones y garantizar el conocimiento en todos los sectores de las ventajas que para la industria va a aportar la llegada de IPv6.
Junto a esta acción, la Unión Europea prestará especial atención al desarrollo de IPv6 en el VI Programa Marco de I+D cuya aprobación debe realizarse antes de junio de 2002 (ya en el V Programa Marco se destinaron 55 millones de euros a esta causa), dentro de la Presidencia española en la Unión Europea, según se dio a conocer durante la Cumbre de Jefes de Estado celebrada en Barcelona a mediados de marzo. En ésta se definió la necesidad de dar

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios