Economía digital | Artículos | 01 JUL 2002

El progreso hacia la Sociedad de la Información

Fernando Ballestero.
El Informe eEspaña2002 es el resultado de un trabajo iniciado el pasado año con la publicación del primer informe eEspaña, cuyo objetivo es ir disponiendo de un análisis muy completo, con carácter anual, de lo que está sucediendo realmente en nuestro país en este campo.

Si tuviéramos que sintetizar en unas líneas los aspectos más destacables que han caracterizado el año 2001 en el proceso de desarrollo de la Sociedad de la Información en España, subrayaríamos los siguientes cuatro puntos:
- El año 2001 fue un año en el que las Administraciones Públicas han dado un salto importante en la consolidación de la eAdministración, o prestación de servicios online al ciudadano.
- Las empresas (en especial las pymes) siguen sin integrar el uso de Internet en sus actividades ordinarias, como pueden ser el comercio en general, las relaciones con proveedores y clientes etc., lo que hace que se encuentren retrasadas en su incorporación a la Sociedad de la Información.
- Se aprecia, por el contrario, un fuerte dinamismo en muchos ámbitos de la sociedad (en sectores como el turismo, la salud o los museos), reflejando así un hecho importante que es la “normalización” del fenómeno Internet.
~ España se encuentra aún rezagada en relación con los países de nuestra área. De modo especial, este retraso se manifiesta en el uso de ordenadores y en el número de internautas.
Éstas y otras muchas conclusiones más específicas o puntuales pueden extraerse de la lectura de las más de 350 páginas del Informe eEspaña 2002. Análisis sobre el Desarrollo de la Sociedad de la Información en España, que, editado por la Fundación Auna, fue presentado y puesto a la venta en junio.
Desde el punto de vista metodológico el Informe aplica una serie de criterios y variables utilizadas en EE.UU. por el Institute for Progressive Policy. En cuanto a las fuentes, aparte de utilizar las existentes, se han generado numerosas fuentes de datos, lo que enriquece la visión para todo observador o estudioso. Así se han analizado unas 800 páginas web de las Administraciones Públicas (Central, Autonómicas, Cabildos, Diputaciones y Consejos comarcales, todos los Ayuntamientos de más de 20.000 habitantes y un buen número de los de población inferior a 20.000 personas) para estudiar el tipo de información y servicios que prestan en la Red; las web de todos los hospitales públicos de más de 400 camas; las de los 57 museos más relevantes; se ha encuestado a más de 700 empresas; se ha rastreado por los Campus Party que se celebran cada año en España; o se han seguido las publicaciones que se editan sobre temas relacionados con la SI, o fenómenos culturales como el flamenco en la Red.
En definitiva, un análisis riguroso que permite clasificar, con el apoyo de 48 variables, el lugar en que se encuentran las diferentes CC.AA. o destacar los Ayuntamientos más relevantes de España en el ámbito de la eAdministración.

La eAdministración
Decíamos que una de las características más sobresalientes del año ha sido la eAdministración, que ofrece niveles de calidad y avance altos en relación con otros países: El portal de la Agencia Tributaria, la Tesorería de la Seguridad Social, la posibilidad de presentar denuncias por Internet, la Ventanilla única, o que el porcentaje de Administraciones autonómicas con niveles de participación ciudadana altos haya pasado del 11% en el 2000 al 42% en el 2001, son todos indicadores serios de un indudable progreso. Y la cuestión no es menor. Si ciudadanos y empresas “se familiarizan” en hacer sus gestiones con organismos públicos a través de la Red, se estará contribuyendo a la creación de un entorno favorable en su uso en el ámbito laboral. No se trata sólo de que todas las Administraciones, el Gobierno Central, los Gobiernos Autonómicos y Locales tengan en marcha planes para el impulso de la SI, se trata de que el uso de las TIC por parte de ciudadanos, empresas e Instituciones, se vayan generalizando y haciendo práctica común.
Con poco más de 7,3 millones de internautas y un relativamente reducido ratio de ordenadores por habitante, España se encuentra aún por debajo del lugar que le correspondería en el ranking europeo. Sigue existiendo un importante déficit en formación de Nuevas Tecnologías, estimándose entre 60.000 y 80.000 el exceso de demandas de empleo TIC sobre las ofertas existentes, y el comercio electrónico no acaba de ser una realidad. Así, el porcentaje de compradores online sobre el total de internautas, que en el año 2000 apenas si llegaba al 7,2%, en el 2001 se movió entre un 12,7% o un 14,7% de acuerdo con las estimaciones más optimistas. Es significativo además que sólo el 40% de las compras hechas por españoles se realizan en empresas.

Un reducido gasto en TIC
Este último dato no debe sorprender si tenemos en cuenta que en el año 2001 el gasto en TIC de las empresas españolas con respecto a la facturación total ascendió a un 0,5%; que, como media, sólo uno de cada cuatro empleados dispone de ordenador; o que sólo un 5,9% de las empresas utiliza Internet para realizar transacciones. Cierto es que un 45% de ellas tienen página web, cifra alta, pero de éstas, y aunque las tres cuartas partes estén constituidas en los últimos tres años, sólo un 41% se preocupa de controlar el número de visitantes que acuden a ella.
Como contrapeso a estos datos poco positi

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios