Economía digital | Artículos | 01 MAY 2003

El pupitre virtual

Fernando Rodríguez.
Que el conocimiento de las nuevas tecnologías es esencial para poder entrar en el mercado laboral es ya una realidad que pocos se atreven a negar. La tendencia a la globalización de los mercados exige trabajar con herramientas informáticas y quien no las domine arriesga su propia carrera profesional.

Las últimas cifras de la evolución del número de usuarios de Internet han situado a España como uno de los países más atrasados en el uso de esta tecnología y, sin entrar en lo que esto significa o en qué impacto puede tener a medio y largo plazo en la estructura productiva de nuestro país, debemos analizar y proponer soluciones para corregir esta tendencia.
Es necesario que en los colegios, institutos y Universidades se imponga el aprendizaje de los códigos y sistemas de trabajo que imperan en el mundo y, entre ellos, sin duda alguna, es esencial el manejo de las herramientas informáticas.
De todas formas, potenciar el uso de la informática exige un compromiso en quienes están inmersos en el mundo de la docencia. Puesto que de ellos depende la formación de futuros profesionales, deben ser conscientes de la necesidad de crear un hábito tecnológico en el alumno.

Propuestas
Las propuestas para lograrlo son infinitas, desde la organización de actos académicos y seminarios a través de medios digitales hasta la concertación de citas con profesores, la entrega de trabajos o la resolución de dudas a través de correos electrónicos. Se trata de hacer realidad el concepto de pupitre virtual.
El pupitre virtual propone un nuevo sistema de aprendizaje y de docencia creando una relación entre profesor y alumno diferente. Con este concepto, se pone a disposición del alumno un dispositivo sencillo que está conectado continuamente a un administrador de programas informáticos y que le facilta las aplicaciones que necesita según su perfil educativo y su evolución de aprendizaje.

Ventajas
De esta forma, se consiguen numerosas ventajas para la enseñanza:
1) Se obliga al alumno a estar en contacto con las nuevas tecnologías que utilizará en su vida laboral (son excasos los trabajos actuales en los que no está presente algún que otro sistema informático)
2) Se puede enseñar sin que sea imprescindible la presencia del profesor en un aula, el alumno puede conectarse desde su propio pc en su casa e, incluso, trabajar en un proyecto con otros estudiantes de su clase, universidad o comunidad.
3) Además, el profesor puede medir los progresos de cada alumno de una forma personalizada a través de su ordenador.
Añadido a estas principales tres ventajas, se debe comentar que cualquier terminal, por antiguo que sea es válido, los datos que manejan profesores y alumnos están centralizados, siempre disponibles y son confidenciales.

Cuándo
Esta tecnología ya está disponible y Universidades y centros de enseñanza están trabajando de esta manera y lo están haciendo beneficiándose del ahorro de costes que supone el aprovechamiento de terminales que, sin esta tecnología, estarían obsoletos.

Fernando Rodríguez. Director General de Citrix. www.citrix.es

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios