Economía digital | Artículos | 01 ABR 1998

Envío de ficheros a través de correo electrónico

Alvaro Ibáñez.

Enviar ficheros a través de correo electrónico es tan necesario que debería ser fácil . Todos los programas actuales vienen preparados para ello . Pero la realidad es muy distinta: hay decenas de formatos de compresión y codificación, y hacer llegar un fichero de un punto a otro de Internet no siempre es tan sencillo como parece, a menos que se conozca cómo funciona este proceso y la mejor forma de llevarlo a cabo en cada caso .

Hacer llegar a otra persona un fichero puede ser tan sencillo como arrastrar y soltar un documento con el ratón sobre el programa de correo y pulsar el botón “Enviar” o convertirse en una auténtica pesadilla . Debería existir una forma universal de hacerlo, pero lo cierto es que hoy en día hay decenas de combinaciones dependiendo de lo que se quiera enviar ( texto, documentos o gráficos ) , el programa que se esté usando ( que varía de ordenador a ordenador ) , los servidores empleados ( antiguos o modernos ) y la plataforma sobre la que se trabaje ( Windows, Macintosh, Unix u otras ) .

Los millones de usuarios de Internet emplean diferentes programas de conexión, diferentes máquinas y sistemas operativos . Algo tan sencillo como enviar un documento de Word a un amigo puede convertirse en un problema por muchas razones: ¿ Tiene la otra persona la versión adecuada de Word para poder abrirlo ? ¿ Conviene enviarlo comprimido o sin comprimir ? ¿ Con qué programa comprimirlo ? ¿ Está usando Macintosh o Windows ? ¿ Se entenderán los dos programas de correo ? ¿ Sabrá el servidor de correo de cada proveedor cómo tratar los ficheros vinculados y no estropearlos ? ¿ Para qué sirven todas esas opciones de configuración de codificación, MIME y otras rarezas que hay en las preferencias del programa de correo ?

Este artículo aborda estos problemas desde la base: el funcionamiento interno de Internet ( vea, por ejemplo, el cuadro “Cómo se transfiere un mensaje a través de Internet” ) . También tiene una parte práctica dedicada a los programas de correo y programas de compresión más habituales, haciendo referencias a los estándares más comunes en Internet, así como con pantallas de ejemplo con las configuraciones de los programas más conocidos . Lo cierto es que siempre existirán otras formas y otros programas, más antiguos o menos conocidos, que pueden ser la excepción, pero con lo explicado en este artículo y la lista de direcciones auxiliares y el software gratuito al que puede acceder a través de Internet estará listo para enviar y recibir ficheros correctamente el 99% de las veces .

En este artículo se emplea, como terminología básica, la palabra “fichero” para hacer referencia a un fichero de cualquier tipo ( texto, gráfico o documento binario, el equivalente de file en inglés ) ; “archivo” para una colección de ficheros ( generalmente comprimidos en un solo archivo; archive en inglés ) y “vincular” para la opción que tienen los programas de correo para incluir ficheros en la transmisión ( attachment en inglés, también conocida como “adjuntar” ) .

Los ficheros: datos binarios

Un fichero de ordenador puede contener cualquier tipo de datos . En los ordenadores PC/Windows, un archivo . txt contiene normalmente texto, un . jpg un gráfico en formato JPEG, un . doc un texto con formato de Word o un . wav, sonido digitalizado . En los ordenadores Macintosh no se emplean normalmente extensiones de tres letras, porque la denominada “zona de recursos” del fichero ya contiene esta información . No obstante, hay usuarios de Mac que emplean sufijos de tres letras si trabajan en entornos multiplataforma, adaptándolos en este caso de las recomendaciones habituales para Windows: . mov para películas QuickTime, . fp3 para FileMaker Pro, . qxd para QuarkXPress, etc .

Independientemente del contenido ( texto con o sin formato, sonido, gráficos ) , un fichero se trata invariablemente en cualquier ordenador como una serie de datos binarios . Un fichero de Word de 100 KB contendrá unos 100 . 000 bytes, cada uno de los cuales incluye un número binario de 8 bits ( un valor entre 0 y 255 ) con parte de la información del documento .

La limitación del protocolo de correo SMTP, que sólo es capaz de manejar 7 bits, hace que sea necesario codificar un fichero compuesto por bytes de 8 bits en un código de 7 bits . Para hacerse una idea, esta conversión es algo parecido a utilizar únicamente letras y números ( abcdef… 01234…, unos 36 caracteres en total ) para indicar todos las caracteres posibles de un código ASCII extendido ( de 256 en total ) . Estableciendo un código, tal vez la letra “a” fuera a0, la “b” a1 y la “ñ” f7 . Obviamente, esto hace crecer el tamaño del fichero, entre un 15% y un 30%, dependiendo del sistema empleado, y es la razón por la que un fichero de 1 MB enviado por e-mail normalmente se transfiere como un fichero de 1,3 MB .

Sistemas de codificación

Los programas de correo electrónico emplean diversos sistemas de codificación para el envío de ficheros binarios ( evitando el problema del paso en 8 bits ) .

- Base64 ( . b64 ) A efectos prácticos, es el método de codificación MIME para convertir binarios en ASCII de 7 bits . Es la mejor alternativa moderna a otros sistemas como Uuencode, y normalmente la opción normal cuando se emplea MIME . En los Macintosh, la combinación de Base64 con BinHex permite codificar de forma efectiva las dos partes de cada fichero ( recursos y datos ) .

- Uuencode ( . uu, . uue ) Es uno de los sistemas más populares y extendidos después del MIME/Base64, y tiene su origen en el sistema operativo Unix ( su nombre proviene de Unix-to-Unix encoding, codificación de Unix a Unix ) . Uuencode también convierte cualquier archivo binario en una representación en 7 bits . Casi todos los programas y sistemas operativos ( por antig

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios