Economía digital | Artículos | 01 SEP 2003

Hacia ningún sitio

Fernando R. Cabello.
Sólo cerrando las puertas detrás de uno se abren ventanas hacia el porvenir. (Sagan)

Parece ser que los virus vuelven a acaparar la atención del mundo digital. Nuevas amenazas, cada vez más estudiadas se transmiten a un ritmo frenético, a través de la Red de redes. Internet vuelve a ser tratado en los medios poco avispados como el “gran mal”, y es que en la época estival a falta de noticias bueno es el alarmismo.
Hemos vuelto a ver en la televisión las desgracias veraniegas, como si el resto del año no pasase nada y todo se centrase en la época del “ocio”... para algunos.
Recapacitando sobre todo lo ocurrido en estos dos meses tenemos que decir que todo sigue un poco igual, pese a lo que nos quieran hacer creer muchos. Las empresas de Internet siguen en su duro batallar diario contra la temida crisis esperando alcanzar números positivos redefiniendo constantemente sus estrategias de lucha.
Por otro lado, los usuarios siguen demandando la privacidad y la seguridad, encontrándose indefensos ante las desacertadas decisiones de un gobierno que parece no comprender aún qué es Internet.
Internet recordemos es medio. Un medio que pese a apagones y virus está presente en el entorno social y cultural, es un medio además global pues rebasa fronteras e ideologías y, pese a la censura que se impone en los territorios más “controladores”, sigue siendo libre para quien pueda costeárselo.
Es tan libre que a veces asusta que se pueda encontrar de todo. Estamos de acuerdo en que existan mecanismos controladores (contra aquello que es mundialmente conocido como delitos) pero, ojo, mecanismos globales. No es factible que quede un señor libre de culpa por poner contenidos de dudosa temática en un “territorio excesivamente permisivo” o sin mecanismos locales reguladores (páginas con virus, spam, pornografía infantil, etc.). La libertad mal entendida es una lacra y termina con el desarrollo en todos los sentidos (tecnológico o humano).
Volviendo al tema empresarial, en verano se han ralentizado las cosas. Es lógico, claro, muchas compañías comienzan su ejercicio fiscal este mes y se han estado preparando cautelosamente para afrontar el nuevo periodo. Han recapacitado y han visto sus fallos y aciertos y, con los datos finales, se decantan por establecer nuevos acuerdos, alianzas y próximos lanzamientos. Nos espera una Internet más dinámica, con más alianzas y cargada de un mayor número de sinergias, si no... tiempo al tiempo.
Por otro lado seguimos a la espera de que lleguen las nuevas tecnologías de comunicación, los nuevos estándares y protocolos, la banda más ancha y las mejores ofertas tanto de productos como de servicios.
La tecnología sigue mejorando y la experiencia de las empresas de Internet (las de antaño que aun se mantienen) posibilita que todo lo que esta a punto de llegar sea mejor.
Seguiremos con la continua lucha de sistemas operativos, servidores web, proxy, etc. mucho más potentes y escalables. Procesos más sencillos y, por supuesto más seguros. Quizá este sea el principio del despegue real del comercio electrónico ahora sólo falta que el gobierno impulse coherentemente a las Empresas y usuarios que se valen de Internet como herramienta y medio para adquirir o comunicar... si todo esto sucede estaremos a punto de superar la mala racha... si no, no iremos hacia ningún sitio.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios