Economía digital | Artículos | 01 JUL 2001

Internet y mucho más por el cable eléctrico

Eva Martín y Juan F. Marcelo.
¿Telecomunicaciones por el tendido eléctrico? Con limitaciones, pero sí. El asunto no es nuevo: ingenieros de todo el mundo llevan años trabajando en él. El primer punto de inflexión se dio cuando se consiguieron de forma estable las primeras redes domésticas a través de la línea eléctrica. Ahora, el siguiente paso es dar acceso a Internet, telefonía y otros servicios desde los millones y millones de enchufes eléctricos de todo el mundo.

Actualmente muchas compañías desarrollan y comercializan sus soluciones para la creación de redes domésticas sin necesidad de tender cableados adicionales, y sin el todavía elevado gasto que suponen las redes inalámbricas. Crear una red local en un domicilio es bastante sencillo y se pueden lograr velocidades de transmisión de hasta 10 Mbps.
Siguiendo el enfoque de estas soluciones, para conectar dos ordenadores sólo se necesitan dos enchufes. El siguiente paso es más difícil. Cientos de equipos de investigadores llevan varios años intentando estabilizar las tecnologías que permitan conectar estas redes locales con Internet, o dicho de otra forma, se trata de conectarse a Internet a través del enchufe eléctrico de casa. Y también, de llamar por teléfono desde ese mismo enchufe.
Esta tecnología recibe el nombre de PLC o Power Line Communications, y ya se han visto los primeros resultados en nuestro país; tras el fallido intento de fusión entre Endesa e Iberdrola, la segunda lanzó un comunicado estelar de prensa en el que afirmaba que estaba realizando pruebas para ofrecer acceso a Internet, entre otros servicios de transmisión de datos, a través de la red eléctrica.
La actual experiencia piloto llevada a cabo por Iberdrola Redes en Madrid permite a los usuarios de diez hogares disponer de un ancho de banda garantizado de 2 Mbps. El sueño de tener Internet en el enchufe de casa por fin se va a cumplir: la transmisión de datos a través de redes eléctricas de baja tensión es una realidad. Estos diez clientes pueden conectarse a Internet a través de cualquiera de los enchufes de su vivienda; incluso es posible utilizar varios de ellos simultáneamente sin problemas de saturación en la conexión.

La experiencia de Iberdrola
La prueba de campo de Iberdrola, denominada Niscom 1, cuenta con la autorización de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones. Para ello, Iberdrola Redes ha llegado a un acuerdo estratégico con la israelí Nisko Advanced Metering Solutions, una de las compañías mundiales que más avanzada llevan la investigación en este tipo de transmisiones y que ofrece un buen paquete de soluciones para la integración de las comunicaciones de banda ancha, tanto fuera como dentro del hogar, utilizando el cableado eléctrico. Lo más positivo de este anuncio es que demuestra el interés de la compañía española por convertirse en nueva oferta y referente dentro del mundo de las telecomunicaciones. Y es que el negocio potencial es enorme: sólo en España –sin contar sus redes en Iberoamérica– Iberdrola dispone de 112.000 kilómetros de tendido y 8 millones de clientes.
Probablemente, a la publicación de este reportaje ya esté en marcha una segunda prueba de campo llamada Niscom 2, en la que se esperan alcanzar velocidades superiores a los 10 Mbps. En esta prueba Internet ya será parte de un paquete que integrará otros servicios, como voz, videoconferencia o transmisión de audio y video streaming.

Las pruebas de Endesa
En cualquier caso, no hay que llamarse a engaño. Iberdrola no es la primera empresa española en experimentar en este campo. Endesa también lleva años trabajando en ello. Su división Power Line ha realizado y mantenido dos pruebas intensivas de campo, cada una de ellas centrada en una tecnología diferente. En el test de campo llevado a cabo en Barcelona evaluó la tecnología de la compañía suiza Ascom. Esta empresa ha saltado a la palestra informativa gracias a su participación durante el campeonato de esquí celebrado en Austria en febrero de este año. En el hotel de concentración, los periodistas podían realizar diversas operaciones de forma gratuita en terminales que se conectaban a Internet a través de la red eléctrica.
Sin embargo, parece ser que se ha llevado el gato al agua una tecnología española. Para la prueba realizada en la ciudad de Sevilla se ha empleado tecnología basada en un chipset de la valenciana DS2. Deben de haber sido unas pruebas con resultados satisfactorios cuando Endesa ha decidido comprar parte de la compañía valenciana. No es de extrañar, porque en la experiencia sevillana se lograron velocidades sostenidas de más de 25 Mbps. Es lógico, pues, que clientes de todo el mundo hayan mostrado un gran interés en este chipset español.

Funcionamiento
Existe un interés generalizado en el mercado por los accesos a Internet de banda ancha, ya que este tipo de acceso es el que va a permitir que las diferentes compañías dejen de ser meros PSI para convertirse en auténticos proveedores de servicios multimedia. Por desgracia, hasta el momento ninguno de los sistemas utilizados es el ideal. Casi todos los sistemas actuales, incluso los más rápidos, presentan algún tipo de problema, y la prometida solución inalámbrica se va a retrasar bastante si se hace caso a los expertos.
Pero Power Line Digital puede cambiar radicalmente la situación, porque sirve para ofrecer al usuario servicios multimedia de banda ancha sobre una infraestructura que ya existe y que

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios