Economía digital | Noticias | 13 JUN 2002

La banda ancha como motor de la revolución de la información

Mohanbir Sawhney, uno de los más importantes expertos del mundo en tecnología y eBusiness, ha intervenido en el acto de presentación de un informe sobre el impacto de la banda ancha en la organización de las empresas
Alfonso Hernández
La fundación Auna (anterior fundación Retevisión), junto con Cap Gemini y APC, han presentado el informe elaborado por el Consejo Nacional de Investigación y la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos sobre el impacto de la banda ancha en las comunicaciones y las empresas.

Fernando Ballesteros, presidente de la fundación Auna, ha señalado que la banda ancha "está de moda porque supone la puesta en juego del futuro de los países en cuanto a infraestructuras tecnológicas". Para analizar el informe y comentar el impacto de las tecnologías de banda ancha en la organización empresarial, ha intervenido Mohan Sawhney, de la Kellog School en la Universidad del Noroeste, y uno de los más destacados especialistas en eBusiness y Tecnología de la Información.

Sawhney, conferenciante y asesor en temas eBusiness de numerosas compañías, ha expuesto su visión sobre el impacto de las tecnologías y la expansión de la banda ancha en la organización de las empresas. Del mismo modo que las anteriores revoluciones tecnológicas basadas en el telégrafo, el teléfono, el ferrocarril, o las autopistas tuvieron un impacto decisivo en las relaciones socioeconómicas de las economías, del mismo modo Internet producirá cambios sustanciales en el modelo de organización industrial. El impacto de esta evolución ya se puede ver en algunos ejemplos, como General Electric, British Airways o Procter & Gamble.

"Si la producción fue el factor que se modificó en la revolución industrial, la revolución del conocimiento o de la Tecnología de la Información revolucionará la interacción humana", ha señalado Sawhney en su intervención. La revolución de la información está permitiendo cambiar radicalmente el coste de la interacción, del mismo modo que las máquinas disminuyeron el coste de producir cosas. Las infraestructuras tecnológicas se están centrando cada vez más en las redes, de forma que están dando lugar a sistemas descentralizados de producción, basados cada vez más en el outsourcing en las empresas. Al mismo tiempo, los dispositivos de hardware están evolucionando hasta convertirse en terminales "tontos" de una red inteligente de servicios, que desembocará en una nueva definición de la tecnología. "Si hoy en día no nos preocupamos de elegir entre una turbina Siemens o una General Electric al consumir electricidad, para consumir tecnología será irrelevante utilizar un sistema operativo u otro, un hardware u otro, puesto que será la misma información la que tendrá valor".

La expansión de la tecnología y más concretamente de la banda ancha, ya está dando lugar a un nuevo tipo de empresas que van más allá del concepto de las multinacionales con subsidiarias y establecen un modelo desagregado en el que las actividades de outsourcing se ubican en sedes internacionales especializadas en cada parte de ese outsourcing. Sawhney puso el ejemplo General Electric en la India, su país de origen, en donde existe una parte de la compañía matriz que suministra y gestiona sus servicios globales (gestión de correo, e-learning, administración, etc). Este modelo de empresa supone un funcionamiento en red, descentralizado, pero al mismo tiempo centralizado sobre el núcleo de la red, que pasa a ser el elemento clave en la gestión de los recursos, y al final, un valor diferencial ya que el ahorro en costes permite una mayor competitividad.

Fundación Auna: www.fundacionretevision.es
Mohanbir Sawhney: www.mohansawhney.com

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios