Economía digital | Artículos | 01 JUL 1999

La llegada del Santo Grial electrónico

Los libros electrónicos o la posibilidad de acceder a cualquier contenido literario desde el mismo dispositivo donde descargar los datos vía Internet es una realidad cercana. Tras múltiples formatos propietario de compañías pioneras como Nuvomedia o Glassbook, el impulso final de Microsoft junto a 14 empresas para establecer un estándar tecnológico acelera la llegada de un nuevo concepto de portabilidad.

Hasta el momento, los diferentes desarrollos a cargo de empresas avanzadas tecnológicamente como Nuvomedia (www.nuvomedia.com), SoftBook Press (www.softbook.com), OverDrive Systems o los laboratorios de Palo Alto y la Universidad de Brown giraban en torno a formatos propietarios en los contenidos necesarios para el suministro de libros electrónicos. Sin embargo, con la reciente publicación del primer borrador de Open Book 1.0, cuyas especificaciones finales estarán listas en el mes de julio previsiblemente, se abre una nueva etapa donde, según el cofundador de Nuvomedia, “será necesario migrar los productos ya disponibles a este estándar, aunque no será un proceso traumático” de modo que la disponibilidad de los libros electrónicos parece próxima.
En concreto, el estándar propuesto se basa en los lenguajes de programación web HTML y XML que facilita a los editores interesados la simplificación de la descarga de documentos y páginas web en dichos equipos. En cuanto a los equipos de hardware existentes, es la empresas Nuvomedia la protagonista con un modelo de peso mínimo, Rocket eBook, en el mercado. Además, Nuvomedia es uno de los cerca de 15 miembros que forman el Open eBook Authoring Group para la implantación de un estándar sobre el que poder impulsar esta industria. Entre ellos destaca el apoyo del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), además de Exemplary Technologies, CAISY Consortum o Simon & Schuster.
A pesar del paso cualitativo representado por este acuerdo para un estándar en cuanto a transmisión de contenidos web a los libros electrónicos, aún resta por desarrollar la otra parte del proceso para que el acceso a cualquier contenido literario sea posible aprovechando las opciones interactivas y globales de Internet. Y es que, hablar de obras literias se traduce en derechos de autor, además de la necesidad de encontrar un formato tecnológico para su distribución. En este aspecto se encuentra trabajando Glassbook (www.glassbook.com), otra de las pioneras y participante en el grupo de desarrollo abierto. EBX es el estándar alcanzado en este área y ya ha recibido, igualmente, el apoyo de Microsoft.
Alcanzados estos principios de acuerdo en materia de contenidos y distribución de datos vía Internet, la apuesta final de la industria de este área es aún una incógnita. Resulta significativa la opinión de la mayor librería en línea del planeta, Amazon.com, al considerar sus responsables que se trata de un área interesante aunque todavía inmadura para realizar inversiones. Los problemas como el alto precio de los equipos, la escasa disponibilidad de contenidos para los libros electrónicos o la limitada demanda de éstos por el público en general han sido justificados con la misma causa: estandarización tecnológica. Quizá con este principio de acuerdo, los libros electrónicos constituyan la nueva generación de funcionalidades de Internet.


openebook.org
www.ebxwg.com
www.microsoft.com/spain

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios