Economía digital | Artículos | 01 JUL 1997

Netiqueta

33 consejos para un buen comportamiento en Internet
Cristina Macía.

Qué le parecería si, en medio de un cine, alguien contara a gritos el final de la película? ¿O repartiera propaganda entre los espectadores? ¿O discutiera con vocabulario agresivo con su vecino por una diferencia de opiniones sobre el vestuario del actor principal? Pues, aunque le parezca increíble, el equivalente a situaciones de este tipo suceden todos los días en Internet. Son faltas contra lo que se ha dado en llamar la netiqueta (etiqueta de la Red).

Como cualquier otra comunidad de gente que se relaciona, Internet tiene unas normas de conducta para la convivencia virtual. Acatar estas normas es, en buena medida, lo que mantiene en marcha y con un mínimo de organización el ente anárquico que es la Red, lo que da su nivel de calidad a cada grupo de noticias o lista de correo. En estos sistemas de transmisión de información, una buena relación señal/ruido (S/N, proporción entre mensajes de calidad, o sea, interesantes y pertinentes, y mensajes basura) marca en muchos casos la diferencia entre un grupo que sobrevive y medra, y otro que pierde interés y desaparece.

Ignorar estas normas o hacer caso omiso de ellas contribuye a devaluar Internet, y a usted lo pondrá en situaciones, como mínimo, embarazosas. Y eso que la mayor parte de la Netiqueta se basa en el sentido común... que, por desgracia, a veces es el menos común de los sentidos. Siga leyendo para convertirse en un ciudadano ejemplar de la Red.

En las listas de correo

1. Cuando se suscriba a una lista de correo recibirá, seguramente, dos mensajes: uno de bienvenida y otro con las intrucciones de uso de la lista en cuestión. Bajo ningún concepto borre estos mensajes: guárdelos en su ordenador. Le serán imprescindibles tarde o temprano para anular su suscripción, paralizarla temporalmente si se ausenta unos días, contactar con el encargado, saber cómo enviar mensajes a la lista... Si está suscrito a varias listas de correo, lo más recomendable es que cree una carpeta o directorio y vaya almacenando en ella los diferentes mensajes de instrucciones para futura referencia.

2. No se lance a intervenir en las discusiones nada más llegar: la prudencia manda observar en silencio unos días para ver el tono general de los mensajes, así como las meteduras de pata de otros novatos como usted. Esto se suele denominar lurk, o "acechar", y es una práctica que le ahorrará más de un momento embarazoso. (También se denomina Lukers, en tono cariñoso, a los que simplemente ven pasar los mensajes por su pantalla pero nunca participan.)

3. De la misma manera, cuando sea usted uno de los veteranos o habituales, tenga paciencia con los novatos y con las personas que cometen alguna equivocación. Trate a los demás tal como quiere que lo traten... porque, tarde o temprano, será usted el que cometa un error. Murphy no falla.

4. Si una discusión deriva hacia otro asunto, cambie el campo de tema (subject) de los mensajes. Esto ayuda a todos los demás a decidir si están interesados en leerlos o no.

5. Las críticas o burlas a las faltas de ortografía y/o gramática se consideran de mal gusto y una falta de netiqueta. Muchas veces estas faltas vienen ocasionadas por la velocidad a la que se suele teclear, o a un simple descuido. Aunque no sea así, no es asunto suyo corregir la ortografía ajena, a menos que la lista de correo en cuestión se centre en este tema. (Pese a todo, reconozcamos que resulta visualmente desagradable encontrar mensajes plagados de faltas o errores de teclado, así que procure no cometerlos usted).

6. Evite las guerras de insultos, descalificaciones personales y todo tipo de agresiones. La experiencia demuestra que nunca llevan a nada, y resultan muy molestas para el resto del grupo. Una advertencia: algunas personas se divierten tendiendo trampas y cebos para iniciar una de estas guerras. Son gente que envía mensajes con amenazas del infierno a la lista de correo budista, o con recetas de solomillo strogonoff a la lista de vegetarianos. No entre al trapo: sólo conseguirá dar una satisfacción al infractor y aburrir al resto del grupo.

7. No se sienta obligado a responder con un comentario personal a todos y cada uno de los mensajes. Ni siquiera se sienta tentado. Por desgracia, parece ser que en cada lista de correo hay una persona que ya lo hace, y responde a cada mensaje con comentarios tipo "no sé la respuesta a lo que preguntas, pero a mí también me interesa el tema", o bien "ja ja" o "estoy completamente de acuerdo" (sin aportar nada más). Suelen ser personas que tienen firmas de siete líneas y citan los mensajes enteros. Internet es más o menos reciente, pero sin duda algún día habrá sicólogos que estudien este tipo de fenómenos. Entre tanto, no sea usted uno de ellos. Este tipo de personas acaban siendo bastante molestas para el resto de los receptores de la lista.

8. Muchas listas de correo (y también algunos grupos de noticias) cuentan con la figura de un moderador, cuyo papel puede ir desde simplemente ayudar a los novatos hasta a filtrar los mensajes que luego llegarán a todos. Tenga en cuenta que estas personas, por lo general, son voluntarias que no perciben remuneración alguna por su trabajo, a veces duro. Sea cortés con ellas y colabore siempre que le sea posible.

9. Tenga cuidado con la información que envía a todos los miembros de la lista, y no descubra el argumento, ni mucho menos el final, de una película o un libro. Aunque se trate de la lista de correo de seguidores de Star Trek, no dé por supuesto que todos han visto la última película; aunque se trate de la lista de correos de fans de Stephen King, no piense que todos han leído el último libro. Si va a proporcionar alguna información de este tipo, avíselo en el título del mensaje o en el cuerpo del mismo (dejando varias líneas en blanco entre el aviso y el texto) para que cada miembro del grupo pueda elegir si lo lee o no.

10. Redacte sus mensaje

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios