Economía digital | Artículos | 01 ABR 1997

Profesionales en la Red

Internet hace avanzar la Medicina
Piedad Bullón.

La medicina, ciencia que cura la enfermedad, es la más necesaria, buscada y temida por los hombres. Para los pacientes es un arcano imposible de descifrar, que tiene en el léxico su máximo exponente, y para los médicos un constante reto que debe producir no poca satisfacción cuando sana e infinita frustación cuando fracasa. Unos y otros buscan lo mismo, pero unos y otros se enfrentan a ella desde dos posiciones distintas y a veces encontradas.

Por si esto fuera poco, aparece ahora una tecnología que puede variar sustancialmente la relación médico-paciente. En todo caso, y controversias aparte, la Red es realidad irreversible que ofrece hoy por hoy el más vasto entramado de servicios de información médica jamás conocido. Médicos de todo el mundo están participando y contribuyendo a enriquecer la información de la red, hasta tal punto que, para muchos, el avance de la medicina es inconcebible sin este potente recurso.

sando un símil muy afortunado, el Dr José Feyjoo, del Departamento de Medicina Interna del Centro Médico de la Zarzuela, dice de Internet que es como la calle: en ella se encuentra lo mejor y lo peor. "Por eso el tratamiento de la información que aparece en la Red," afirma, "es muy delicado y si hablamos de medicina, mucho más. En Internet está todo y lo que merece ser consultado sólo en ciertos sitios; alrededor de una información muy valiosa para nosotros hay mucha basura pseudocientífica que se introduce en la Red sin ningún control y que puede ser "peligrosa", sobre todo para los no avisados."

Necesaria cautela que se está aplicando a un proyecto de servicios médicos a través de la Red que se va implantar en la clínica para la que trabaja el Dr. Feyjoo. Antes de sacarlo a la luz, se está mirando con lupa el tipo y el tratamiento de la información que se va a incluir en el web, que ya está diseñado, para evitar los elementos negativos que la falta de reflexión puede desencadenar en la distribución de información médica a través de este medio. La clave está en que el cedazo que debe filtrar los contenidos y las formas ha de ser finísimo, como sucede ya en aquellos otros medios de información médica, de probado prestigio desde hace años, que utilizan soportes clasicos como el papel.

En el otro extremo, en su afan divulgador algunos médicos o "expertos en salud," que de todo hay, están propagando desde hace tiempo una buena cantidad de información médica a través de medios de comunicación escritos y hablados que carecen no sólo de la más mínima autocrítica, sino que lanzan a los cuatro vientos consejos y remedios que se presentan las más de las veces como verdades científicas probadas. Frente a esta información, distorsionada por el ruido que produce, existe la preocupación de que la información médica que transciende del ámbito profesional sea contrastada y fidedigna. El fondo de la cuestión es el mismo. La diferencia sólo está en los nuevos soportes tecnológicos, cuya capacidad de altavoz es mucho mayor porque están al alcance de cualquiera.

Este asunto, que no es en absoluto baladí y que está en la mente de todos los profesionales serios de la medicina, no obsta para que Internet sea considerada una fuente de información riquísima, en absoluto despreciable por problemas éticos, que puede provocar a corto plazo ventajas inimaginables para médicos y enfermos. "Los médicos sólo tenemos un objetivo, aquí y en Estambul: ofrecer lo mejor a los pacientes, e Internet tiene dos características que pueden favorecer este objetivo; una, en Internet está lo último en medicina, y dos, los médicos nos podemos apoyar en los sistemas electrónicos para disponer de información sobre un paciente dado de forma más rápida y eficiente. Todo esto que ya es una realidad, es además fundamental para nuestra actividad diaria porque podemos ofrecer el mejor nivel de información y, por lo tanto, los últimos avances", enfatiza el Dr. Feyjoo.

Un panorama heterogéneo

La búsqueda de información profesional y referencias científicas es ya una tarea cotidiana para los médicos del mundo anglosajón. La abundancia de contenidos dirigidos a esta profesión puede apreciarla cualquiera que, aun sin ser médico ni estudiante de medicina, se deje llevar por los buscadores en la Red. Una selección de esas posibilidades puede encontrarse en este artículo: desde el acceso a bases de datos y bibliotecas a la lectura en línea de prestigiosas publicaciones. Hay, naturalmente, multitud de foros de noticias en la categoría sci. Abundan, por otra parte, los web que informan sobre las novedades de la investigación y los resultados de ensayos clínicos. Casi ninguna especialidad o rama de la medicina está ausente de la Red.

Los web universitarios (y los de hospitales anexos a las facultades de medicina) actúan con frecuencia como intersección entre la profesión médica y la comunidad a la que sirve. Algunos web de divulgación (un terreno siempre controvertido) son de gran calidad. Por supuesto, hay médicos que ofrecen sus servicios a través de la Red: por ejemplo, el doctor Luis Pareras, de origen español, ha concebido un web que es mucho más que una página promocional (www .pareras.com). Y si hasta aquí nos hemos referido, principalmente, al contenido que se elabora en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, no es porque falten recursos dedicados a esta profesión por organizaciones españolas. Lo cierto es que la medicina en Internet ofrece síntomas de un inminente despegue en España.

Hay que mencionar, en este sentido, que las facultades de medicina de las universidades españolas tienen presencia en Internet. Manifiestamente mejorables, desde luego, ofrecen sobre todo información académica, aunque desde luego no están a la altura de modelos como Harvard o Stanford. También desde el Insalud se está impulsando un proyecto articulado en torno a Internet que, cuando acabe su implementación, estará al servicio de los profesionales que tr

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios