Economía digital | Artículos | 01 FEB 1997

Qué decir (o callarse) en un servicio en línea

Roberta Furger.

En un foro "en línea", ¿hasta qué punto se puede hablar sobre la calidad de los productos de una compañía o las acciones de un ejecutivo sin ser responsables de calumnias? ¿Se pueden reutilizar legalmente los textos y gráficos encontrados en la Red para una presentación personal? Todos sabemos que existen leyes sobre la libertad en las comunicaciones telefónicas, pero ¿qué pasa con la protección contra en acoso en línea?

La rápida expansión de las comunicaciones electrónicas y el correspondiente crecimiento de Internet han hecho aparecer algunas complejas cuestiones para empresas que buscan una evolución en un servicio en línea y para los individuos en general que buscan su camino en el Ciberespacio.

Desafortunadamente, la mayoría de la gente sólo puede especular sobre cómo las leyes actuales se aplican en un mundo en línea. En teoría, todo está por hacer. Las leyes no rigen como es debido acciones como acoso, injurias o derechos de autor a través de la Red.

En cualquier caso, frente a todo este temor y desconcierto, hay algunas cosas claras:

- Realmente no somos cautelosos con lo que decimos y hacemos en un servicio en línea (o en Internet) tal y como hacemos en la vida real. Y lo peor es que las ramificaciones de las acciones en línea pueden ser más amplias. Por ejemplo, un mensaje puede ser enviado a un grupo reducido de personas, pero este mensaje puede ser leído finalmente por miles de personas.

- El plagio de un artículo de una revista o imagen en línea puede llegar a ser un caso serio de infracción.

- Como los servicios en línea comerciales son privados, los mensajes en estos reflejados pueden ser censurados por las personas de la empresa que dirige el servicio en línea.

Para exponer estos legalismos y los diferentes puntos de vista legales sobre calumnias, la libertad de expresión, el copyright y el acoso tenemos en este artículo diferentes historias reales que nos hacen ver donde esta la frontera entre lo que se puede o no hacer.

Calumnias

Fíjate en las palabras, no en las opiniones

Trabajas en el área de atención al cliente de CompuServe y dejaste caer un comentario: cierta compañía parecía no estar interesada en ayudarte a resolver ciertos problemas. No te preocupaste demasiado por el tema hasta que te diste cuenta que habías llamado al personal de la empresa incompetente e incluso propusiste un boicot sobre dichos productos. ¿Debe preocuparte que puedan actuar contra tí?

Posiblemente no, pero incitar al boicot contra los productos de una compañía no es la manera más juiciosa. En general, para que algo se considere calumnioso es necesario que:

1 El material sea difamatorio directa o indirectamente.

2 La frase supuestamente difamatoria sea sobre una persona o un grupo.

3 El material difamatorio haya sido difundido a mas personas de las implicadas.

Los juzgados fallan a favor de estas demandas cuando una compañía o un individuo ha sufrido daños económicos como resultado de algo que se ha dicho. Por ahora, al menos las reglas de la calumnia son las mismas se utilice el medio de difusión que se utilice (incluido cualquier servicio en línea). Si lo que dice es verdad, no es una calumnia, sino una opinión. Esto no es una calumnia.

La gran diferencia entre el mundo en línea y el real es que mientras las conversaciones pueden parecer personales, no lo son. Hay un gran porcentaje de "mirones" siguiendo los mensajes constantemente, y por cada persona haciendo comentarios probablemente hay diez escuchando.

A diferencia de un comentario realizado en un bar, un mensaje puede permanecer en la red y estar disponible para miles de personas.

Uno de los casos más conocidos al respecto fue el relativo a la investigación de Stratton Oakmont, una empresa dedicada a la banca, cuando uno de sus empleados dejó un mensaje en un área de Prodigy diciendo que en dicha empresa se desarrollaban acciones criminales (el autor de ese mensaje nunca fue identificado, puesto que utilizó una cuenta ajena sin conocimiento del propietario). El Juzgado resolvió que Prodigy era responsable de que se hubiera publicado ese mensaje en un área pública.

Esto se debió a que el servicio (en este caso Prodigy) hacía pública su práctica de monitorización de las áreas y como resultado se había posicionado a sí mismo como una publicación, no como mero mensajero de información. Por ahora, son las empresas de este tipo las que deben hacerse responsables de todos los mensajes que publican.

No podemos asumir que estamos fuera del punto de mira: los individuos también pueden ser responsables de calumnia. Según Mark Voorhees, publicista de una la revista "Information Law Alert", "Todo el mundo que colabora con un foro en línea poniendo en él un mensaje debe estar dentro de los límites de las leyes, igual que el que conduce debe conocer las reglas de conducción."

Su consejo es: piensa hasta donde puede llegar tu mensaje y entonces elige tus palabras con cuidado. ¿Está claro que estás dando una opinión? ¿Tiene la persona receptora del mensaje opción a responder? No tendrás ningún problema, por ejemplo, si tus mensajes conciernen a alguien que es un usuario asiduo del grupo o foro en el que estás poniendo el mensaje, desde el momento que tienen la oportunidad de responder con los mismos medios.

Moraleja: No puedes ser responsable de decir verdades. Pero si lo que afirmas como verdadero es falso o puede serlo, puedes ser responsable de calumnia. Publicando una verdad a medias como opinión estás fuera del punto de mira legal (cada persona tiene derecho a decir lo que piensa).

Libertad de expresión

El Gran Hermano te puede estar leyendo

Una vez, escribí un mensaje correctamente redactado y fui a ponerlo en mi servicio en línea favorito. Al dia siguiente entre en el mismo y encontré un mensaje del coordinador del

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios