Economía digital | Artículos | 01 JUL 2002

Servicios Web: el negocio está en la Red

Enrique Roldán.
El fracaso de las puntocom y la consecuente inseguridad en torno a Internet han generado una crisis que cuenta con un alto factor psicológico. Las oportunidades de negocio permanecen intactas, esperando a que empresas e inversores decidan dar el salto hacia la era de los servicios web.

El sector de las tecnologías de la información sigue evolucionando pese a la crisis y junto las nuevas soluciones surgen nuevos términos y nuevas metas. Ya no se habla de sistemas, soluciones o prototipos. La clave del futuro parece unida definitivamente al término servicio.
El término servicio web nace de la convergencia entre los servicios tradicionales y las nuevas tecnologías, como Internet en este caso.
Según la definición que ofrece la consultora IDC, los web services son aplicaciones ofrecidas como servicios que pueden ser integradas con otros web services utilizando estándares de Internet y componentes de software reutilizables escritos en XML que usan SOAP para comunicarse entre ellos. Estos servicios web pueden invocarse en el momento de ejecución y no en el de desarrollo como en modelos pasados, permitiendo aplicaciones e integración al momento. Como explica Jaime García, consultor senior de IDC, “para entendernos el XML sería el contenido, el SOAP el sobre en el que éste se ubica, el WSDL el escritorio para que se vea lo que hace el web services y el UDDI, las páginas amarillas de éstos”.
Por otro lado, para José Cabrera, Presidente de Sun Microsystems Ibérica, los servicios web son una forma en que las empresas pueden utilizar sus entornos tecnológicos para realizar transacciones, intercambiar información comercial y comunicarse con otros en cualquier lugar, en cualquier momento y a través de cualquier dispositivo, como teléfonos móviles, PDA, videoconsolas, sistemas de sobremesa, etc. El concepto de servicios web y más concretamente el de servicios web on demand que propugna Sun, es la base de un acceso modular, flexible y automatizado a los activos digitales, incluidos los recursos informáticos, desde prácticamente cualquier lugar. Se trata de un marco global que abarca los servicios tradicionales basados en la Red, como seguridad, autenticación o el directorio, y otras funciones más avanzadas como almacenamiento virtual y servicios compuestos.
Ambas definiciones son complementarias, ya que la primera se centra exclusivamente en la tecnología, mientras que la definición de Sun se adentra más en el mundo de los negocios.

¿Qué aportan los servicios web a las empresas?
Los servicios web han sido desarrollados para facilitar a las compañías la integración de software y permiten reutilizar el software que éstas u otras han desarrollado con anterioridad. Obviamente, esto supone un ahorro de costes considerable.
En la actualidad, los servicios web son utilizados más como una herramienta interna de una empresa para la integración de su software, ya que este tipo de acción conlleva un menor riesgo y se puede medir más rápidamente las consecuencias. A pesar de ello, esta tecnología está pensada para integrar aplicaciones, procesos de negocio y contenidos. Prueba de ello son las compañías más lanzadas que ya utilizan los servicios web como una forma de compartir conocimientos y recursos con sus partners. El simple uso de los servicios web puede generar una clara oportunidad de negocio ya que llegará un momento en que las compañías serán capaces de alquilar o contratar sus servicios web a otras compañías y los clientes podrán suscribirse a dichos servicios.
De cualquier modo, lo que actualmente se conoce como servicio web sigue un proceso evolutivo que probablemente no tendrá fin, ya que es un concepto que se adapta a la tecnología disponible en cada momento y, concretamente, a los estándares de la industria.
La única característica que se puede tener clara a la hora de hablar de servicios web es que están y estarán basados en comunicaciones basadas en IP. Esto, por el momento, no parece que vaya a cambiar en los próximos años.

Interoperabilidad de servicios web
Según John Patrick, antiguo vicepresidente de tecnología de Internet de IBM, la clave para llevar a cabo negocios en Internet es pensar en la Red como una infraestructura de comunicaciones que nos permite interactuar entre nosotros a todos los niveles.
La interactividad entre los productos de los distintos desarrolladores de servicios web no es tarea fácil, en primer lugar, debido a la gran cantidad de empresas que se dedican a ello y, en segundo lugar, por la falta de un estándar que pueda ser acogido por todas y cada una de ellas.
Para acabar con este último problema, se creó la Organización para la Interoperabilidad de Servicios Web o WS-I con el propósito de crear unas especificaciones que, a falta de un estándar, permitiesen a los fabricantes trabajar de acuerdo a unas normas mínimas comunes para garantizar la interoperabilidad entre los servicios web. Entre los fundadores y miembros de la WS-I se encuentran IBM, Intel, HP, Microsoft y Oracle.
Para llevar a cabo su propósito, la WS-I desarrollará en primer lugar una suite de herramientas que permitirá el análisis y la implementación de los diferentes estándares utilizados para el desarrollo de servicios Web, como son SOAP, WSDL y UDDI. Dicho análisis permitirá conocer el método más factible para la adopción de estos estándares y la interactividad entre los servicios y aplicaciones basados en cada uno de ellos.
Para la incorporación de nuevas funcionalidades no disponibles con los actuales

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios