Economía digital | Artículos | 01 MAR 1999

Tipografía para la web (I)

Pedro Arconada.

Los artífices de las primeras versiones del lenguaje HTML eran científicos que buscaban una calidad que permitiera distribuir los documentos con el mínimo desarrollo tipográfico . Sin muchas filigranas para que se pusiera de manifiesto la estructura lógica de la información . Concentrándose únicamente en el desarrollo de la lógica estructural del documento, los creadores de las páginas web obviaron las necesidades para una lógica visual que requerían la utilización de complejos datos de diseño gráfico y de tipografía .

Pronto se difundirá el uso y disfrute de páginas web con mayor control tipográfico . Sin complicadas técnicas de confección ni largos tiempos de carga . Las hojas de estilo que ahora, generalmente, se traducen a formato GIF, muy pronto serán parte de las características del HTML con mayor riqueza de estilos tipográficos que en la actualidad . Aplicaciones punteras en la edición de sitios web como: Freeway, CyberStudio, Fusion, Dreamweaver, etc . se adaptarán, tan pronto como sea posible, a los próximos avances técnicos que den una solución ampliamente aceptada por las organizaciones y usuarios .

Pero actualmente las organizaciones responsables que velan por el desarrollo del código del lenguaje en el que se basan las páginas web están respondiendo a las generalizadas quejas que los diseñadores gráficos con la aplicación de hojas de estilo ( CSS ) y otras novedosas etiquetas para un mayor control de las fuentes en las recientes versiones de HTML . Y dentro de muy poco tiempo se podrá llegar a los niveles profesionales de los grandes paquetes de autoedición . Con herramientas y etiquetas HTML que incorporen sofisticadas posibilidades tipográficas junto con una mejora de la representación en pantalla se habrá dado un paso sustancial para la omnipresencia y aceptación de las páginas web en el desarrollo de la historia de la comunicación .

Contraste visual y diseño

La buena tipografía depende del contraste visual entre una fuente y otra, y del contraste entre los bloques de texto y el espacio vacío que lo cercan . Nada atrae tanto al ojo y al cerebro del lector como un fuerte contraste y unas muestras diferentes y sólo hay que cuidarse de disponer estos atributos con un poco de gusto y sentido común .

La utilización de tamaños grandes ha de hacerse con moderación . Como alternativa a las cabeceras de gran tamaño está el uso de los atributos de estilo de las fuentes ( negrita y cursiva ) que bien sirven como alternativa a la opción de aumentar el tamaño de la fuente . Los cuerpos más grandes de los tamaños de las letras HTML ( H1, H2, etc . ) se han diseñado para identificar los títulos y subtítulos más importantes del texto .

Diseño lógico

Si se presenta todo el texto en negrita, se agota toda posibilidad de contraste y no queda nada por sobresalir, parecería como si se gritase a los lectores, de igual manera que si todo estuviera en mayúsculas . Al rellenar las páginas de manera densa los lectores notarían un muro de color gris que se les atragantaría desde el primer momento porque el instinto rechaza la carencia de contraste visual . El hecho de exagerar todos los detalles ahoga y confunde aun más al lector, no aportando gran cosa . El abuso provoca la monotonía y nada quedaría destacado .

La legibilidad del texto

Lo que se reconoce en primer lugar cuando se realiza la acción de la lectura es la forma general de las palabras, no se analiza letra a letra y luego se recopila una palabra .

Evite escribir con caja alta los titulares . Son mucho más difíciles de leer, porque las palabras formadas con letras mayúsculas crean rectángulos monótonos que ofrecen formas muy similares o menos dintinguidas y exigen mayor agudeza y esfuerzo del ojo del lector .

La legibilidad depende de la parte superior de las palabras

La elección de mayúsculas o minúsculas puede tener consecuencias importantes para la legibilidad del documento . Como norma general, es más apropiado el uso de minúsculas, salvo para la primera en el inicio de frase o los nombres propios, para los títulos y subtítulos . Son más fáciles de leer de esta manera porque lo primero que se reconoce es la parte superior de las palabras .

Con mayúsculas este ejercicio sería de mayor dificultad .

Desde hace pocos años hay una práctica perniciosa para titular con mayúsculas la primera letra de cada palabra, lo que perturba al lector en la conducta normal del reconocimiento de las palabras .



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios