Economía digital | Artículos | 01 JUN 2003

Un buen día para recordar

El presente sólo se forma del pasado, y lo que se encuentra en el efecto estaba ya en la causa. (Henri Bergson).

Vayan las cosas bien o mal siempre existen riesgos porque, ya se sabe, las cosas siempre pueden ir peor y una situación buena se convierte en mala, pero una mala en peor. Pero no seamos pesimistas, todo también puede ir a mejor con lo cual la situación buena se convierte en óptima y la mala en menos mala.
Parece ser que la crisis del sector Internet toca su fin (no lo digo yo, lo dicen los analistas del mercado Internet), con lo cual, si las cosas siguen apuntando hacia arriba, en unos años veremos cómo nuevas iniciativas más ambiciosas copan los mercados. Aun así déjenme ser ni pesimista ni optimista, sino realista.
El realismo consiste en vivir el presente, aprender del pasado y asegurar el futuro. Y es que, muchas empresas siguen viviendo en el pasado y no han aprendido de los fallos cometidos (muchas veces nos ocurre a nosotros mismos en el ámbito personal) y, lo peor, otras muchas viven en el futuro sin preocuparse del presente.
Que nadie le mienta y le diga que el futuro esta por llegar. El futuro, sobre todo el empresarial, es lo que nosotros construimos día a día en nuestro presente. Por eso digo que es mejor ser realista y aprender de los fallos o aciertos y asegurar con esta experiencia el futuro.
Se da el caso de que la empresa Internet ha vivido un “pasado” demasiado rápido. La experiencia de los que han “caído” debe servir a las empresas del presente para forjar un futuro sólido, algo que implica compromiso tanto humano como tecnológico. Muchas empresas que comienzan ahora, olvidan esa realidad y tratan de tirar hacia adelante sin tener en cuenta dicho pasado.
Hemos vivido fases donde la tecnología era el valor más importante, con inversiones por parte de los jugadores que se consideraban vergonzosas por los ceros que acompañaban a la cifra desembolsada, también hemos vivido una época donde el bien de la empresa era el trabajador, otra donde las alianzas eran lo más favorable u otra donde lo que premiaba era la expansión y asimilación de recursos externos (externalización), comportándose la estructura empresarial como si fuera un virus o de un gusano dentro de Internet.
No podemos negar que hemos pasado (empresas y medios) por diferentes modismos donde el e-business se alternó con otras palabras como e-commerce, CRM, ERP´s, Streaming y otros sistemas, más o menos tecnológicos que a fin de cuentas una empresa debía tratar o desarrollar.
Ahora parece que las cosas están mucho más claras. Hemos llegado a una situación de mercado algo más madura y donde las empresas saben en dónde apuestan y lo que están apostando. Se crean expectativas de crecimiento y se enfoca el negocio a áreas concretas, no tan difusas como hasta el momento.
Debemos dar gracias de todo ello a los pioneros de Internet. A todos que creyeron a pies juntillas sobre un medio que al final se convirtió en su peor pesadilla (como Rambo). Gente que invirtió en algo que prometía. Quizá no era el momento o quizá sí, pero los especuladores de ideas supieron engañar.
Por todo lo comentado, déjenme dar sólo un consejo. Por mucho que digan los consultores de turno que “Internet va bien”. Confíe en si mismo y estudie de todas todas, el entorno donde se esta embarcando. Ser realistas es una buena opción en Internet y comprenderemos mejor hacia dónde nos podemos dirigir en el futuro. Deje el futuro para los especialistas; los videntes y los genios y comprenda y aprenda del pasado. Sólo así las cosas que van bien irán mejor y las que empezaron mal pueden ser rectificadas.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios