Economía digital | Artículos | 01 JUL 2001

Vacaciones de última hora: salir de casa sin salir de la Red

Eva Martín y Juan F. Marcelo.
El comercio electrónico está de capa caída. Los españoles aún no se deciden a comprar artículos en Internet por miedo a dar su tarjeta de crédito. Sin embargo, no tienen reparos en entregársela al camarero del restaurante o al mozo de la gasolinera. Sólo hay una excepción a este hecho, y es el sector de viajes y vacaciones.

Tampoco somos demasiado originales. A los norteamericanos les pasa igual. El producto más demandado por los internautas de EEUU son los viajes, seguido de los libros. Ahora bien, ¿es realmente po-sible planificar todas las vacaciones a través de Internet? Ésta es la prueba que decidimos hacer para ustedes. De este modo, mirando las fechas en las que estamos y aferrando con manos trémulas nuestra tarjeta de crédito, nos lanzamos a la aventura.
La primera duda que surge es con quién se puede contratar este tipo de productos y servicios. Por ello decidimos echar un vistazo al periódico del día para comprobar cuántos sitios web de viajes se anunciaban. Halcón Viajes, Meliá Viajes, Iberia, Easyjet, Spanair, etc. Cada uno de ellos tiene ofertas diferentes y precios distintos. Así que decidimos consultar los precios para los destinos más comunes en cada uno de ellos.
La primera visita fue al sitio web de Halcón Viajes, y resultó una auténtica desilusión. Entre sus ofertas especiales hay estancias en Estambul y Capadocia entre 78.000 y 109.000 pesetas por ocho días, o estancias de ocho días en Mallorca entre 39.000 y 173.000 pesetas, según la categoría del hotel. Hay que reconocer que Halcón Viajes, hoy por hoy, es una de las agencias que más ofertas tiene, pero presenta dos problemas. El primero es que sus catálogos aún no estaban online cuando nos conectamos, aunque pensaban ponerlos en breve y el segundo, un poco más problemático para el tema que nos ocupa, no se puede contratar a través de Internet, aunque sí por teléfono. Intentar competir en este mercado con la Duval dando saltitos y sin ofrecer la posibilidad de comprar a través de un sitio web seguro resulta un poco anticuado.
Los de Meliá Viajes, por el contrario, sí se han enterado de los tiempos que corren y permiten reservar desde la página web. De hecho, se pueden contratar vuelos, hoteles, o alquileres de coches, sin necesidad de salir de la página. Por cierto, los viajes contratados durante el verano tendrán un 8% de descuento. Además, y para evitar problemas, ofrece un teléfono 902 de información y contratación. La página es rápida y eficaz. Puede encontrar un viaje de nueve días a las playas de Varadero por 129.700 pesetas, o tres días en San Francisco por 171.600. Si su presupuesto es más corto, por 47.000 pesetas podrá pasar siete días en Giltown, perdón, Marbella, y por 43.000 pesetas puede irse a Menorca tres días a media pensión. Las ofertas son buenas, pero el proceso que hay que seguir para rellenar el formulario electrónico de reserva es terriblemente largo y tedioso. Con un poco de suerte, y si se da prisa, podría rellenarlo un día o dos antes de que se acaben las vacaciones.
También El Corte Inglés vende viajes online. En el sitio de Viajes El Corte Inglés hay innumerables ofertas. Ocho días en Gran Canaria pueden salir por 70.000 pesetas por persona. El mismo plazo en Ibiza, por 51.000. La cuestión es que para consultar, por ejemplo, la disponibilidad de un vuelo, es necesario registrarse. Después de darle hasta el nombre de nuestro dentista, nos obliga a rellenar el formulario una y otra vez bajo el pretexto de que no habíamos completado la casilla de usuario. Suponemos que se debían referir a que dicho nombre de usuario ya estaba ocupado. ¿De verdad creen ustedes que puede estar ocupado “abcdzxy” o “damnklingon”, y otros tres más? Cada vez que no aceptaba el nombre de usuario no guardaba los datos, había que volver a introducirlos. ¿Tan difícil es sugerir un nombre libre o bien permitir guardar los datos correctos? Como se pueden imaginar, aunque las ofertas eran realmente muy atractivas, decidimos irnos con el viaje a otra parte.
Otra de las agencias con presencia en el mundo virtual es Mundoviaje. Hay cruceros por el Mar Egeo desde 151.000 pesetas, un viaje a Senegal desde 93.000, o a Cuba desde 96.000. Su sección de ofertas de última hora es muy golosa. A pesar de todo, tienen una política muy interesante de precio mínimo garantizado. Esto significa que si se elige una de las ofertas presentes en la página y se encuentra a menor precio en otra agencia de viajes, se comprometen a igualarla. Aunque, claro, para aplicar esta política de precio mínimo, la oferta de la otra compañía debe utilizar el mismo destino, hotel, compañía aérea, condiciones del paquete y tour operator. En este supuesto prácticamente no habría diferencias. Las tarifas de vuelo son bastante majas. Hay vuelos nacionales desde 12.500 pesetas, y a diversas ciudades de Estados Unidos se puede volar por entre 50.000 y 75.000 pesetas.
El ser pionero en Internet tendría que servir para algo. Es lo que pasa con el sitio web de Barceló Viajes, que por tener tiene hasta un sistema de tracking de reservas. Los precios son muy asequibles. Así, Punta Cana le podría haber salido por 164.000 y Roma por 55.000 pesetas. Incluso una escapadita a Bernidorm o a la Costa Brava por 4.000 ó 5.000 pesetas. Y decimos que “podría haber salido”, ya que probamos en tres ocasiones distintas y en ninguna de ellas pudimos completar las reservas por culpa de los errores de programación de la página. Llame a

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios