Economía digital | Artículos | 01 JUN 2003

Video bajo demanda, una realidad irreal

Jorge García.
Hace años que se escucha y se especula sobre el desarrollo definitivo del Vídeo bajo demanda, pero este nunca llega a cuajar en una realidad visible o tangible. La entrada de la banda Ancha y conexiones más potentes puede propiciar su desarrollo.

Enla actualidad, esta tecnología está siendo muy solicitada para su aplicación en diferentes entornos empresariales o áreas de formación, videotecas, aeropuertos, etc. ¿Será el despegue definitivo del VoD? Algunos apuntan al 2005.

El concepto
Para iniciar éstas líneas qué mejor que explicar en qué consiste el vídeo bajo demanda. El VoD (iniciales de su acepción inglesa, Video on Demand) es un sistema de visionado de imágenes en el que el usuario decide qué, cuándo y cómo quiere ver el contenido elegido. De este modo, deja de estar sujeto a la programación diseñada por el emisor, para crear su propia televisión a la carta. Además, el cliente tiene el control absoluto sobre el contenido escogido, es decir, puede realizar todas la acciones que venía practicando con su vídeo doméstico (pausar, reanudar, retroceder, avanzar, congelar, etc.), pero con la ventaja de obtener una calidad equivalente a la del DVD.

El principal enemigo
Hablando del DVD, éste ha sido uno de los principales frenos por los que el vídeo bajo demanda no se ha desarrollado como se preveía. Al menos eso es lo que opina la consultora Adams Media Research. Según ésta, el DVD ha impedido que el 2002 fuera el año del VoD. De hecho, arroja cifras bastante clarificadoras. Frente a los cuatro millones de hogares estadounidenses con tecnología VoD a finales del año pasado, están los 25 millones de casas con reproductores DVD.
La diferencia es bastante amplia y no mejora en los próximos años, siempre teniendo en la mano los datos de la consultora. Para el 2006, serán 70 millones de hogares los que podrán disfrutar de la tecnología DVD, sobre todo gracias a las videoconsolas, mientras que los hogares norteamericanos con posibilidades de escoger películas a la carta, estará cercano a los 38 millones. Por lo que no augura un futuro muy prometedor, al menos de momento.
Sin embargo, si hubiéramos hecho caso a todos los estudios publicados desde hace tres años a esta parte, el vídeo bajo demanda debería ser una realidad para el usuario. Si como comentábamos el gran auge que ha tenido el DVD ha supuesto una auténtica zancadilla para el VoD, también lo han sido el desconocimiento de la gente sobre la existencia de esta tecnología y la escasez de contenidos ofertados hasta el momento. Si bien esto se corrige, el camino del VoD podría enderezarse a tiempo.
A pesar de todo esto, existen una serie de razones muy claras que han hecho que el vídeo bajo demanda se haya relanzado de nuevo a la carrera de alcanzar su pleno apogeo, tras años de auténtico silencio. Entre los motivos principales se encuentra la implantación de servicios de distribución de televisión digital sobre satélite, cable, TV digital terrenal y otras tecnologías, la consolidación de los estándares de codificación de vídeo digital (MPEG) y de los protocolos de control de videos, el incipiente aumento en la demanda de interactividad de los usuarios o el incremento de las prestaciones y abaratamiento de costes.
Junto a todo lo que se ha comentado se debe unir la insatisfacción de muchos abonados a la televisión digital que se ofrece en nuestros días. Los usuarios de esta televisión “digital” se quejan de la repetición continua de los contenidos vistos en la televisión convencional. Ante esto, el video bajo demanda sería una opción bastante jugosa para estos usuarios, que buscan una programación más personal y no una dirigida a la mayoría.

VoD en Europa para 2005
Para la consultora Forrester Research el mercado europeo aún no está preparado para el despliegue del vídeo bajo demanda.
Es más, la consultora prevé que las condiciones no serán favorables hasta el año 2005. Las causas que aduce son los altos costes de acceso a redes y tecnologías y la escasa inversión realizada, junto a la nula demanda, producida por el desconocimiento antes citado.
En la actualidad, sólo son 100.000 los usuarios europeos los que disponen de esta tecnología, por lo que se puede manifestar la auténtica parálisis del VoD en el Viejo Continente. Según las previsiones de la consultora, además de darse las circunstancias favorables para su desarrollo, en el año 2005, serán un total de 2 millones de hogares europeos los que podrán disfrutar del vídeo bajo demanda.
Además, para esa fecha, estiman que los estudios cederán de forma legítima sus servicios, puesto que los sitios web de descarga de archivos de vídeo habrán mejorado considerablemente su calidad y ante esa realidad, preferirían dar su brazo a torcer, antes que perder la batalla definitivamente. Asimismo, fabricantes como Alcatel y Fujitsu Siemens emplearán el formato MPEG-4, con lo que la utilización del ancho de banda será mucho menor.

Pérdidas de los cableros
Pero si el mercado está así de turbulento, no menos lo están las compañías que han apostado fuerte por el desarrollo del VoD. El año 2002 ha supuesto un auténtico horror para empresas como Concurrent Computer y SeaChange, con pérdidas bastante elevadas, si se tiene en cuenta el boom producido en año anterior.
Sin embargo, un estudio presentado recientemente por Concurrent revela que el 86 por ciento de los usua

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios