Teletrabajo
Elon Musk

El mandato de Elon Musk de ‘volver a la oficina’: ¿una genialidad o un suicidio corporativo?

Las empresas con políticas laborales desfavorables se arriesgan a que sus competidores les roben sus mejores talentos.

tesla

Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, ha dado esta semana un ultimátum a los trabajadores de ambas empresas: volver a la oficina corporativa o enfrentarse al despido.

La exigencia de trabajar al menos 40 horas en la oficina se dio a conocer originalmente a través de la filtración de correos electrónicos enviados a los empleados. Más tarde, Musk pareció confirmar su edicto en Twitter: cuando se le pidió que comentara sobre “la gente que piensa que venir a trabajar es un concepto anticuado", éste respondió que “deberían fingir que trabajan en otro lugar".

La carta de Musk al personal ejecutivo especificaba que "la oficina debe estar donde se encuentran tus colegas, no en una pseudo oficina remota. Si no se presentan, asumiremos que han renunciado".

Musk justificó su petición de volver a la oficina escribiendo que "es menos de lo que pedimos a los trabajadores de la fábrica". Su directiva dejó poco margen de maniobra para aquellos que tienen circunstancias atenuantes. "Si hay colaboradores particularmente excepcionales para los que esto es imposible, revisaré y aprobaré esas excepciones directamente", escribió Musk.

La exigencia de que los trabajadores de Tesla y SpaceX vuelvan a la oficina llega en un momento en el que las empresas de todo el mundo están evolucionando sus planes de trabajo híbridos, permitiendo la flexibilidad de cuándo, dónde y con qué frecuencia los empleados deben estar en la oficina.

También llega en un momento en el que la Gran Renuncia está viendo cómo los trabajadores se trasladan lateralmente a la competencia en busca de mejores salarios y beneficios, o eligen trayectorias profesionales completamente nuevas.

A los expertos en recursos humanos y a los analistas del sector no les ha sorprendido la demanda de Musk, ya que su comportamiento en el pasado demuestra su intención de imponer su voluntad sin importar el coste.

Sin embargo, los estudios de mercado demuestran que las organizaciones que siguen imponiendo su voluntad a sus empleados y se niegan a adaptar su enfoque de gestión perderán a sus mejores empleados en favor de las empresas que ofrecen más independencia.

 

¿Una oportunidad de robar talento?

En un entorno en el que los precios de las acciones de las empresas tecnológicas han caído drásticamente en los últimos meses, muchas organizaciones están observando a sus competidores con políticas de trabajo menos flexibles.

"Algunas de esas empresas están viendo esto como una oportunidad para reclutar talento", dijo Brian Kropp, vicepresidente de la práctica de Recursos Humanos de Gartner.

"Elon Musk es un tipo muy inteligente. Puede que haya un 20% o un 25% de empleados que acaben marchándose, y puede que esos sean los que él quiere que se vayan, pero una buena parte de ese 25% está en demanda en otras empresas", añadió Kropp.

Las encuestas a empleados han demostrado que hasta el 40% de los trabajadores dejarían su empleo si no se les permitiera trabajar a distancia.

Kropp admitió que no tiene ni idea de lo que está pensando Musk, sólo que "está haciendo zig cuando muchos otros están haciendo zag". "Cuando se miran los datos, está claro que las empresas están adoptando el trabajo híbrido", dijo Kropp.

La semana pasada, Gartner terminó de encuestar a 180 empresas y descubrió que las organizaciones esperan que alrededor del 25% de su fuerza de trabajo sea totalmente remota, el 60% sea híbrida y sólo un 15% esté en la oficina a tiempo completo. "Lo que encontramos es que los empleados que trabajan a distancia o de forma híbrida tienen un rendimiento igual o ligeramente superior al de los empleados de oficina", dijo Kropp.

Los analistas no creen que Musk utilice su demanda de volver a la oficina para seleccionar intencionadamente su plantilla para crear una organización más esbelta; en cambio, se trata de saber que sus empresas tienen una fuerza de marca que pocas otras poseen.

"Tesla tiene muchos más solicitantes que empleados, por lo que las probabilidades están a su favor de que no verán consecuencias materiales en términos de número de empleados [que se marchan], pero habrá consecuencias para la marca", dijo Amy Loomis, directora de investigación para Future of Work de IDC.

"Para una empresa construida con un enfoque en el futuro, esto es sin duda un paso atrás en el pasado", añadió Loomis.

Jack Gold, analista principal de J. Gold Associates, fue contundente en su resumen de la intención de Musk. "No creo que le importe realmente. Quiere estar al mando de todas las cosas, y una vez que tiene una idea de cómo deben funcionar las cosas, va a por ella a pesar de todo", dijo Gold. "Así que este tipo de edictos no deberían sorprender realmente en el contexto del estilo de gestión de Elon Musk".

Tesla no respondió a una solicitud de comentarios de Computerworld.

 

Donde los mandatos de volver a la oficina han naufragado

Musk no es el primer CEO que exige el retorno a la oficina, pero sí es la primera vez que uno establece con tanta vehemencia las consecuencias por negarse a cumplirla.

En mayo de 2021, el consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, se pronunció sobre la idea del trabajo a distancia, diciendo que "no funciona para la gente que quiere trabajar".

“No funciona para la cultura, no funciona para la generación de ideas", continuó Dimon. "Estamos recibiendo críticas internas por volver. Pero así es la vida".

Sin embargo, casi un año después, las reacciones de los empleados parecen haber suavizado la posición de Dimon. En abril de este año, Dimon admitió que esperaba que sólo la mitad de su plantilla de 270.000 personas volviera a la oficina a tiempo completo y que el 10% trabajaría totalmente a distancia.

Apple, otra empresa con un poder de marca sin parangón, comenzó en abril a exigir a sus empleados que pasaran al menos tres días en una oficina cada semana. La reacción fue casi inmediata.

Un grupo de empleados que se autodenomina ‘Apple Together’ se opuso al mandato, publicando una carta abierta a los ejecutivos en la que criticaban el programa piloto de trabajo híbrido de la empresa, calificándolo de inflexible.

Loomis dijo que las consecuencias para Tesla y SpaceX como empresas serán una pérdida de buenos talentos de ingeniería y un impacto tanto en la "marca personal de Musk como en la marca de sus empresas en términos de su buena fe". "Mira lo bien que le salió esto a Jamie Dimon", añadió Loomis.

David Lewis, director general de OperationsInc, una empresa de consultoría de recursos humanos de Connecticut, dijo que las empresas que dictan la vuelta a la oficina a tiempo completo -o cómo los empleados deben trabajar a distancia- se están perdiendo el panorama general. Lewis señaló que la tasa de desempleo de EE.UU. es del 3,6% y que actualmente hay más de 11 millones de puestos de trabajo vacantes.

Para los trabajadores TI, el desempleo es sólo del 2%, según CompTIA, una asociación sin ánimo de lucro para la industria y la mano de obra de este sector. Pero, como señaló Loomis, Tesla es una empresa atípica con fama de tener una plantilla ferozmente leal y con posibles trabajadores que se abren paso hasta sus puertas.

"En la mayoría de las empresas, un movimiento como éste, teniendo en cuenta el mercado de trabajo, sería estratégicamente pobre y probablemente daría lugar a que muchos decidieran marcharse. Esto es Tesla, y como tal, él [Musk] puede tener suficiente caché en su marca y cultura para salirse con la suya", dijo Lewis. "Aun así, eso sólo significa, en mi opinión, que en lugar de un éxodo masivo perderá menos [empleados]. La pregunta es cuántos menos".

 

¿Seguirán otros CEO el ejemplo de Musk?

En última instancia, Musk se arrepentirá de su estrategia, dijo Lewis, porque está apostando a que sus empleados y sus prioridades sean muy diferentes de los de otras organizaciones, "por el simple hecho de que su deseo de trabajar para Tesla supera su deseo de un mejor equilibrio de la vida laboral".

"Acaba de lanzar esencialmente una campaña publicitaria masiva que comunica que Tesla es una empresa de ‘sólo oficina’, lo que podría resultar muy problemático para los que tratan de desarrollar una cartera de candidatos para ellos", dijo Lewis.

Sin embargo, si Musk consigue retener a la gran mayoría de su plantilla después de haber puesto el grito en el cielo con su política de trabajo en la oficina, existe la posibilidad de que otras empresas sigan su ejemplo. Es una estrategia sobre la que Lewis y otros expertos advierten.

"Imagino que algunas empresas observarán de cerca y seguirán su ejemplo si tiene éxito", dijo Gold. "Pero la verdad es que muchas empresas ya han decidido que la productividad de sus trabajadores y el rendimiento de sus productos no se han visto afectados negativamente por tener trabajadores a distancia, al menos a tiempo parcial. Así que, si no está roto, ¿por qué arreglarlo si va a hacer infeliz a la gente?".

El mayor problema al que se enfrentan Musk y sus empresas gira realmente en torno al estilo de gestión, dijo Gold. O confías en tus trabajadores para que consigan resultados sin mirarles por encima del hombro o no lo haces.

"Si realmente crees que necesitas supervisarlos a tiempo completo en persona, entonces sugeriría que tu empresa tiene problemas mayores", dijo Gold.

Kropp, de Gartner, dijo que permitir condiciones de trabajo flexibles no sólo tiene que ver con atraer y retener a los empleados, lo cual es cierto. "Lo que las empresas a menudo no pensaron es en los beneficios de bienestar de la salud mental de los trabajadores remotos e híbridos, y eso ha sido enorme".

Lewis aconseja a otras empresas que estén atentas al impacto del mandato de Musk. Incluso en el improbable escenario de que Musk pueda demostrar de hecho un resultado exitoso "sin ningún indicio de rotación o problemas para cubrir los puestos de trabajo", dijo Lewis, las empresas aún deben ser cautelosas de seguir el ejemplo.

"En general, creo que Elon pone a prueba regularmente los límites de su empresa y de su marca personal. Este movimiento está mal concebido y es perdedor", dijo Lewis.



Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: