Adquisiciones
Twitter

Elon Musk quiere comprar Twitter por 43.000 millones de dólares

El dueño de Tesla intenta comprar la red social y convertirla en una empresa privada.

Elon Musk
Créditos: Duncan Hull

Elon Musk, una de las personas más ricas del planeta, quiere comprar Twitter. No solo comprarla, de hecho, sino adquirir el 100% de las acciones de la compañía y hacer que la red social vuelva a ser una empresa privada. Una semana después de desvelar la adquisición del 9,2% de las acciones de la compañía, el dueño de Tesla ofrece ahora 54,20 dólares por acción por el resto. La operación ascendería, por tanto, a 43.400 millones de dólares y se trataría de una compra hostil.

En la obligada presentación de esta OPA ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos —conocida como SEC—, Musk señala que Twitter necesita transformarse en una empresa privada. "Mi oferta es la mejor y la definitiva y si no se acepta tendría que reconsiderar mi posición como accionista", en palabras del ejecutivo.

La venta inmediata del 9,2% de las acciones de la empresa que cotizan en bolsa sería un duro golpe para la red social. De hecho, Musk había sido valorado para ocupar un puesto en el consejo de administración de Twitter; no obstante, una de cuyas condiciones para que esto ocurriera era que su nueva compra de acciones de la compañía no superara el 15%. Ahora está claro por qué este nombramiento no prosperó.

En una nota de comunicaciones adicionales entre Musk y Twitter, el propio Musk aclara: "Esto no es una amenaza, simplemente no es una buena inversión sin los cambios que hay que hacer". Musk no ha desvelado qué cambios tiene en mente. Ha criticado con frecuencia la postura de la empresa sobre la libertad de expresión y los algoritmos patentados y ha declarado que estaba considerando la posibilidad de crear su propia red social.

Se estima que, si la operación tiene éxito, Musk gastaría aproximadamente una quinta parte de su patrimonio neto en la empresa¿Saldrá adelante esta operación? De momento, es una incógnita. La compra inicial de acciones de Twitter por parte de Musk y su retraso en informar de la compra han violado técnicamente las normas de presentación de la SEC, y la diferencia en el precio de las acciones le ha supuesto más de 150 millones de dólares. El consejo de administración de Twitter puede aceptar la oferta, pero si la rechaza, el resto de los accionistas de la compañía podrían votar a favor de ella de todos modos.

 

Reacciones

Como era de esperar, Twitter y otras redes sociales han explotado con esta noticia, muy comentada y seguida también por todo un ejército de fans de Elon Musk y Tesla y de detractores. Según el equipo de analistas de Globaldata, la compra de Twitter por parte de Elon Musk aumentaría su potencial de comercialización, pero plantearía problemas de desinformación. En concreto, Daniel Clarke afirma que "la oferta de comprar Twitter refleja directamente la aversión de Elon Musk a la burocracia ortodoxa de los consejos de administración y a lo que considera obstáculos reglamentarios innecesarios. Ser miembro de un consejo de administración requiere ciertas normas de comportamiento. Convertirse en miembro de un consejo de administración podría no ser la forma más eficaz para Musk de alcanzar sus objetivos".

El analista apunta que Twitter es una plataforma que apenas ha cambiado su interfaz de usuario durante más de una década. "Le cuesta añadir nuevos usuarios, pero sus usuarios actuales son los más fieles de todas las plataformas de medios sociales. El potencial de crecimiento y comercialización de la plataforma es enorme. Quizá lo más importante es que Twitter es la plataforma de medios sociales donde se mezclan el debate político, los anuncios empresariales y la cultura popular. Es el mejor lugar para que un multimillonario de la tecnología como Musk cuide su imagen", añade.

Por su parte, Robert Penman, otro analista de Globaldata, añade: "No es de extrañar que sea difícil ver un vínculo entre Twitter, Tesla y Space X. Se sabe que Musk duerme en la fábrica de Tesla y se dedica a estudiar conceptos de ingeniería día y noche, mientras que Twitter es su válvula de escape, donde también pasa gran parte de su tiempo. Desde declaraciones sobre el precio de las acciones de Tesla hasta memes y ataques ad hominem contra diversos objetivos, Musk considera Twitter una plataforma para todo tipo de conversaciones. Todavía está por ver si los fieles usuarios y accionistas de Twitter comparten la visión de Musk, lo que probablemente dará lugar a meses de disputas".

Respecto a los asuntos regulatorios relacionados con la operación, Rachel Foster-Jones, también de la firma de análisis, asevera: "Los reguladores de todo el mundo se estremecerán ante las posibles implicaciones en torno a la libertad de expresión si la OPA de Musk tiene éxito. Está claro que Musk se toma en serio la promoción de la libertad de expresión en beneficio de la democracia, pero la línea que separa la libertad de expresión de la incitación al odio o la desinformación es cada vez más confusa y los intentos de cambiar Twitter podrían llevar fácilmente a que estas cuestiones se salgan de control".

Esto, añade, "responde a una tendencia de multimillonarios que buscan controlar los medios digitales, como Donald Trump y Jeff Bezos. Una de las principales preocupaciones es que el velo de la libertad de expresión puede ser utilizado para crear el caldo de cultivo perfecto para la propagación de la desinformación y el abuso online".

 

 



Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: