Teletrabajo
Apple
TI
Google
Facebook
Amazon

Google y otras tecnológicas añaden espacio de oficinas en previsión de un gran retorno

En un cambio de rumbo con respecto a los primeros días de la pandemia, las empresas están comprando y alquilando más espacio de oficina en previsión de que los trabajadores vuelvan a sus escritorios.

Oficinas Google

Desde enero de 2020, Alphabet, la empresa matriz de Google, ha gastado casi 100 millones de dólares en la ampliación de su cartera de inmuebles comerciales en Estados Unidos, incluida una oficina de 28,5 millones de dólares que compró en Sunnyvale (California) en el momento álgido de la pandemia.

Más recientemente, Alphabet anunció en enero que gastaría 1.000 millones de dólares en un entorno de oficinas tipo campus en Londres.

"Introduciremos nuevos tipos de espacios de colaboración para el trabajo presencial en equipo, así como la creación de más espacio general para mejorar el bienestar", escribió Ronan Harris, director general de Google UK, en una entrada de su blog. "Introduciremos espacios para equipos, que son nuevos tipos de espacios flexibles, que pueden reconfigurarse de múltiples maneras, apoyando el trabajo concentrado, la colaboración o ambos, en función de las necesidades del equipo. La nueva remodelación también contará con espacios de trabajo cubiertos al aire libre para poder trabajar al aire libre."

El objetivo, según explicaba Harris, es ofrecer a los empleados un espacio flexible con comodidades para atraerlos de nuevo a la oficina, al tiempo que reconoce que muchos de ellos siguen queriendo trabajar desde casa "un par de días a la semana".

La tendencia de expansión de las oficinas va mucho más allá de Google. En 2019, antes de la pandemia de COVID-19, las organizaciones estadounidenses compraron 60.346 propiedades comerciales, según Altus Group, una firma de bienes raíces comerciales. Esa cifra bajó a 57.174 en 2020, pero repuntó el año pasado a 78.354 propiedades.

Y en el primer trimestre de 2022, las organizaciones ya han comprado 22.423 propiedades comerciales. Si esta tendencia continúa, el número de edificios de oficinas comprados este año superaría a los adquiridos en 2021.

"Las cifras coinciden con el aumento de Google en la acumulación de espacio de oficinas, por lo que parece que la Gran Renuncia no está pasando factura a estas empresas", dijo Ray Wong, vicepresidente de Operaciones de Datos de Altus Group. "Hemos visto una gran actividad entre las empresas tecnológicas que están adquiriendo más espacio, no sólo comprándolo, sino alquilándolo. Las Amazons y las Facebook, todas están adoptando la estrategia de expansión".

En un principio, Estados Unidos se deshizo de 138,4 millones de pies cuadrados (casi 13 millones de metros cuadrados) de espacio de oficinas en el año y medio posterior a la declaración del COVID-19 como pandemia mundial. Los datos mostraron que más compañías empezaron a subarrendar su espacio a medida que la fuerza de trabajo se volvía más ágil. Ante la incertidumbre sobre cómo serán las plantillas híbridas, los propietarios y ocupantes de inmuebles empezaron a ofrecer plazos de arrendamiento y subarrendamiento más cortos, según un informe de 2021 de la empresa inmobiliaria Cushman & Wakefield.

Los plazos de arrendamiento más cortos resultaron ser el movimiento correcto, ya que las empresas se están moviendo ahora para reclamar ese espacio.

El inventario de subarrendamiento de oficinas ha disminuido por segundo trimestre consecutivo, según el último informe de Cushman & Wakefield. "No hay un estándar para el futuro", ha explicado en su último informe. "La mayoría de las organizaciones creen que la oficina es ahora el lugar para construir la cultura y para inspirar la creatividad y la innovación".

Sobre la base de los 90 mercados estadounidenses rastreados por Cushman & Wakefield, el arrendamiento total en el primer trimestre de 2022 aumentó un 19% con respecto al primer trimestre de 2021, y la actividad de arrendamiento móvil de cuatro trimestres ha aumentado un 41% con respecto a hace un año. El arrendamiento de espacio de oficinas de clase A se ha acelerado aún más; ha aumentado un 47% interanual. Con 349 millones de pies cuadrados (unos 35 millones de metros cuadrados) de arrendamiento total en los últimos cuatro trimestres, Estados Unidos vuelve a estar por encima de su media histórica prepandémica en un 1,4%, según la empresa.

"Una cosa que diría es que una talla no sirve para todos. Si alguien te dice que todo el mundo está reduciendo el espacio tras la pandemia, eso no es cierto", dijo David Smith, jefe de investigación de ocupantes de Cushman & Wakefield. "Las empresas se están replanteando cómo se orienta ese espacio. Se centran en el espacio de colaboración y en espacios de distinto tamaño. Estamos viendo que las empresas buscan ampliar sus carteras. Este es un momento oportuno para hacerlo. Ya lo hemos visto en otras recesiones: asegurar el espacio a largo plazo con mejores tarifas o concesiones".

 

Hacia espacios tipo hot-desking o escritorio compartido

A medida que las organizaciones empiezan a entender cómo será una plantilla híbrida, muchas están ampliando sus metros cuadrados para crear espacios de trabajo más seguros y atractivos que permitan una mayor superficie entre los escritorios, hot desking (compartir escritorios), grandes salas de estar o zonas de descanso y espacios exteriores más amplios. También apuestan por que las plantillas sigan creciendo con el tiempo a medida que sus empresas se expanden.

"Con el tiempo, en comparación con hace un año, hay una mayor disposición a volver a la oficina y Google y los propietarios de inmuebles están estudiando qué tipo de servicios atraerán a la gente", afirma Wong. "Con las empresas tecnológicas, van a crecer y están anticipando cuál es ese crecimiento. Han determinado que necesitan inmuebles potenciales en el futuro para cumplir sus objetivos estratégicos".

 

"La conclusión es que las organizaciones se centran en la flexibilidad"

La industria tecnológica siguió siendo el motor dominante de los arrendamientos hasta finales de 2021, representando el 21% de la actividad del cuarto trimestre, según Jones Lang LaSalle IP (JLL), una empresa de servicios de gestión de inversiones e inmuebles comerciales. Las empresas de alta tecnología añadieron alrededor de 3,3 millones de pies cuadrados (unos 40.000 metros cuadrados) de espacio de oficinas alquiladas en los últimos tres meses de 2021.

"No se trata solo de empresas tecnológicas", dijo Wong. "Algunas firmas se están expandiendo en previsión del crecimiento o reajustando sus necesidades de espacio a lo que puedan necesitar dentro de tres o cinco años".

El mes pasado, la tasa media de ocupación en el Barómetro de Vuelta al Trabajo de Kastle System subió al 40,5%, frente al 39% de noviembre de 2021. Esa es la tasa más alta desde marzo de 2020, y todas las ciudades en el barómetro vieron aumentada su ocupación. (El barómetro mide las tasas de ocupación en 10 áreas metropolitanas, incluyendo la ciudad de Nueva York, Chicago, Houston y Washington D.C.).

Kastle Systems es un proveedor de seguridad gestionada para más de 10.000 empresas en todo el mundo; utiliza los datos de las tarjetas de identificación de los empleados para determinar la ocupación de los lugares de trabajo.

Según Peter Miscovich, director general de JLL, las empresas están optando por alquilar edificios nuevos o renovados en lugar de los más antiguos, que suelen convertirse en espacios residenciales o en residencias para personas mayores o asistidas. También están adoptando más el modelo de espacio colaborativo o "hot-desking", en el que se comparten los escritorios, en función de los días de trabajo programados en la oficina, según Phil Ryan, director de investigación de JLL en EE.UU.

El uso de la oficina está aumentando lentamente, sobre todo porque el miedo de los empleados a la COVID-19 está disminuyendo y las empresas globales están obligando a un cierto nivel de asistencia a la oficina, tal y como explica Robin Powered Inc, un proveedor de software que permite a los trabajadores reservar tiempo de escritorio.

Los empleados estadounidenses trabajan desde la oficina una media de 4,9 días al mes, frente a los 3,7 días de diciembre de 2021, según un nuevo informe de Robin. "...Es bueno ver un aumento lento y constante, incluso cuando la variante Omicron frenó el crecimiento en esta categoría en enero", ha explicado Eric Lani, gerente de análisis de productos de Robin.

Tanto en Estados Unidos como en Europa se ha producido un aumento del 18% en el número total de empleados que trabajan desde la oficina en el primer trimestre de 2022, en comparación con los últimos tres meses de 2021, según Robin.

"Estas cifras no cuentan toda la historia", aclara Lani en una publicación del blog. "A pesar de las tasas de crecimiento consistentes, las tasas de ocupación diaria promedio para las dos regiones son muy diferentes. Las empresas de EE.UU. experimentan una capacidad de oficina del 25%, mientras que Europa se sitúa en el 35%, lo que indica que los miembros de los equipos en la UE trabajan desde la oficina con más frecuencia".

La tasa de rebote —el porcentaje de personas que acuden a la oficina una sola vez durante un periodo de 30 días— descendió al 18% en el primer trimestre de 2022, la más baja desde la primavera de 2021, lo que indica que la gente vuelve a la oficina de forma más constante, según Lani.

El tráfico en la oficina no se limita a los empleados. La empresa media recibe unos cinco invitados al mes. Los tipos de invitados más comunes son los asistentes a eventos corporativos (20%) y los clientes (15%), según Lani.

Las empresas que quieren que la gente esté en sus cubículos deben centrarse en las zanahorias, no en los palos, según David Lewis, director general de OperationsInc, una empresa de consultoría de recursos humanos de Connecticut. En otras palabras, dejar que los propios empleados descubran los beneficios de estar en la oficina en lugar de obligarles a estar allí.

Aunque la asistencia a las oficinas sigue estando por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, ha seguido repuntando hasta marzo, según Cushman & Wakefield, y es probable que los espacios de trabajo reimaginados impulsen una mayor demanda a lo largo de 2022.

Los empleados que tuvieron una experiencia positiva durante su primera visita a la oficina acudieron un 10% más a menudo que los que tuvieron una experiencia negativa, según el estudio de Robin Powered.

La recuperación de las oficinas se diferenciará por la calidad del edificio, la clase y el tipo de submercado. Hasta la fecha, los submercados suburbanos se han recuperado ligeramente más rápido, y el espacio de oficinas de clase A sigue teniendo una mayor demanda. Las oficinas de clase A son los edificios más prestigiosos que compiten por los usuarios de oficinas de primera categoría con rentas superiores a la media de una zona determinada.

"Los trabajadores quieren una experiencia de calidad en la oficina", asegura Smith de Cushman & Wakefield. "Quieren una mejor calidad del aire y acceso al exterior, y quieren estar en las mejores ubicaciones. Todas esas cosas son más importantes en un entorno de trabajo ágil, y para que la oficina valga la pena y sea productiva para el trabajador".

 

Los empleados de Apple no quieren volver a la oficina

Pese a los desvelos de las compañías, no todos los empleados están dispuestos a volver a la oficina, por muy atractivo que sea el espacio, ni a la rigidez de horarios y días presenciales. Los empleados de Apple, nada menos, se han rebelado contra la política de regreso al trabajo obligatorio de la tecnológica. 

Un grupo de empleados de Apple está rechazando un mandato de la compañía que les exige regresar a la oficina tres días a la semana. El grupo, que se autodenomina “Apple Together”, publicó una carta abierta a los ejecutivos criticando el programa Hybrid Work Pilot de la empresa, calificándolo de inflexible.

Entre otras quejas, la carta anónima calificó el requisito de la compañía de que los empleados pasen tres días en la oficina como muestra de “casi ninguna flexibilidad”.

“El trabajo en la oficina es una tecnología del siglo pasado, de la era anterior a la Internet omnipresente con capacidad para videollamadas y todos en la misma aplicación de chat interna”, dice la carta. "Pero el futuro se trata de conectarse cuando tenga sentido, con personas que tengan aportes relevantes, sin importar dónde se encuentren".

Los empleado de Apple "díscolos" piden en su escrito que la compañía confíe en ellos, porque saben como aportar comtribuir al éxito de la empresa, a la que todo soñaron unirse algún día, pero que en la actualidad no comparte su visión de futuro del trabajo, alejada de la visión del equipo directivo. 

En la carta, los trabajadores reconocen los beneficios de la colaboración presencial, no limitada por la tecnología, para los procesos creativos, pero insisten en que "para muchos de nosotros, esto no es algo que necesitamos todas las semanas, a menudo ni siquiera todos los meses, definitivamente no todos los días. El plan piloto de trabajo híbrido de la empresa es una de las formas más ineficientes de permitir que todos estén en una habitación, en caso de que surja la necesidad de vez en cuando.

Según analiza este grupo de trabajadores, el mandato de acudir tres días a al asemana a la oficina cambiará la composición de la fuerza laboral de Apple "y será más joven, más blanca, más dominada por hombres y favorece a qien puede trabajar para la empresa", no quien sea mejor trabajador o trabajadores. 

Esta "revuelta" digital de los empleados de Apple es la respuesta al CEO de Apple, Tim Cook y su memorando de marzo al personal, en el que decía a los empleados que debían regresar a la oficina al menos un día por semana a partir del 11 de abril. El memorando luego describió un plan para aumentar el trabajo en la oficina a dos días por semana a partir de 2 de mayo y tres días en la oficina —lunes, martes y jueves— a partir del 23 de mayo.

Apple no es el único que pide que una fuerza de trabajo híbrida vuelva a la oficina una cierta cantidad de días a la semana. Citigroup, BNY Mellon, Google y Twitter se encuentran entre los que también adoptan una fuerza laboral híbrida con días en la oficina, aunque Twitter les ha dicho a los empleados que pueden continuar trabajando de forma remota, incluso con las oficinas abiertas.

La baja tasa de paro en EE.UU. y la necesidad de cubrir millones de puestos vacantes confiere a los empleados la posibilidad de plantarse ante las obligartoriedad de la vuelta a la oficina, y se produce la necesidad de lograr un equilibrio entre lo que el empleador cree que necesita para mantener la cultura corporativa y una experiencia de colaboración y lo que quieren los trabajadores.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Gamificación Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: