La industria del vehículo autónomo quiere despegar a pesar de la falta de legislación

Empresas como Tesla, Waymo de Alphabet o Cruise quieren empezar a generar ingresos tras años de inversiones multimillonarias en un segmento en el que hay un fuerte vacío legal, sobre todo en Estados Unidos.

Google coche autónomo

La industria del vehículo autónomo, formada por grandes jugadores como Tesla, Waymo de Alphabet o Cruise de General Motors, está empezando a intentar monetizar sus tecnologías toda vez que tratan de adaptarse a los marcos legales, sobre todo en Estados Unidos. Este grupo espera que los primeros vehículos independientes estén en las carreteras del país en los próximos dos o tres años, independientemente de que haya una regulación o no de tráfico para este sector. De hecho, la propia Cruise ha anunciado recientemente que, a través de la entidad financiera SofttBank, invertirá más de 1.000 millones de dólares en lanzar operaciones comerciales de su proyecto de taxi robot, según publica Reuters.

Y, es que, este grupo está empezando a sentir la presión por comenzar a generar ingresos durante la próxima década tras los miles de millones invertidos en este tipo de tecnologías, mientras la legislación sigue estancada en el Congreso, a pesar de los esfuerzos de la industria. Pero, esto ha permitido que en varios estados, como Arizona y Texas, ya se hayan desplegado taxis robotizados o camiones autónomos. Por ejemplo, Waymo ya ha realizado miles de viajes en taxis de este tipo en Phoenix, aunque su servicio se encuentra bastante limitado.

“A día de hoy nos encontramos con regulaciones diferentes en los 50 estados”, dice a la agencia de noticias Chris Urmson, director ejecutivo de Aurora Innovation, una de las empresas que quiere aterrizar sus estrategias en el país. “Hay una urgencia real para esta tecnología”.

Pero, por otra parte, hay sindicatos que se muestran escépticos frente a estas tecnologías por el “riesgo de perder miles de empleos de fabricación y transporte si el Congreso no actúa con decisión y la industria de los coches autónomos queda completamente sin un marco legislativo”, tal y como afirma John Samuelsen, presidente del Sindicato de Trabajadores del Transporte de Estados Unidos. Estos reclaman que las empresas de vehículos autónomos sean más transparentes en cuanto al funcionamiento de sus sistemas y a los accidentes que se producen. “Todos los ciudadanos y trabajadores merecen saber si un coche autónomo que viaja junto a ellos es lo suficientemente seguro como para compartir la misma carretera o lugar de trabajo”.

Por su parte, el ya expresidente de Tesla, Elon Musk, ha declarado que le sorprendería que la conducción autónoma no fuese más segura que la humana en el futuro.

Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: