Startups

La Ley de Startups encara su recta final con enmiendas clave

La facturación de estas jóvenes empresas pasa, por definición, de cinco millones de euros a 10 millones.

Carme Artigas

El texto definitivo de la nueva Ley de Startups pasa esta semana por su examen final en el Congreso. Y lo hace con modificaciones substanciales desde que se anunciara en junio del año pasado, tras las 56 enmiendas propuestas, tal y como ha comentado Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, en rueda de prensa, quien ha señalado que la diferencia entre síes y abstenciones durante la votación puede ser clave para que la norma entre “inmediatamente” en vigor y no tenga que pasar por el Senado y una segunda vuelta. Si esto sucede, debido a la fragmentación política de la corte, a pesar de que el consenso entre los distintos grupos políticos es favorable, el Gobierno no comprende otra fecha más allá del 1 de enero de 2023.

Entre los principales cambios de la ley destaca uno en particular, basado en la definición de startup, que pasa de ser una compañía de hasta cinco años de edad con cinco millones de euros de facturación a 10 millones. Asimismo, tiene como base la reducción de los tipos de impositivos. En concreto en el impuesto de Sociedades y sobre la renta de no residentes, que caerán del 25% al 15% en los cuatro primeros años.

Otra clave del documento pasa por la atracción y retención del talento. Asentada sobre datos como que España ha sido el segundo destino elegido para teletrabajar durante la pandemia de la COVID-19, la norma establece una visa nómada digital, de hasta un año, que propone que los empleados españoles que no llevan más de cinco años trabajando en el extranjero puedan volver con una reducción del 50% en la cotización. Este efecto se extiende para las personas extranjeras de alta cualificación que quieran comenzar sus actividades en España. Asimismo, se establece la figura del emprendedor en serie. “En este país hay aversión al riesgo”, ha dicho la política. “Por eso queremos reconocer el carácter de equivocarse y volver a empezar”. Por ello, estas personas, y las que quieren reinvertir sus beneficios en montar otras empresas, podrán beneficarse de la ley con hasta cuatro compañías seguidas siempre que mantengan los mismos socios fundadores.

 

“No pretendemos ser un paraíso fiscal”

Para Artigas, el documento es “ambicioso, de país” y reconoce que las startups requieren de grandes inversiones y de talento para enfrentarse a la “batalla” del mercado global. “Antes tenían dificultades competitivas, pero ahora se sitúan a la cabeza de los mejores países del mundo”. Sin embargo, ha matizado, con esto “no nos convertimos en paraíso fiscal, ni pretendemos serlo”.



Contenido Patrocinado

Otros especiales

Partnerzones

Servicios que marcan la diferencia

Acronis Backup 12 cloud Whitepapers


Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

Registro:

Eventos: