SAP

La salida de Hasso Platner marca un punto de inflexión en SAP

Su marcha marca el final de la era fundacional de la tecnológica y añade más complejidades a medida que se enfrenta a los esfuerzos de reestructuración en curso, entre muchos otros retos que resolver.

Hasso Platner, SAP

Es difícil imaginar a SAP sin Hasso Platner, quien ha estado presente desde sus inicios y ha dado forma a la carrera del fabricante de software más grande de Europa. El fundador ha sido, durante más de cinco décadas, miembro de la junta directiva y, más recientemente, presidente del consejo de supervisión. A sus 80 años ha decidido renunciar a su puesto y finalizar su etapa en la tecnológica alemana.

En abril de 1972, cinco antiguos empleados de IBM fundaron Systemanalyse und Programmentwicklung GbR, que más tarde se convertiría en SAP. Desde el inicio, el principio clave del diseño en SAP ha sido la integración de componentes individuales donde los usuarios podían realizar tareas. En los primeros años, programaron módulos para la contabilidad financiera, las compras, la gestión de inventarios, la recepción de pedidos, la planificación de materiales, facturación y auditoría. El concepto de un sistema integrado en combinación con arquitecturas informáticas cada vez más potentes de IBM y Siemens supuso una revolución.

Este fue el punto de partida de una historia de éxito sin precedentes que ha permanecido estrechamente vinculada a lo largo de las décadas con los fundadores originales, principalmente el propio Plattner y Dietmar Hopp. Mientras que las startups de hoy en día están infladas con inversiones multimillonarias y bajo una gran presión, las cosas eran más tranquilas en SAP. “Nuestra fase inicial duró unos 15 años”, cuentan.

Después de la salida a Bolsa en 1988, Hopp y Plattner compartieron el poder de SAP de mutuo acuerdo. Hopp asumió el cargo de CEO hasta 1998 y Plattner se encargó de la tecnología y el desarrollo, así como de la llegada de la empresa al mercado estadounidense. "El período entre 1988 y 1992 fue maravilloso", dijo Plattner en una entrevista con el Proyecto de Historia Oral del Programa de Premios Smithsonian. "Pasé todos los días desarrollando software. Fue un gran momento".

Pero no siempre ha sido un camino de rosas. Cuando se trataba de otras decisiones de personal en las que Plattner tenía algo que decir, la empresa no siempre tuvo buena suerte con el liderazgo sucesivo y los aumentos en las tarifas de mantenimiento, que golpearon la relación con el cliente durante años, por lo que SAP tuvo que revisar su política de precios. El entonces director general, Bill McDermott, dimitió sorpresivamente a finales de 2019 para pasar a ServiceNow, y el doble liderazgo de Christian Klein y Jennifer Morgan sólo funcionó durante un corto tiempo.

A pesar de las críticas, no se puede exagerar la influencia de Plattner en la estrategia de SAP, ya que fue la fuerza impulsora detrás del desarrollo de R/3 a principios de la década de 1990, y en 2010, su proyecto favorito, la base de datos en memoria HANA, tuvo una importante presencia en el mercado. Y la tecnología constituyó la base de la nueva generación de productos ERP S/4HANA, lanzada en 2015.

Sin embargo, a lo largo de los muchos cambios, Plattner y todo el consejo de supervisión respaldaron repetidamente a la gerencia. "Sin este apoyo, no hubiéramos podido llevar a cabo los cambios de estrategia de hace tres años, especialmente sabiendo el riesgo de que el precio de la acción cayera un 30%", dijo Klein, quien reiteró que los cambios en SAP continuarán.

 

Planes de sucesión mejor trazados

En medio de la reacción violenta por la lentitud del proceso de sucesión, Plattner fue reconfirmado en su cargo por dos años más en 2022. "Poner mi puesto como presidente del consejo de supervisión en las manos adecuadas es una tarea muy importante y emotiva para mí, en la que he estado trabajando durante algún tiempo", dijo Plattner en la Junta General Anual de SAP en mayo de 2022.

Luego, en 2023, hubo un movimiento entre el consejo de supervisión para traer a Punit Renjen, exCEO de Deloitte, a quien creían que encajaría adecuadamente para reemplazar a Plattner. "Esto iniciará una transición estructurada en la parte superior del consejo de supervisión, lo que garantizará la continuidad necesaria para un mayor crecimiento de nuestra empresa".

Pero tres meses antes de que Renjen comenzara, se echó atrás en una decisión mutua y luego encontró al exjefe de Nokia, Pekka Ala-Pietilä para ocupar el puesto."En Pekka Ala-Pietilä, hemos encontrado un líder que no solo aporta un profundo conocimiento de nuestra industria y de la complejidad de la gobernanza europea de la SE, sino que también ha sido un aliado importante en muchos de los momentos clave de SAP", aseguraba Plattner. "Con su elección, estoy seguro de que el consejo de supervisión de SAP está en las mejores manos".

Sin embargo, el hecho es que SAP está experimentando el cambio estratégico más fundamental de su historia. Y la clientela  es una masa lenta, por lo que ponerlos en marcha no es fácil. La migración a la nueva generación de productos fue difícil de poner en marcha. Pero para Plattner, la vacilación es incomprensible.

"Me entristece que sigamos enfrentándonos a las mismas preguntas y preocupaciones después del gran éxito de ventas, las implementaciones completadas en un tiempo récord y los clientes productivos satisfechos", escribió Plattner en un artículo invitado para la edición alemana de ComputerWorld en 2015, un sentimiento que sigue siendo relevante hoy en día. Por encima de todo, la cuestión del valor empresarial sigue impulsando a las empresas usuarias en tiempos de presupuestos de TI ajustados.

 

Una cuestión de nube

Si bien los fundadores de SAP dominaron los principales puntos de inflexión en el último milenio, especialmente desde el mainframe hasta la era cliente-servidor, la empresa, incluida Plattner, se sorprendió por la dinámica de la nube. SAP no quiere cometer el mismo error cuando se trata de IA. SAP coopera con proveedores de LLM y ha lanzado su propio bot de IA, Joule. Pero para beneficiarse de las nuevas tecnologías de IA, los clientes tendrán que cambiar a S/4HANA y pasar a la nube.

Además de la transformación en el lado del cliente, SAP también está cambiando. A principios de este año, Klein anunció un programa de reestructuración integral para dirigir al grupo más hacia la nube y la inteligencia artificial, que Plattner respalda. Después de las difíciles decisiones de 2020 de centrarse por completo en el negocio de la nube, el desarrollo de escenarios de aplicaciones de IA requiere un nuevo cambio de recursos y una reestructuración, escribió Plattner en su última carta para la Junta General Anual de 2024. "Pero SAP necesita evolucionar y hacer los cambios necesarios para garantizar el éxito a largo plazo de la empresa para todos sus grupos de interés", agregó. "El consejo de administración ha tomado estas decisiones en consulta con el consejo de supervisión y apoyamos plenamente esta estrategia".

 

Lo que viene después

En los últimos años, Plattner no se ve mucho en Alemania, pero los usuarios siguen rindiéndole homenaje. "Plattner ha creado el trabajo de toda una vida en los últimos 50 años", escribió el grupo alemán de usuarios de SAP DSAG. "Por ello, merece el más sincero respeto y reconocimiento de las 3.800 empresas clientes que representamos en Alemania, Austria y Suiza. DSAG desea agradecer a Plattner por su incansable trabajo, que ha hecho de SAP una empresa de software de clase mundial".

Pero Plattner seguirá teniendo presenci, continuando trabajando como mecenas y benefactor. En 1998, fundó y financió el Instituto Hasso Plattner de Ingeniería de Sistemas de Software en Potsdam, convirtiéndose así en uno de los principales patrocinadores privados de la ciencia en Alemania. También ayudó a renovar varios edificios y financió la reconstrucción del Palazzo Barberini, uno de los museos más visitados de Alemania. También está involucrado en el sector educativo y cultural, fundando la Fundación Hasso Plattner en 2015 y promoviendo causas benéficas de atención médica y educación para la salud en Sudáfrica. "¿Qué pasaría si alguna vez me preguntaran por qué no hice nada?", reflexionó recientemente durante una entrevista con la edición alemana de ComputerWorld. "No quiero decir que fue demasiado arriesgado o demasiado difícil para mí. Estas no son buenas respuestas".



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital