IA
Empresa
Sostenibilidad
IA generativa

“Nuestra estrategia, de manera simplificada, es acelerar la adopción de la IA”

Jeff Clarke, vicepresidente y director de Operaciones de Dell, ha utilizado el altavoz del Dell Technologies World para evidenciar cómo la IA está transformando los datos en “sabiduría”. He aquí las claves de su intervención.

Jeff Clarke
Jeff Clarke, vicepresidente y director de Operaciones de Dell Technologies, durante un reducido encuentro con prensa internacional en el marco del DTW 2024. Créditos: Irene Iglesias.

Jeff Clarke, vicepresidente y director de Operaciones de Dell, ha protagonizado una de las grandes ponencias de la edición 2024 del Dell Technologies World, cita en la que ha podido estar presente ComputerWorld España invitado por la compañía. Durante su comparecencia, el alto ejecutivo invitaba a echar la vista atrás, concretamente, alrededor de 300 años. “Desde el comienzo de la Revolución Industrial el mundo no había experimentado un avance tecnológico tan rápido y profundo como hoy”. Una transformación que, indudablemente, ha sido acelerada por la irrupción de la inteligencia artificial (IA) en la escena pública social y la esfera corporativa. En lugar del carbón y el acero que impulsaron aquel primer cambio de paradigma al que se refería Clarke, las materias primas de la revolución de la IA son los datos y la información.

“Las nuevas máquinas son GPU capaces de ejecutar un procesamiento paralelo masivo que realiza billones de operaciones de punto flotante por segundo", avanzó el experto. "Eso, cuando se combina con estructuras de IA de alta velocidad, almacenamiento de alto rendimiento, modelos y herramientas de datos adecuadas, transforma los datos y la información en ideas, conocimientos y sabiduría que nunca antes habíamos tenido". En este punto, incidía el portavoz de la compañía, se requiere una nueva arquitectura informática que permita manejar las cargas de trabajo de la IA. “Las arquitecturas tradicionales simplemente no están equipadas para la tarea”, afirmó Clarke. Conscientes de ello, la multinacional texana ha bautizado a esta nueva arquitectura como Dell AI Factory. “Como ocurre con cualquier fábrica, Dell AI Factory toma materia prima y datos y los convierte en algo útil, visión y conocimiento”, defendió.

 

De la teoría a la práctica: una estrategia llevada a la acción

La estrategia detrás de Dell AI Factory se cimienta sobre varios supuestos clave. Tal y como explicó Clarke, la gran mayoría de los datos se encuentran en las instalaciones, en lugar de en una nube pública, y la mitad de los datos empresariales se generan en el borde. Traducido, esto implica que, en aras de la eficiencia y la seguridad, “la IA debe incorporarse a los datos, y no al revés”. También significa que no existe un enfoque único para la IA, y que la IA requiere un ecosistema amplio y abierto y una arquitectura modular abierta.

La mayoría de las empresas no entrenarán ellos mismos grandes modelos de lenguaje (LLM, por sus siglas en inglés), sino que recurrirán a modelos de código abierto para utilizar IA generativa en sus negocios, explicó el director de Operaciones de Dell Technologies. Con el tiempo, modelos de código abierto más pequeños y optimizados ayudarán a las empresas a lograr un mejor rendimiento y eficiencia. Los canales de datos inteligentes garantizarán que la IA esté preparada con datos correctos y completos, y se realizarán inferencias en cualquier lugar donde se desee un resultado guiado por la IA, dijo.

Como consecuencia, apuntó, “las fábricas de IA deben venir en todas las formas y tamaños, desde estaciones de trabajo móviles o un solo servidor, hasta múltiples centros de datos que contengan cientos de miles de GPU conectadas como una sola computadora cognitiva”. En palabras de Clarke, “la mejor manera de poner a funcionar esta nueva arquitectura es separarla de los sistemas heredados y optimizar cada uno para su respectiva carga de trabajo”.

A su entender, las cargas de trabajo de IA requieren computación acelerada, almacenamiento optimizado de alta velocidad, estructuras de red de alto rendimiento y baja latencia, protección de datos, integración en una canalización de datos común y PC con IA. Esto, confesaba el ejecutivo, puede parecer mucho, por lo que aconseja a las organizaciones coger el toro por los cuernos y “empezar a prepararse ahora”.

 

Infraestructura de red, cimiento clave para un porvenir exitoso

Con el punto de mira puesto en el futuro, vaticinaba Clarke, “se espera que en los próximos años los requisitos informáticos aumenten astronómicamente”. Para 2030, aseguraba, sólo alrededor del 10% de la demanda informática se destinará a formación. La mayor parte se utilizará para inferir. También para 2030, la capacidad del centro de datos se multiplicará por 8 y, para finales de la década, la base de instalación de PC se actualizará y habrá dos mil millones de PC con IA en uso. Así, para arrojar algo de luz sobre las redes en el marco de la ecuación de la IA, Clarke dio la bienvenida al escenario al presidente de Broadcom, Charlie Kawwas, quien dijo que las redes son esenciales para la comunicación necesaria para dar vida a la IA a gran escala, y habló sobre los componentes de Broadcom utilizados en los nuevos conmutadores y servidores de Dell.

Al vicepresidente de la compañía también se sumó sobre las tablas Arthur Lewis, presidente de la división de Soluciones de Infraestructura de Dell, quien analizó en detalle la cartera de soluciones de IA de la organización. “Los avances que hemos visto en IA no sólo acelerarán el valor que los datos del mundo aportarán a organizaciones de todos los tamaños. Cambiará para siempre la arquitectura de los centros de datos y los flujos de datos”, afirmó Lewis. “Los silos del pasado serán desmantelados. Todo estará conectado”.

"Estamos en el centro de una revolución de la IA", aseveró el ponente, "y tenemos la cartera de soluciones de IA más amplia del mundo, desde escritorio hasta centro de datos y nube, un gran ecosistema de socios en crecimiento y un conjunto completo de servicios profesionales y de consultoría".

 

Un enfoque integral para la sostenibilidad

En el nuevo paradigma dibujado y protagonizado indiscutiblemente por la IA, la organización puso en valor el enfoque integral para la sostenibilidad con el que cuentan. “Con nuestra Dell AI Factory escalable y asociaciones de ecosistema abierto, ayudamos a nuestros clientes a desbloquear nuevas posibilidades con la IA. Con estas posibilidades, también vienen desafíos, como la transición del mundo hacia Net-Zero y el impacto que tendrá la IA generativa en el trabajo de transición climática que ya está en marcha”.

Por eso, insistía Clarke, “durante décadas hemos visto la sostenibilidad como un imperativo empresarial, por eso la tratamos como tal. Está entretejido en todas nuestras operaciones comerciales, influye en cómo diseñamos productos e innovamos en soluciones de centros de datos más eficientes energéticamente y da forma a cómo ayudamos a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos comerciales y de impacto social”. En este sentido, concluía, “adoptamos un enfoque de extremo a extremo hacia la sostenibilidad. Es un momento crucial. Somos optimistas, pragmáticos y continuaremos utilizando la cartera de tecnología y servicios más amplia de la industria, combinada con el ingenio de los miembros de nuestro equipo y socios para generar un impacto comercial, ambiental y social positivo”.



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital