Chip
fusión

Nvidia renuncia a la compra de ARM por 40.000 millones de dólares

Tras la presión ejercida por los organismos reguladores de todo el mundo, preocupados por que una sola empresa dominara la industria de los chips, Nvidia ha decidido abandonar sus planes de adquirir el mayor diseñador de semiconductores del planeta.

separar
Créditos: Pablo Garcia (Unsplash).

El fabricante de chips gráficos Nvidia ha anunciado que abandona sus planes de comprar el diseñador de chips ARM a SoftBank Group por 40.000 millones de dólares, después de la oposición de los reguladores, preocupados por un posible monopolio en esta industria si se culminaba la operación.

En un comunicado conjunto emitido por Nvidia, con sede en EE.UU., y Softbank, con sede en Japón, ambas compañías han anunciado el fin del acuerdo en el que habían estado trabajando desde septiembre de 2020 debido a "importantes desafíos regulatorios".

De producirse, esta compra habría sido la mayor realizada en la historia del sector de los chips y había levantado banderas rojas casi desde su anuncio. De hecho, como recuerda Mario Morales, vicepresidente senior de la firma de investigación IDC, las poderosas empresas que tienen licencias de la tecnología de chips de Arm estaban presionando contra la venta. "Si nos fijamos en Apple, Google, Microsoft, Qualcomm y Samsung, se trata de grandes licenciatarios de Arm que no veían con buenos ojos este acuerdo. Esto fue subestimado por las dos empresas que intentaban hacer realidad este acuerdo".

Desde Softbank, un holding multinacional y empresa de inversión con sede en Tokio, han señalado en cambio que están preparando la salida a bolsa de ARM. La nipona espera que la oferta pública tenga lugar durante el año fiscal que termina el 31 de marzo de 2023. No obstante, aún no se han anunciado los detalles al respecto.

"ARM se está convirtiendo en un centro de innovación, no solo en la revolución de la telefonía móvil, sino también en la computación en la nube, la automoción, el internet de las cosas y el metaverso, y ha entrado en su segunda fase de crecimiento", ha asegurado Masayoshi Son, presidente y consejero delegado de SoftBank. "Aprovecharemos esta oportunidad y empezaremos a preparar la salida a bolsa de Arm, y a progresar aún más".

Antes de acordar la venta de ARM a Nvidia, SoftBank había valorado la posibilidad de sacar a bolsa su filial de diseño de chips. El acuerdo de venta llegó tras dos grandes cambios en la industria. En 2020, Nvidia superó a Intel como la empresa de semiconductores más valiosa de Estados Unidos por valor de mercado. En los últimos años, Nvidia ha experimentado un enorme crecimiento en mercados como la inteligencia artificial y la computación de alto rendimiento. Ese mismo año, Apple dijo que dejaba de incorporar los chips de Intel en sus ordenadores para integrar los suyos propios, basados en la propiedad intelectual de ARM.

 

Un movimiento positivo para ARM, según los analistas

Los analistas del sector creen que la ruptura es positiva para ARM en general. Si Nvidia hubiera adquirido esta compañía, habría empujado a más licenciatarios a explorar alternativas, como RISC-V, una tecnología que ofrece un enfoque abierto para diseñar chips para ordenadores, smartphones y servidores.

"Aunque RISC-V no es ni de lejos un entorno de IP tan rico y atractivo como Arm, las presiones competitivas y la preocupación por que Nvidia obtenga información sobre el uso comercial y tecnológico de los licenciatarios de IP les habría llevado a esa dirección", afirma Jack Gold, analista principal de la firma de investigación J. Gold Associates. "Eso habría impulsado a los posibles competidores de RISC-V, algo que puede no ocurrir ahora. Así que esto significa que ARM conservará más cuota de mercado y RISC-V seguirá estando muy por detrás en sus capacidades".

Morales lo ve de otra manera. Con una salida a bolsa en ciernes, y con ARM en solitario, RISC-V tiene ahora más oportunidades de crecer como alternativa.

El modelo de negocio de RISC-V es similar al de ARM , donde vende a cualquier fabricante de chips o dispositivos. Pero ARM tiende a ser más propietario de sus diseños, en el sentido de que los licenciatarios no pueden cambiar el conjunto de instrucciones; solo pueden aumentarlo o añadirlo.

En cambio, el conjunto de instrucciones de código abierto de RISC-V permite a los miembros del consorcio y a los colaboradores alterar la propia arquitectura, lo que les permite adaptarla a un conjunto más diverso de usos.

"RISC-V está actuando de forma diferente, permitiendo una gran variedad, algo así como lo que hizo Android al principio del negocio de los teléfonos móviles", según Morales. "Y cuando ARM se lance en solitario y solicite su salida a bolsa, creo que se enfrentará a un mayor desafío por parte de un competidor financiado por grandes empresas: gente como Google, Qualcomm, Western Digital e incluso Nvidia, que forman parte del Consorcio RISC-V".

Intel ha sido el último fabricante de chips en invertir en RISC-V. La empresa acaba de anunciar que se ha unido a RISC-V International como miembro Premier. Además de muchas empresas de renombre, el Consorcio RISC-V cuenta con cientos de miembros nuevos que utilizan la arquitectura de chips. Una de ellas es Esperanto Technologies, que desarrolla aceleradores de inferencia de inteligencia artificial de alto rendimiento basados en el conjunto de instrucciones RISC-V.

Esperanto ha anunciado esta semana una asociación con Intel para utilizar las tecnologías de empaquetado de chips y silicio de Intel Foundry Services (IFS) con el fin de avanzar en su tecnología basada en RISC-V y ofrecer sus opciones de silicio de aceleración de IA en paralelo masivo para mercados que abarcan desde la nube hasta el edge.

ARM lleva intentando abrirse paso en el mercado de los centros de datos desde 2009, y ha tenido algunos problemas, recuerda Morales. La única tracción de la arquitectura de ARM en los centros de datos es la de los proveedores de servicios en la nube, como Amazon Web Services, que ha desarrollado su propia arquitectura basada en ARM para sus propias cargas de trabajo en la nube.

La mayor parte de la tecnología de chips basada en ARM se utiliza en los teléfonos inteligentes y los dispositivos portátiles. Los jugadores "atrincherados" en el centro de datos siguen siendo Intel, AMD y Nvidia. 

Y aunque el volumen de ventas de chips para el centro de datos es pequeño comparado con el de los móviles y los wearables, la mayor oportunidad de crecimiento de los ingresos sigue estando ahí, según el analista de IDC.

"El chip que se fabrica para un servidor puede tener un precio de miles de dólares; el chip de entrada para la IA podría ser de miles de dólares. Para un teléfono, que solo tiene un SOC real, [podría] costar quizá 40 dólares. Así que hay una gran diferencia desde el punto de vista de los ingresos", añade Morales.

En diciembre, la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC) interpuso una demanda para bloquear la compra de ARM por parte de Nvidia, que vende sus diseños de chips a la mayoría de los principales fabricantes de semiconductores y dispositivos informáticos y de software, como Apple, Advanced Micro Devices, Microsoft y Qualcomm.

El acuerdo propuesto habría dado a Nvidia, una de las mayores empresas de chips del mundo, el control sobre la tecnología y los diseños informáticos en los que se basan las empresas rivales para desarrollar sus propios chips competidores, señaló la FTC. Ese control "ahogaría las tecnologías innovadoras de próxima generación, incluidas las que se utilizan para hacer funcionar los centros de datos y los sistemas de asistencia al conductor en los coches", en palabras de la agencia.

La disolución del acuerdo es una victoria para los ecosistemas de licenciatarios de ARM, según Gold. Los principales actores, como Apple, Qualcomm e incluso Intel, respiran "aliviados".

"La mayoría de los principales competidores de Nvidia y/o licenciatarios de la IP de ARM (por ejemplo, Qualcomm, Nvidia, Microsoft, Apple, Intel) se oponían a la fusión, temiendo que Nvidia pudiera influir en la tecnología de ARM en su beneficio y en detrimento de los licenciatarios, o que pudiera obtener información sensible sobre cómo los competidores de Nvidia estaban utilizando la IP de ARM", señala Gold. "Aunque Nvidia declaró que no lo haría y que dejaría a ARM como una operación independiente, seguía existiendo un riesgo, aunque solo fuera una influencia sutil".

Con el acuerdo cancelado, SoftBank se quedará con 1.250 millones de dólares ya pagados por parte de Nvidia como cuota por la ruptura (previamente acordada).

SoftBank compró ARM hace casi seis años por 32.000 millones de dólares, pero ha tenido problemas para crear crecimiento en su filial de diseño de chips. En diciembre de 2021, se informó de que Nvidia había comunicado a sus socios que no esperaba que la adquisición siguiera adelante. La oposición regulatoria llegó desde múltiples países, incluida la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA), que advirtió que la fusión "crearía incentivos para cambiar el modelo de negocio de ARM y favorecer a Nvidia".

El fundador y consejero delegado de Nvidia, Jensen Huang, ha apuntado que su empresa sigue planeando conceder licencias de diseños de chips de ARM durante "décadas". “Aunque no seremos una sola compañía, nos asociaremos estrechamente con ARM. Las importantes inversiones que ha hecho [Softbank] han posicionado a ARM para ampliar el alcance de la CPU ARM más allá de la computación de cliente a la supercomputación, la nube, la IA y la robótica. Espero que ARM sea la arquitectura de CPU más importante de la próxima década”.

 


TE PUEDE INTERESAR...

Contenidos patrocinados

Especial Sanidad

Be Data Ready

Eulalia Flo Cloud

Communications Platform for Business

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research