Herramienta
Empresa

Orizon rediseña su plataforma BOA 2 potenciando sus capacidades de rendimiento

La tecnológica española ha avanzado que la nueva versión de su plataforma estará disponible en el tercer trimestre del año tras una inversión de 1,8 millones de euros y nuevos algoritmos de IA y ‘machine learning’.

Orizon ejecutivos
Ángel Pineda, CEO de Orizon, junto a José Manuel Desco, director general. Créditos: Orizon.

Renovarse o morir. Siguiendo este precepto, la tecnológica de origen español, Orizon, ha rediseñado su plataforma BOA. Así, la compañía ha anunciado la disponibilidad de esta segunda generación de la plataforma para la mejora continua del rendimiento tecnológico de las grandes empresas durante el tercer trimestre de este año. Según la propia compañía, esta nueva edición integra una serie de componentes que la sitúan en una posición predominante en el mercado. BOA 2, motor del Performance Operation Center (PoC) de Orizon, vigila de manera constante el comportamiento del software de las grandes organizaciones desde diferentes perspectivas partiendo de un concepto dinámico; es decir, mientras se ejecuta, frente al concepto clásico de calidad estática. De esta manera, durante su funcionamiento, la herramienta puede detectar posibles problemas e ineficacias de, por ejemplo, disponibilidad, tiempos de respuesta, consumo de infraestructura o cumplimientos de ANS, y propone acciones para aprovechar las oportunidades de mejora.

Tras una “potente” inversión de 1,8 millones de euros, la compañía despliega esta capacidad en el ecosistema cloud. Con ello, las grandes organizaciones podrán disponer de una vigilancia exhaustiva y en tiempo real del comportamiento de sus aplicaciones, plataformas e infraestructura en estos entornos, caracterizados por su alta complejidad y basados, en numerosas ocasiones, en tecnologías muy emergentes y poco consolidadas.

 

Valor diferencial

BOA 2 integra una serie de componentes técnicos que le brindan un valor añadido frente a sus competidores en el mercado; entre ellos, su modelo de captura de datos, su capacidad algorítmica para ordenar la información, analizar el comportamiento, detectar y resolver problemas, así como la capacidad de aprendizaje de la solución. Igualmente, la compañía analiza actualmente la disponibilidad de la solución en los principales hiperescalares (AWS, Google Cloud y Microsoft Azure), dependiendo del modelo de negocio.

Respecto al primero de estos componentes, el modelo de captura de datos, la organización ha detallado que está basado en el concepto de data lake o lago de datos, alineado con las últimas tendencias en observabilidad. Así, sin necesidad de instalar ningún tipo de agente y con independencia de su formato, BOA extrae, almacena y procesa grandes volúmenes de datos, sin límite de tamaño, procedentes de la operación de las aplicaciones e infraestructuras de las grandes empresas para ordenarlos, analizarlos y correlacionarlos con el fin último de mejorar el rendimiento tecnológico de las grandes empresas.

 

Interfaz segunda generación de BOA. 

 

Para llevar a cabo estas funciones, que se realizan fuera de la infraestructura del cliente, BOA 2 emplea una serie de algoritmos propios para el tratamiento de la información, de Amazon Simple Storage Service (S3) como repositorio de almacenamiento y de Amazon EKS para la ejecución de Kubernetes, si bien la nueva arquitectura de BOA 2 permite que estos componentes puedan cambiarse por servicios similares de otros hiperescalares. Esta aproximación, cada vez más generalizada en entornos como el de la gestión proactiva de la ciberseguridad, es parte de la orientación de la herramienta al servicio bajo el modelo de Performance Operation Center (PoC), que ofrece máxima usabilidad y resulta muy efectivo en costes para los clientes. Además, gracias a su capacidad para escalar, BOA puede procesar grandes volúmenes de información y hacerlo, además, muy rápidamente.

 

Algoritmos en aprendizaje constante

El segundo gran componente está estrechamente vinculado con los algoritmos. De hecho, y gracias al uso intensivo que hace de algoritmos de inteligencia artificial (IA) y machine learning, el 80% de la funcionalidad de la plataforma está automatizada. Estos algoritmos, apunta Orizon, son fundamentalmente de tres tipos. Los primeros, mencionados con anterioridad, son los que permiten ordenar y correlacionar la información, y embeben conocimiento para determinar qué es lo que BOA tiene que buscar.

El segundo tipo de algoritmos, y este es un aspecto diferencial de BOA desde su origen, se enfoca a la resolución de incidentes y problemas; para ello analizan el comportamiento de software desde diferentes perspectivas y detecta oportunidades de mejora. En el tercer tipo de algoritmos de BOA 2, en proceso constante de aprendizaje y entrenamiento, descansará su capacidad de predicción, capacitándola para recomendar con antelación las acciones más adecuadas.

 

Alineación con el negocio y flexibilidad

La medición constante es la clave para la optimización continua, aseguran desde la corporación; por eso, BOA 2 ofrecerá más de 150 KPI (indicadores clave de rendimiento) alineados con las prioridades y requerimientos de cada compañía. Además, la evolución de BOA también alcanzará a la presentación de datos, un módulo caracterizado, apunta Orizon, por su granularidad y por la flexibilidad en cuanto a formatos de presentación, teniendo en cuenta las necesidades de distintos perfiles profesionales (arquitectos y desarrolladores de software, producción, canal negocio, dirección y nivel ejecutivo), y cuyo acceso está securizado con Keycloak.



Contenido Patrocinado

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital