Google

Un grupo de empleados de Google se posiciona en contra de otro contrato con los gobiernos americano e israelí

Tal y como ha sucedido en ocasiones anteriores, muchos de los trabajadores de la compañía no quieren relacionarse con proyectos de tecnología militar.

google

Una facción de la fuerza laboral de Google se ha posicionado en contra del contrato de defensa de su compañía, Proyecto Nimbus, que junto con Amazon, y tasado en 1.200 millones de dólares, aporta soluciones de computación en la nube al Gobierno estadounidense y al ejército israelí. No es la primera vez que los empleados del buscador toman acciones similares, y ya consiguieron que le compañía abandonase varios proyectos similares, como el JEDI, basado en la creación de una nube para el Departamento de Defensa del país norteamericano, o el Maven, que dotaba de servicios de inteligencia artificial (IA) para el Pentágono.

En este caso, el grupo, que incluye a trabajadores palestinos, judíos y árabes, ha publicado un vídeo en YouTube expresando su preocupación por el hecho, según afirma, de que se proporcionarán capacidades de vigilancia y de IA que pueden llevar a un “sesgo antipalestino” del que ya se han hecho eco dentro de la corporación.

“Al hacer negocios con el apartheid israelí, Amazon y Google facilitarán que el Gobierno israelí vigile a los palestinos y los obligue a abandonar su tierra”, asegura el grupo, que se autodenomina Jewish Diaspora in Tech (Diáspora Judía en Tecnología).

Por el contrario, la empresa defiende que se trata de un mero contrato cloud, aunque un informe de The Intercept muestra que se está brindando un conjunto de tecnologías basadas en IA y aprendizaje automático que aumentarán las capacidades de Israel para procesar grandes cantidades de datos poblacionales.

 

No es un caso aislado

Este caso no solo es propio de Google, y los desacuerdos políticos entre empleados y gigantes tecnológicos están generando que la escasez de talento sea un problema aún mayor entre estas compañías, que constantemente intentan superar a la competencia con grandes avances en IA y otras áreas.

Por ejemplo, trabajadores de Microsoft y Amazon han hecho llamamientos similares contra proyectos que tienen implicaciones en política o en conflictos. Caso llamativo es el ya citado de Google en el Proyecto Maven, cuando 4.000 empleados firmaron una petición exigiendo a la empresa mantenerse alejada de la construcción de tecnología militar. Ahora, parece que la organización no está por la labor de retroceder. En declaraciones a The New York Times, el portavoz de la firma, Shannon Newberry, ha señalado que “prohibimos las represalias en el trabajo y compartimos públicamente nuestra política de manera muy clara. Aunque, investigaremos a fondo esta petición, tal y como hacemos siempre cuando surgen inquietudes”.



Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Omnicanalidad Tendencias

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research