Entrevistas | Noticias | 29 MAY 2019

“A la tecnología cuántica le quedan 15 años para ser una realidad”

Carlos Cordero, director de tecnología de Fujitsu en España, explica cómo la japonesa es capaz de emular la computación cuántica para “resolver ya problemas reales de las organizaciones”, evitando las limitaciones físicas que aún tiene esta tecnología, que se prevé que despegue en las próximas dos décadas.
Carlos Cordero, CTO de Fujitsu
Carlos Cordero, CTO de Fujitsu en España.
Esther Macías

La informática cuántica puede cambiar por completo el modelo de computación. Esta tecnología, que se basa en el uso de cúbits en lugar de bits, dará lugar a puertas lógicas que harán posibles nuevos algoritmos. Pero hoy en día se enfrenta a importantes barreras que hacen que, de momento, su uso no sea posible. Algunas son limitaciones físicas, otras, de madurez, pues se calcula que hasta dentro de 10 o 20 años esta tecnología no estará lista para implantarse en el mercado. “Yo calculo unos 15 años”, se aventura a decir Carlos Cordero, director de tecnología de Fujitsu en España en una entrevista con ComputerWorld.

La japonesa es, junto a IBM, Intel, Google o Microsoft, una de las grandes empresas de TI que trabajan en este campo. De hecho, el pasado 20 de mayo Hirotaka Hara, director de Fujitsu Laboratories, desvelaba que la compañía está trabajando con varios grupos de investigación para desarrollar una “verdadera” máquina cuántica. Mientras tanto, la compañía cuenta con lo que denomina su “inspiración cuántica”, una emulación digital de un procesador cuántico de tipo ‘anélico’.

El producto en cuestión, que se llama Digital Annealer y ya va por su segunda generación (presentada el pasado mes de marzo), utiliza transistores, no un procesador cuántico, de modo que es inmune a los problemas inherentes a éste, como el hecho de que necesite trabajar con unas condiciones de temperatura de cero absoluto o que sea sensible a unidades electromagnéticas. “Al ser un emulador no necesita frío absoluto ni requerimientos de potencia y, lo que es más importante, puede resolver ya problemas reales de las empresas”, argumenta Cordero. Éste explica que aunque ya existen ordenadores cuánticos, éstos tienen tremendamente limitada su capacidad de cálculo. “Hasta que un procesador cuántico no tenga 300 cúbits reales no servirá para atacar problemas de verdad”, apunta el experto, añadiendo que hoy por hoy ningún fabricante dispone de un procesador cuántico con estos cúbits operativos. “La limitación es puramente física”.

Cordero afirma que Digital Annealer no es un sustituto de la informática cuántica. “Cuando no existan estas limitaciones, los procesadores cuánticos serán más rápidos. Pero la realidad es que a día de hoy este producto puede procesar 8.192 cúbits emulados. Es, por tanto, muy rápido y permite solventar problemas de verdad”.

 

Aplicaciones prácticas

Pero, ¿cuáles son los “problemas de verdad” que tienen las empresas a las que se refiere Cordero? Como éste expone, la tecnología cuántica 'anélica' (existe otra basada en puertas lógicas) está orientada a resolver problemas de combinatoria. “Con esta tecnología cualquier problema que implique trillones de combinaciones puede ser resueltos en unos segundos”.

Una aplicación clara se puede dar en el mundo de la banca, donde se realizan cálculos de riesgo de los fondos de inversión. “Normalmente se usan algoritmos de Montecarlo. Pero el problema que tienen los bancos es que si necesitan ejecutar esos algoritmos en ordenadores corrientes el proceso es lento. Se puede tardar hasta meses en resolver estos problemas. Sin embargo, con Digital Annealer en menos de 30 segundos puede estar solucionado”.

Otro ejemplo de uso es el sector logístico y de transporte. “Un problema de combinatoria es optimizar la flota de mercancía y los destinos a los que hay que ir para entregar ésta”. El negocio farmacéutico es otro caso. “Con esta emulación cuántica el desarrollo de medicamentos podría ser mucho más rápido. De hecho, ya trabajamos con diversos laboratorios en todo el mundo”.

En España, desvela Cordero, Fujitsu ha implantado su emulación de computación cuántica en una gran operadora de telecomunicaciones cuyo nombre prefiere no desvelar. “Esta empresa quería mejorar su retorno de inversión en las redes celulares de nueva generación, la famosa tecnología 5G. Esto no es sino un problema complejo de combinatoria; de hecho, de los más grandes que hemos abordado”. El proyecto en la telco española comenzó a principios de año y ha finalizado hace poco. “El resultado ha sido espectacular”.

Coste "razonable"

Cordero se muestra satisfecho de que ningún rival cuente con una emulación de un procesador cuántico como la que tiene la japonesa. “Fujitsu no tiene competencia con Digital Annealer; y prevemos que no la haya durante los tres o cinco próximos años”.

De momento, afirma, el negocio que genera este emulador cuántico para la empresa es poco significativo. “El producto es muy nuevo, pero tenemos muchas expectativas para el futuro. Seguimos buscando casos de uso y, por otro lado, el precio es muy razonable, no sólo está al alcance de las empresas del Ibex”. Según el director de tecnología, el coste puede ir desde millones de euros (en grandes proyectos de grandes corporaciones) a pocos cientos de miles al año, en proyectos más modestos y ofrecidos como un servicio cloud.


 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios