Entrevistas | Artículos | 10 JUN 2014

"Antes nuestra tecnología servía para soportar el negocio, ahora es el negocio", Carlos Moure, director comercial de Beeva

Carlos Moure, director comercial de BEEVA, nos explica cómo ven desde BEEVA la relación tencología y negocio en este momento.
Carlos Moure Beeva
Texto: Maria José Marzal / Fotos: Beatriz Garrigós

Beeva lleva operando en el mercado bajo marca propia aproximadamente dos años. ¿Cuál es su relación con el Grupo BBVA?

Beeva es una compañía 100% del Grupo BBVA. Somos una consultora tecnológica dedicada, básicamente, a apoyar a las organizaciones en su camino hacia la transformación digital. En estos momentos, la plantilla de Beeva está formada por 203 profesionales y nuestro objetivo de negocio es duplicar la facturación año tras año. Nuestro reto pasa por posicionar a Beeva como un referente en el ámbito de la analítica de negocio y Big Data, en ecosistemas basados en API y servicios y también en  lo que es la transformación de los negocios en plataformas.

 

El concepto transformación es muy amplio. ¿Dónde se encuadra Beeva?

Cierto es que el concepto de transformación es muy amplio y que cubre mucho aspectos diferenciales en muchos casos. En este sentido y por simplificar nuestra visión de ese nuevo escenario  comprende tres líneas diferenciales, la primera pasa por una nueva experiencia de cliente;  ahora las empresas  necesitan un mayor conocimiento del cliente y en muchos casos segmentar productos y servicios para cada uno de los clientes. La siguiente línea está centrada en proyectos y procesos digitales y, la última, se centra en descubrir y  conocer cómo es y cómo se opera en el nuevo entorno digital, qué características tiene este nuevo entorno competitivo y  cómo las compañías tienen que transformar parte de sus modelos de negocio actuales y llevarlos hacia un ecosistema digital.

 

Habla de un ecosistema digital. ¿Qué es lo que las organizaciones deberían analizar?

Primero deberían analizar empresas como Amazon, Google, Facebook que son las que están marcando el ritmo en este nuevo escenario. Después tienen que asumir que el ecosistema en el que compiten estas empresas es totalmente diferente al de los negocios tradicionales.  Por eso es necesario adaptarse a este nuevo entorno competitivo, convertir los negocios en plataformas,  integrar comunidades de desarrollares, construir API con terceros…

 

¿Las empresas españolas son conscientes de la obligatoriedad de dar este paso?

Saben que hay otras compañías que están compitiendo bajo otros paradigmas y son conscientes de que lo tienen que hacer, pero a día de hoy  no son capaces de conceptualizar una estrategia clara  para convertir lo que se define como la conversión del negocio en plataforma. Estamos hablando de un proceso profundo de transformación; puesto que, básicamente, a lo largo de la historia se puede observar como  las compañías han evolucionado desde ser fundamentalmente productos, luego servicios y ahora el reto pasa por convertir ese negocio en plataforma o lo que lo mismo adoptar el negocio digital. Esto requiere cambios estratégicos internos, nuevos productos y nuevos tipos de organización.

 

¿De qué forma las empresas pueden gestionar el salto hacia la transformación digital?

Es cierto que estamos viviendo un momento que podríamos definir como la tormenta perfecta,  donde confluyen en el tiempo diferentes factores como el macroeconómico y cambios en la reglas del mercado con nuevos competidores que incrementan la presión del  mercado.  Todo esto conlleva el nacimiento de un nuevo paradigma de TI. Desde el punto de gestión de tecnología, estamos viviendo una nueva ola y ya la tenemos aquí; hemos pasado de entender conceptos como cloud computing basado en infraestructura como servicio a componentes de cómo se puede disponer de aplicaciones de negocio en modelo de servicio. En este mismo sentido, también se observa que conceptos tecnológicos como Big Data se democratizan y, por otro lado, nos enfrentamos a que modelos tradicionales en cuanto a diseño de producto, desarrollo de proyectos o gestión de proyectos… cambian en el tiempo ya que las compañías tienen que acortar sus tiempos de desarrollo  obligadas por el time-to-market que ha pasado a situarse como objetivo prioritario. De hecho, en estos momentos las compañías valoran ya más la flexibilidad del time-to- market que la eficiencia y  costes.  Por lo tanto, si englobamos todo esto que acabamos de comentar, el resultado es que nuestros clientes nos piden ayuda en varios frentes pero, sobre todo, en abordar ese camino hacia la transformación digital teniendo en cuenta su histórico, su legacy.

La compañías son conscientes de que tienen que enfrentarse a los cinco grandes desconocidos que se resumen en: tipos de perfil que van a requerir,  tipo de marco regulatorio,  qué silos de datos tienen y analizar su función, examinar el valor de los datos y la información y, por último, conocer qué infraestructura tecnológica será necesaria para soportar todo este cambio de paradigma.  Y esto último es, precisamente,  lo que Beeva está ofreciendo al mercado.

 

¿Existe una demanda o estamos ante un necesario proceso de evangelización previo?

Actualmente estamos siendo bastante proactivos. El mercado sabe que lo necesita pero no hay una demanda excesiva. Es más, proyectos de un concepto tan de moda como Big Data hay muy pocos pero las empresas sí saben que ese es el camino y nosotros estamos intentando generar la demanda necesaria. Aun así, debo reconocer que aquellos que han probado nuestra tecnología han podido experimentar que el resultado es un cambio radical y un nuevo mundo que les abre un abanico de enormes posibilidades.

 

Imagino que en esa fase de prueba están presentes compañías como IBM, Microsoft, Oracle, HP…¿Con que “armas” se enfrenta Beeva?

Estas empresas que cita tienen que enfrentarse ellas mismas a un cambio de modelo. No hay que olvidar que se enfrentan a un desafío complejo ya que el nuevo modelo de negocio que está viniendo es bastante disruptivo respecto  al modelo más tradicional o clásico. Por ello, todos esos grandes players que están más sujetos a la venta de licencias o de hardware o de servicios gestionados o mantenimiento están enfrentándose a una mayor competencia  por parte de compañías más pequeñas, más especializadas y mucho mas de nicho.

 

Bien, pero todo eso habrá que demostrarlo ya que el mensaje de esas compañías es el mismo que el que articula Beeva.

Lo primero a nuestro favor es la experiencia en este tipo de proyectos de transformación digital. Llevamos ya varios años implantándolos. Además, nuestra idea es que este nuevo paradigma lo tendrán que liderar compañías que se tienen que transformar y este proceso nunca ha sido fácil ni sencillo.

 

En estos momentos ¿a qué tipo de empresa está llegando el mensaje de Beeva?

El mensaje de Beeva se orienta hacia dos objetivos, por un lado llega hacia todo lo relacionado con BI, ya que nuestros prescriptores naturales son los conceptos de analítica de nueva generación y el concepto de Big Data.

 

Cierta es la necesidad de abordar ese proceso de transformación pero también lo es el que los presupuestos siguen estando muy lastrados. ¿son proyectos que requieren una alta inversión?

El coste es una gran variable y este tipo de proyectos serán competitivos a medio plazo ya que es necesario abordar una inversión previa en consultoría.  Es en el mantenimiento, soporte y operativa es donde está el driver del coste. Aquí los ahorros se pueden situar entre el 70% y el 75% e incluso el 80% si se complemente con un time-to-market mucho más agresivo y se dota de una mayor flexibilidad.

 

El mensaje parece fácil de “vender”.

Sí, pero no, ya que no hay que olvidar que todas las organizaciones tienen una historia, una herencia tecnológica en donde la flexibilidad no era importante y esto no es fácil de gestionar. Por eso hablamos de procesos de transformación profunda que darían como primer estadio un escenario basado en un driver de costes de eficiencia para dar paso a otro basado en la flexibilidad. Además, no hay que olvidar que estamos hablando de tecnología disruptiva, que no inmadura, sino que supone un cambio de paradigma que requiere skills nuevos.

 

¿Pero están las organizaciones ante un proceso opcional?

No, las compañías tendrán que abordarlo antes o después. No habrá otra alternativa ya que todos los negocios serán digitales.

 

En todo este nuevo escenario, ¿la tecnología seguirá siendo un factor diferencial?

En nuestra opinión, no solo seguirá siendo diferencial sino que lo será en mayor medida. Y la razón se basa en que es la tecnología la que va a habilitar el negocio. Antes la tecnología de Beeva, por ejemplo, servía para soportar el negocio ahora es el negocio.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios