Entrevista
ENTREVISTAS
Microsoft
Tecnología
Diversidad
Mujeres
8M

Carolina Castillo (Microsoft): "El liderazgo no debe entender de género"

La COO y CMO de Microsoft hace un repaso de su ascendente carrera en la industria tecnológica, donde ha tenido que derribar estereotipos de género para avanzar su trayectoria y ocupar altos cargos directivos.

Carolina Castillo, COO y CMO de Microsoft España.
Carolina Castillo, COO y CMO de Microsoft España.

Cuando Carolina Castillo, actual directora de Operaciones y Marketing de Microsoft España, entró a la carrera de Ingeniería en Electrónica en la Universidad Simón Bolívar de Caracas, solo había otras cuatro mujeres en un grupo de cien personas. A pesar de ser minoría, las cinco se posicionaron como las mejores de la clase y la trayectoria de Castillo, que cuenta con un MBA de la Kellogg Graduate School of Business de la Northwestern University en Illinois, la llevó a trabajar en empresas de renombre como McKinsey (Estados Unidos), Procter & Gamble, Ford y Hewlett-Packard (Venezuela), además de liderar las áreas de marketing y operaciones en L’Oreal y Diageo.

A Microsoft se incorporó en 2016 como directora de la división de Consumo, pasando luego a liderar la división de Partners. Desde el año pasado dirige las operaciones y el marketing de la tecnológica en España, donde está a cargo del plan estratégico de crecimiento y de las alianzas estratégicas y proyectos de innovación sostenible en clientes del sector público y privado.

 

¿Cómo es ser una mujer líder en el mundo de la tecnología?

Creo que el liderazgo no debe entender de género. En mi trayectoria profesional, he trabajado para muchas empresas multinacionales y es en Microsoft donde he encontrado el más alto nivel de integración de la mujer y de las minorías en general. Un trabajo muy bueno que se viene haciendo desde hace mucho tiempo. La compañía apuesta por la diversidad y la inclusión en un entorno de constante crecimiento. Desde Microsoft estamos trabajando con otras empresas de tecnología, con asociaciones y entidades no lucrativas, redes de mujeres profesionales y, por supuesto, con los profesores y las instituciones educativas, para derribar estereotipos, demostrar a las niñas que una carrera en el ámbito del STEM puede ser creativa, interesante e ilusionante y que ellas también pueden ser las protagonistas de los cambios que están por llegar en la sociedad digital.

 

"Hay que derribar estereotipos, demostrar a las niñas que una carrera en el ámbito del STEM puede ser creativa, interesante e ilusionante"

 

Tenemos un problema de falta de talento digital. El mundo va más rápido que los perfiles disponibles para adoptar y acelerar la disrupción. Y este gap es aún mayor si hablamos de mujeres. Según IDC, el 46% de las empresas españolas tiene problemas para encontrar los perfiles digitales que necesita y un porcentaje cercano al 80% prevé retrasos y cancelaciones en sus proyectos por no contar con personas con las habilidades requeridas. Por lo tanto, existe una demanda urgente de formar talento cualificado con capacidades digitales, la formación en STEM es una prioridad en la que no tienen cabida las distinciones de género. 

La tecnología, como la IA o la computación en la nube, nos ayudará a hacer frente a los grandes desafíos a los que nos enfrentamos como humanidad, empoderará a quienes trabajan para resolver problemas humanitarios y ayudará a crear un mundo más sostenible y accesible. Facilitará grandes avances en áreas como la sanidad, en la lucha contra el cambio climático o el cáncer, por ejemplo, también en sectores como la agricultura, la educación o el transporte. La mujer tiene mucho que decir aquí.

 

¿Cómo fue la evolución de tu carrera profesional? ¿Crees que a las mujeres se les exige más que a los hombres en las mismas posiciones?

En mi caso, me di cuenta que las mujeres éramos minoría cuando salí del colegio y dejé la casa de mis padres en el año 90 para estudiar Ingeniería Electrónica en la Universidad Simón Bolívar en Caracas. Para mí fue un momento decisivo, donde me vi en un entorno muy masculino. Éramos solo cinco chicas de una clase de cien. Eso sí, estoy muy orgullosa, porque justo las cinco mujeres fuimos las que tuvimos las mejores calificaciones. Pero desde luego, no fue fácil y tuve que tener mucha confianza en mí misma para no sentirme juzgada por un entorno más masculino. Lo viví como una experiencia donde tenía que demostrar un plus por ser mujer y fue algo que marcó mucho mi personalidad, mi nivel de autoexigencia, la confianza en mí misma y esfuerzo mental para no sentirme inferior al resto y enfocarme en conseguir mi máximo potencial, algo que he ido replicando durante mi trayectoria profesional. Ese nivel de máxima exigencia lo he mantenido siempre.

 

En tu caso concreto, ¿cuál ha sido tu mayor reto o desafío como mujer insertándose en el mundo de la tecnología y cómo lo fuiste superando?

Quizás, tener que enfrentarme al principio de mi carrera a un entorno que en aquel momento era casi 100% masculino, en el que como mujer estaba claramente en minoría y que, a veces, me hacía tener pensamientos que me limitaban y mermaban la confianza en mí misma. Esto es algo que he ido limando con el tiempo, gracias en parte, a la experiencia que me han dado los años trabajando en distintos entornos, países y empresas. Además, como comentaba, por entrar a formar parte de un equipo como es el de Microsoft en el que me encontré una cultura muy avanzada en lo que a inclusión se refiere y donde se valora el talento con independencia de tu género, edad, orientación sexual, origen, raza, etc. Es algo que espero y confío en que sea más fácil para las próximas generaciones, porque la sociedad evoluciona de manera positiva en favor de la igualdad. 

 

"Lo viví como una experiencia donde tenía que demostrar un plus por ser mujer y fue algo que marcó mucho mi personalidad y mi nivel de autoexigencia"

 

¿Aún existe discriminación y prejuicios en la industria? ¿Alguna vez lo has experimentado de forma personal a lo largo de tu carrera? Si es así, ¿de qué forma?

Creo que hay concienciación y se va avanzando en la igualdad de oportunidades, pero muchas veces y en algunos sectores, sobre todo, es solo una declaración de intenciones sobre el papel y en términos de expectativas, pero no una realidad. El avance es más lento de lo que nos gustaría. 

Necesitamos más mujeres que trabajen en cloud computing, ciberseguridad e inteligencia artificial, por ejemplo. Pero también necesitamos más profesionales certificadas y conocedoras de la tecnología de negocio y es que los trabajos que no son de TI o no técnicos, en realidad, son la mayoría de los que requieren aptitudes técnicas. En el mundo actual del big data y business intelligence, por ejemplo, roles empresariales como científicos de datos, comerciales y jefes de ventas, además del servicio al cliente, el trabajo de campo y los consultores de finanzas y operaciones, todos necesitan estas aptitudes técnicas. 

Personalmente, no he experimentado nunca discriminación, pero sí que, como decía antes, quizás un nivel de exigencia superior.

 

En una industria históricamente dominada por el hombre, ¿cómo se abordan los temas como la maternidad y la conciliación? ¿Ha habido un avance en estos ámbitos?

A pesar del estancamiento, en los últimos años se está observando un cambio en lo que a diversidad se refiere y parece haber mayor concienciación. El mundo es diverso y las empresas, también las del sector tecnológico, que tradicionalmente han sido muy masculino, están abriéndose a esa diversidad. Creo que hemos avanzado mucho, que estamos en una situación en Europa Occidental y en España en la que la igualdad de oportunidades es una realidad sobre el papel y en términos de expectativas, de lo que esperamos. Sin embargo, el avance es más lento de lo que nos gustaría. Hay sectores en los que esa igualdad se traduce en una normalidad con porcentajes de hombres y mujeres equilibrados, pero hay otras áreas de actividad en las que hay que seguir trabajando. Tiene que ser una prioridad a nivel de empresas, de gobiernos, de familia y de sociedad alcanzar esa normalidad.

En cuanto a conciliación, hay un tema importante y es la evolución hacia un puesto de trabajo híbrido. Invertir en un modelo así repercute tanto en la experiencia de los empleados, favoreciendo la conciliación, la retención de talento o la captación de nuevo, especialmente en las nuevas generaciones. 

En Microsoft trabajamos para favorecer la diversidad en el sector y lo hacemos también de forma interna, poniendo en marcha diferentes iniciativas orientadas a atraer talento diverso a la compañía, facilitando su balance entre vida personal y profesional y ofreciendo programas de liderazgo y oportunidades de desarrollo en su carrera. La conciliación siempre ha formado parte de nuestra cultura empresarial y ahora, cuando la manera de trabajar ha cambiado por completo, aún lo es más. Buscamos el bienestar de nuestros empleados, sin hacer distinción de sexo. La inversión en conocer y mejorar el bienestar de los empleados influye directamente en el negocio a través de su compromiso con la empresa. En otras palabras, cuando las personas se encuentran mejor, el negocio mejora igualmente. Y sin excluir a nadie.

 

"Se va avanzando en la igualdad de oportunidades, pero muchas veces es solo una declaración de intenciones sobre el papel, pero no una realidad. El avance es más lento de lo que nos gustaría"

 

España destaca por tener muchas directivas en el sector tecnológico, ¿crees que se trata de un tema cultural, de políticas públicas o de otras razones?

España es el tercer país de la UE con más científicas y el quinto con una mayor paridad entre hombres y mujeres dedicados a la ciencia, pero aún así queda un largo camino por recorrer, ya que la presencia femenina en carreras técnicas todavía es del 30%. Es cierto que las empresas se van abriendo a incluir a las mujeres en puestos de dirección. En nuestro caso, por ejemplo, hay mucha paridad. Ahora mismo somos 7 mujeres y 6 hombres los que componemos el equipo directivo de Microsoft en España.

Lo que sí vemos claro es que para derribar ese techo de cristal, es necesario fomentar las vocaciones tecnológicas y científicas desde la niñez; reafirmarlas entre las jóvenes, con referentes femeninos de éxito y trabajar por la diversidad y equidad en el entorno laboral. Es algo que, por supuesto, requiere de la colaboración de todos: gobiernos, empresas, sociedad civil, universidades, colegios, familias. Necesitamos ser microcirujanos a la hora de comunicar para que llegue realmente. 

 

Si tuvieras que nombrar solo uno, ¿cuál sería en tu opinión el principal impedimento de que haya más mujeres líderes en tecnología? ¿Y cuál crees que es la solución para ello?

Una de las principales barreras con las que se encuentran las mujeres en el sector de la tecnología y a la hora de emprender son los estereotipos y la tradición cultural. El entorno masculinizado de las carreras técnicas y los estereotipos sobre quienes se dedican a la tecnología las convierte en poco atractivas para las mujeres. El Informe CYD 2021/2022 constata la baja presencia femenina en Tecnologías de la Información y Comunicación y en Matemáticas, en comparación con la UE. En España las mujeres no llegan a representar ni el 14% de los estudiantes de grado en las TIC, 5,5 puntos por debajo de la UE, mientras que en Matemáticas representan en grado el 35,6% (41,4% en la UE) y en máster el 24,4% (51,7% en la UE).

Pese a los esfuerzos realizados en este sentido, continúa siendo necesario destacar y dar visibilidad a mujeres científicas, ingenieras, especialistas en IA, en ciencia de datos…, y trabajar en las aulas de colegios y universidades, y en el hogar, en presentar referentes en este ámbito. La autoestima de las niñas se ve muy reforzada cuando profesores y compañeros de clase reconocen sus habilidades en Ciencia y Tecnología de manera abierta. Este reconocimiento les hace sentirse aceptadas y valoradas y, sobre todo, preparadas para poder hacer cosas extraordinarias en un futuro.  

Desde Microsoft, creemos que es necesario entender las diferencias y construir sobre ellas, para asegurarse de que todos tengan voz y se escuchen diferentes puntos de vista. Al final, un entorno diverso e inclusivo conduce a mejores ideas, mejores productos y mejores resultados para nuestros clientes. Los Premios WONNOW, que impulsamos junto a Caixabank, son un buen ejemplo. Impulsamos estos galardones para fomentar el talento femenino y promover la diversidad y la presencia de mujeres en el ámbito de la tecnología y las ciencias desde el inicio de su carrera profesional. También participamos y colaboramos en muchas otras iniciativas, como los Premios Ada Byron junto a Universidad de Deusto, para ayudar a dar visibilidad al trabajo de mujeres en el ámbito STEM, para que sean referentes de las que están por venir, y contamos con una iniciativa global propia, MakeWhatsNext, en la que englobamos todas nuestras acciones de fomento de habilidades digitales en las niñas.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Patrocinado

Otros especiales

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: