Entrevista
Sector Público
IoT

El ayuntamiento corta la cinta inaugural del Laboratorio IoT de la Ciudad de Madrid

El laboratorio, emplazado en el CeDInt de la UPM, ha sido impulsado gracias a la colaboración público-privada entre la Oficina Digital del consistorio capitalino, la propia Universidad y el Foro de empresas por Madrid.

IoT inauguración
Acto de inauguración del Laboratorio IoT de la Ciudad de Madrid.

Conscientes de los beneficios de la digitalización y las posibilidades que brindan las tecnologías de vanguardia, no es de extrañar que cada vez más administraciones públicas apuesten por articular sendas estrategias en la citada materia. Este es precisamente el caso de Cibeles que, a lo largo de la última legislatura, ha perfilado la digitalización como un instrumento estratégico para la consecución de los objetivos definidos al inicio del mandato. Muestra de ello, el Laboratorio del Internet de las Cosas de la Ciudad de Madrid emplazado en el corazón del Centro de Domótica Integral (CeDInt) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Así, tras cortar la cinta inaugural de esta nueva institución, ComputerWorld se entrevista con Fernando de Pablo Martín, director general de la Oficina Digital del Ayuntamiento de Madrid. Así ha hablado.

 

Foto de archivo: Fernando de Pablo Martín, durante los CIO100Awards, tras recoger el galardón a la organización del año en Administración Pública.

 

Bajo el eslogan Madrid Capital Digital, el consistorio capitalino lanzó su estrategia de digitalización. ¿Podría contarnos cuáles son los puntos destacados de esta hoja de ruta?

El pasado mes de noviembre presentamos la estrategia de transformación digital de la ciudad como una proyección lógica a medio plazo del trabajo que ya veníamos realizando. Se trata de una estrategia dinámica, abierta y flexible definida por la Oficina Digital del ayuntamiento en torno a tres grandes objetivos: conseguir los mejores servicios digitales para las personas, dotar de inteligencia a la ciudad mediante el uso de los datos y reforzar el posicionamiento de Madrid como polo de atracción e innovación digital. Una estrategia con 75 proyectos iniciales de diversas áreas que mira a 2027 con un compromiso fehaciente, dedicar más de 1.000 millones de euros a la tecnología para la transformación.

 

Desde la corporación municipal vienen comentando la evidente evolución en materia de digitalización que ha impulsado el consistorio. ¿Cómo han logrado avanzar? ¿Algún ejemplo representativo de ello?

En estos dos últimos años Madrid ha avanzado significativamente en transformación digital: en datos objetivos de uso de administración digital; en percepción de los ciudadanos; con la primera posición en el informe de la ONU correspondiente a los servicios electrónicos (UN eGovernment Survey 2022) o con la inversión extraordinaria en infraestructura. Hemos creado, entre otras iniciativas,  un Centro de Transformación Digital para la puesta en marcha y gestión de los proyectos, un Observatorio de Administración Digital, con un cuadro de mando integral abierto a la ciudadanía, el Foro 5G-Madrid para impulsar el despliegue de infraestructuras y servicios 5G y 6G en la capital y, además, acabamos de inaugurar el centro de ciberseguridad para proporcionar confianza ante las amenazas del ciberespacio.

Estamos satisfechos por el trabajo realizado, fruto de un esfuerzo colectivo de todas las áreas de la ciudad, pero no somos triunfalistas, somos muy conscientes de que aún podemos y debemos hacer mucho más, hacerlo mejor.

 

Su último proyecto ha sido este laboratorio IoT, ¿por qué ahora?

Para que el IoT sea el Internet de las personas es necesario desarrollar servicios públicos interoperables entre los dispositivos y las áreas de la ciudad. Queremos crear espacios urbanos inteligentes para las personas. Para lograrlo, los equipos humanos deben cooperar y los equipos tecnológicos deben interoperar.

El laboratorio se ha puesto en marcha a través de la colaboración público-privada. En este sentido, es una actuación que la Oficina Digital ha presentado al Foro de Empresas por Madrid y que ha sido seleccionado para que se financie con las aportaciones de las empresas miembros del propio Foro. Por otro lado, refuerza la cooperación entre las instituciones para maximizar las capacidades digitales de la ciudad. Así, para su ejecución, se ha suscrito un convenio de colaboración entre el ayuntamiento y la Universidad Politécnica de Madrid para que el laboratorio se convierta en un hub neutral que acompañe al consistorio y a las empresas en la definición de un estándar para la hiperconectividad de la ciudad.

 

¿Qué necesidades sociales se han detectado para impulsarlo?

El principal reto es el derivado de la transformación verde y digital de las ciudades con cohesión social. Los objetivos perseguidos por el Pacto Verde Europeo, la renaturalización de las ciudades, la transición energética, la mitigación de emisiones y las ciudades climáticamente neutras, así como la agenda digital. Son objetivos para el periodo 2030-2050; y para conseguirlos, la tecnología, sin ser un fin en sí misma, juega un papel determinante. La forma en que cada ciudad aplique la tecnología se convertirá en ventaja competitiva. Aquí entra en juego la innovación y excelencia digital de los servicios municipales y de ciudad.

Por otro lado, el modo de aplicar tecnología a los servicios y de ciudad, la propia gobernanza de las TIC se encuentra, igualmente, en un proceso de transformación propio en el que se sitúa a las personas en el centro de los procesos de digitalización. En este sentido, Madrid ha suscrito la declaración de la iniciativa Living-in.eu para una transformación digital sostenible de ciudades y comunidades europeas. La Oficina Digital participa activamente en grupos de trabajo como el relativo a usercentricities, en el que las personas son parte activa del diseño de los servicios digitales.

 

"Queremos crear espacios urbanos inteligentes para las personas. Para lograrlo, los equipos humanos deben cooperar y los equipos tecnológicos deben interoperar"

 

¿Cuáles son los objetivos que persigue su puesta en funcionamiento?

Precisamente, el objetivo del laboratorio es definir un estándar para conseguir y facilitar la interoperabilidad entre las cosas, los equipos e instalaciones de la ciudad, de forma directa, sin que sea necesario tener que pasar por una plataforma. Con ello avanzaremos en una gestión basada en evidencias, en datos, para construir una ciudad abierta, interoperable y cibersegura que permita aplicar las diferentes tecnologías directamente sobre cada dispositivo y conseguir optimizar su operativa y respuesta a las necesidades de las personas.

Así, aspiramos a mejorar las capacidades digitales de la ciudad para reforzar el posicionamiento de Madrid como hub y polo digital de atracción y retención de inversión y talento. Igualmente se refuerza la presencia en redes europeas e internacionales en las que se establecen y definen estándares y políticas para la digitalización de las ciudades. En este sentido, hemos recibido mensajes de apoyo de la red de ciudades europeas Eurocities, de la propia Comisión Europea y de la red europea de Living-Labs.

Por otro lado, se están configurando equipos de trabajo multidisciplinares en los que participarán grupos de investigación y académicos de la universidad, de las empresas, emprendedores, startups-scaleups para el fomento del Govtech y del propio personal municipal. En definitiva, también se incorporan nuevas modalidades trabajo que contemplan la transversalidad, abriendo los silos de datos y las soluciones verticales de gestión para construir hoy la ciudad del mañana.

 

¿Qué recursos se han destinado a su materialización?

El laboratorio se financia principalmente con las aportaciones de las empresas del Foro de Empresas por Madrid. La colaboración público-privada es fundamental para el desarrollo de este tipo de iniciativas. Es necesario trabajar en red, con alianzas en las que participen todos los agentes y operadores involucrados en la digitalización de la ciudad. En la primera fase contamos con un presupuesto de 250.000 euros que se aportan íntegramente por el Foro de empresas por Madrid. Por su parte, la UPM pone a disposición de la iniciativa un equipamiento e instalaciones que ha valorado en 300.000 euros.

Una vez puesto en marcha el laboratorio está previsto ampliar su alcance y contenido. Para ello se reforzará con 350.000 euros adicionales y una aportación de la UPM estimada en 400.000 euros que se destinará principalmente a la configuración de un corredor 5G, así como para reforzar los equipos de trabajo relacionados con la ciberseguridad de las redes de internet de las cosas. En total estamos hablando de un presupuesto de 1,3 millones de euros de los que 400.000 se aportan directamente por las empresas, 700.000 se corresponden a la estimación de las instalaciones y equipos de la UPM y 200.000 que aporta de su presupuesto la Oficina Digital. 

 

Instalaciones del nuevo Laboratorio IoT de la Ciudad de Madrid.

 

¿De qué consta este nuevo espacio?

Existen tres zonas claramente diferenciadas.  Una primara zona consiste en un laboratorio en el que se trabaja conjuntamente con los fabricantes de los dispositivos, de los equipos e instalaciones, para definir un modelo estándar que permita conseguir la interoperabilidad, la conexión directa, desde los propios dispositivos sin necesidad de transportar los datos para su procesamiento en plataformas. El reto es que en los propios dispositivos se procesen directamente los datos y actúen, tomen decisiones, en función de las variables del entorno que se miden en tiempo real por los diferentes sensores.

En una segunda zona se ha configurado un entorno real controlado en el que se despliegan los equipos cuya interoperabilidad se ha verificado previamente en el laboratorio. En esta zona se comprueba su comportamiento en condiciones reales, se monitoriza y se evalúa el impacto que la interoperabilidad aporta a los servicios de ciudad. En definitiva, se diseña el concepto de espacio público inteligente hiperconectado e hiperautomatizado.

El tercer espacio consiste en una sala de realidad virtual en la que las dos zonas anteriores cuentan con su gemelo digital para analizar en tiempo real las diferentes configuraciones así como para identificar oportunidades que permitan desarrollar nuevas funcionalidades derivadas de la integración de servicios. En definitiva, diseñar una nueva generación de servicios que respondan a los retos de la ciudad.

 

¿Por qué poner el acento únicamente sobre el IoT? ¿Es esta una tecnología lo suficientemente crítica de cara al futuro?

En el laboratorio se aplican las diferentes tecnologías emergentes para la transición verde y digital de las ciudades. Si bien el IoT, con la integración de todos los datos de la ciudad,  es el núcleo de actuación, se trabaja también con la aplicación de algoritmos, inteligencia artificial, edge computing, realidad virtual, etc.

Hoy en día se utiliza intensivamente el IoT en multitud de servicios; sin embargo no existe una estandarización de los protocolos que se utilizan, lo que dificulta que se apliquen otras tecnologías que dotan de inteligencia a un espacio urbano como ecosistema en el que se prestan servicios públicos cuya conexión favorece una mejor adaptación a las condiciones del entorno y una mejor respuesta a las necesidades de las personas. Todo ello redunda en ahorros de consumos de energía, reducción de emisiones y un mejor ajuste oferta y demanda de servicios públicos. En definitiva mejor eficiencia y calidad de vida para Madrid y sus ciudadanos.

Las ciudades son ecosistemas en los que actúan millones de dispositivos. La conectividad entre estos dispositivos y su interoperabilidad permite aplicar otras tecnologías que confluyen precisamente en este nuevo laboratorio.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Patrocinado

Otros especiales

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 



Registro:

Eventos: