Industria
Transformación Digital
Edge computing

"En los entornos industriales, los retos de la nube se superan procesando los datos localmente"

La española Barbara IoT pone el acento en la computación en el extremo para digitalizar los equipos industriales.

David Purón, CEO de Barbara IoT
David Purón, CEO y cofundador de Barbara IoT.

Con el objetivo de llevar la inteligencia artificial (IA) al extremo (edge) para conectar los equipos industriales, la startup española Barbara IoT –fundada en 2016 y con sede en Bizkaia–, que tiene un especial foco en energía, basa su tecnología en la captura de datos de sensores y equipos industriales para ejecutar algoritmos que detecten anomalías y automaticen  procesos en tiempo real; todo ello sin necesidad de utilizar la nube y con una visión muy marcada de la ciberseguridad. Tal y como explica David Purón, CEO y cofundador de la compañía, a ComputerWorld, la realidad de muchas organizaciones del sector es que todavía no han podido implementar toda la potencia de cloud debido a problemas de seguridad y privacidad de datos, latencias, escalabilidad técnicas o costes, entre otros desafíos. Y es aquí donde entra en juego el edge computing: “Estos retos son superables procesando los datos localmente. Hablamos de una de las tecnologías (edge) que va a seguir creciendo en su implantación a doble dígito durante los próximos años”. Esta afirmación la refrendan las previsiones de varias consultoras; según IDC más de la mitad de la infraestructura TI de todo el mundo estará en el extremo para 2023, y Gartner estima que el 75% de los datos generados por las compañías se crearán y procesarán fuera de los data centers tradicionales.

Una de las grandes bazas de la firma en este sentido es su sistema operativo Barbara OS, al que el directivo tacha de “core" de su tecnología. Su instalación en pequeños microcomputadores permite obtener datos de cientos de tipos de sensores, actuadores y equipos OT para procesarlos en múltiples aplicaciones de IA distribuida. Además, destaca su ciberseguridad por diseño, desarrollada por el equipo que creó Blackphone –startup que acabó resultando en la propia Barbara IoT–.

Para Purón hay ya ciertos segmentos industriales muy maduros en cuanto a digitalización, como el de la automoción o el aeroespacial. “Sin embargo, otros, como la energía, utilities o transporte ferroviario tienen muchos equipos y legacy por actualizar. No es un problema de costes, sino porque tienen una alta dispersión y eso complica su tarea. Sus retos de conectividad, seguridad y escalabilidad no tienen nada que ver con los que puede presentar una empresa manufacturera con no más de cinco o 10 plantas”. Precisamente, afirma, su tecnología encaja con esta dispersión geográfica. “Las compañías demandan tener procesos optimizados y más autónomos que eviten ineficiencias o vistas de campo innecesarias, así como poder tomar decisiones en tiempo real sobre el uso de los equipos”.

 

Un crecimiento meteórico

La historia de Barbara IoT comienza en 2016 con auditorías de seguridad y desarrollos para terceros. Los márgenes que obtuvieron los invirtieron en el desarrollo del producto para lanzar, en 2019, su primera plataforma edge industrial. “Desde entonces, hemos ido duplicando ingresos e incorporando en nuestro porfolio clientes de mayor relevancia –como Red Eléctrica, Grupo DIA o Iberdrola–. Lo bueno de las compañías focalizadas en software es que permiten escalar los ingresos sin incurrir en grandes gastos de estructura”. Asimismo, cree que el contexto sociopolítico actual, con una fuerte inversión de España en energías renovables y digitalización tras la pandemia, les ha llevado a ser proveedores de grandes corporaciones, varias de ellas en el Ibex35.

Ahora, la joven empresa acaba de cerrar una ronda de financiación de 2,5 millones de euros procedentes de Caixa Capital Risk, a través de su fondo Criteria Venture Tech, e Iberdrola, mediante Perseo, su programa de fomento del desarrollo de empresas tecnológicas para potenciar la digitalización de redes inteligentes y la protección. El objetivo de la inyección, cuenta Purón, es tratar de “consolidar” el liderazgo en materia de edge para el sector de redes inteligentes y, sobre todo, “acelerar nuestra penetración en nuevos verticales industriales en España como agua, telecomunicaciones, infraestructuras y servicios de emergencias”. También, tienen planeado salir del país y explorar territorios como Reino Unido y Centroeuropa.

 

Colaboración con Iberdrola

Uno de estos casos de éxito pasa por Iberdrola, uno de los financiadores de esta última ronda de inversión y empresa que, tal y como dice Óscar Cantalejo, investment analyst de la energética, ya gestiona digitalmente sus activos de generación eléctrica y ha transformado sus redes en inteligentes con el despliegue de hardware como contadores inteligentes basados en IA. “En este sentido, vemos la computación en el extremo como el siguiente paso para seguir mejorando la gestión de los miles de activos distribuidos dotándoles una nueva capa de inteligencia”. Es aquí, expresa, donde entra Barbara IoT: “Jugará un papel importante en el desarrollo y despliegue de soluciones innovadoras que mejoren la operación y la seguridad de las redes eléctricas del grupo en todo el mundo”.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: