Entrevistas | Artículos | 19 FEB 1993

Entrevista con Carmen Patricio Jiménez, Directora Técnica del Máster en informática para la arquitectura, el urbanismo y la gestión inmobiliaria. Informática al servicio de la arquitectura.

Carlos P. Albalaejo.

Partiendo de una iniciativa del catedrático de construcción de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, Javier de Cárdenas y Chavarri, el Máster en informática para la arquitectura, el urbanismo y la gestión inmobiliaria nace como un curso de posgrado de máximo nivel (60 créditos) con una intención clara: ofrecer a los profesionales de la construcción (arquitectos e ingenieros, fundamentalmente) una visión generalizada de todo los instrumentos que le ofrece la informática para el sector.

La 2ª edición que se imparte a lo largo del curso académico 92-93 mantiene ese espíritu, constituyéndose como uno de los pocos proyectos que desarrolla la función de bisagra entre el mundo universitario y el sector empresarial.

En su concepción inicial, un máster es el curso de posgrado de máximo nivel con 60 créditos y 600 horas lectivas.

Entendido como tal, el Máster en informática para la arquitectura, el urbanismo y la gestión inmobiliaria fue aprobado por la Junta de Gobierno de la Universidad Politécnica, y se presenta, tal y como recogen los Estatutos de la Universidad, con un carácter de actualización profesional dirigido a posgraduados para estar siempre en contacto con el estado del arte lo más actualizado posible.

Aunque este tipo de cursos suelen ser monográficos, éste presenta carácter generalista con una amplia estructura docente para formar nuevas salidas profesionales. En este sentido, está planteado con una vertiente dirigida al sector de la construcción en su más amplia concepción, incluyendo tanto arquitectos como ingenieros de caminos o de obras públicas para que tengan una visión generalizada de todo el instrumento que le ofrece la informática para el sector. En realidad, según la Directora Técnica del máster, Carmen Patricio Jiménez, lo que hacemos es ofrecer a estos profesionales una nueva visión de sus profesiones. Al incorporar nuevos instrumentos, muchos cargos con diferentes responsabilidades, podrán modificar todo tipo de uso de los edificios, distribución, sistemas de seguridad y sobre todo estudios de rentabilidad de los espacios.

Tipos de alumno

Todos los alumnos deben ser licenciados, técnicos superiores o de grado medio (escuelas universitarias).

Al centrarse fundamentalmente en el uso de aplicaciones informáticas, el curso únicamente descartaría a priori a profesionales muy ligados al campo humanístico aunque este aspecto es relativo, ya que, según Carmen Patricio, la formación técnica para cargos con competencias más generales permitiría un trato más directo de éstos con los especialistas informáticos.

El año pasado, el máster fue cursado por 23 alumnos y presenta un tope máximo de 40 y un mínimo de 20.

Según los datos de esa primera edición, donde hubo un alto porcentaje de arquitectos, la mayor presencia de profesionales experimentados frente a los recien licenciados fue la nota más característica. En este sentido, la entrevista de selección presenta tres parametros básicos: experiencia en el sector de la construcción, experiencia en informática y expectativas que tienen respecto al máster. Basándose en estos parametros, el curso establece, según Carmen Patricio, una doble vertiente. Por un lado, de cara al profesional con responsabilidades de equipo, el curso aporta soluciones a muchos problemas que tiene planteados. Por otro, el recien titulado tiene la opción de ver la profesión con nuevas salidas, optando a un futuro empleo con un bagaje informático fuerte que le permitirá no ser un profesional clásico.

Cada sector de la profesión tiene, en este sentido, un nivel de aprovechamiento y ambos pueden acceder a él. Por un lado, los recien titulados dan fuerza al curso ya que son gente más ilusionada, con más y mejores expectativas, y por otro, el profesional que está ocupado en sus tareas habituales y que viene dos dias a la semana tiene una capacidad de aprovechamiento bastante rentable, y va a resolver sus problemas más inmediatos, aportando bagaje para su trabajo actual, pero también una cierta perspectiva, afirma Carmen Patricio.

En un principio, la existencia de distintos niveles de formación en informática entre los alumnos de la primera edición del curso, produjo una cierta crítica de aquellos que presentaban un nivel superior hacia los menos formados acusándoles de provocar un ritmo inferior debido a su escaso conocimiento de informática de operador.

El desenlace, se contrapone con este pensamiento inicial. En este sentido, muchos alumnos arquitectos e ingenieros se han lanzado, con un riesgo que no habrían aceptado antes de realizar el master, a hacer un diseño de un edificio inteligente, entendiendo perfectamente como se pueden hacer controles de seguridad, controles térmicos, ahorro energético, conociendo ese tipo de instalaciones e integrándolas con el ordenador. Aunque no manejan el programa, si que tienen una concepción suficientemente profesional para incorporarla al diseño, señala Carmen Patricio.

Mentalidad

El máster se encuentra en su segunda edición, y cuenta con la experiencia positiva del año pasado, sobre todo en el resultado de los trabajos fin de curso de los alumnos.

Este trabajo personal, que complementa las clases teóricas y prácticas consiste en un desarrollo de aplicación práctica, concreto y novedoso. En este sentido, el alumno opta por abordar el aspecto en el que estaba más interesado y desarrolla un proyecto de un trabajo vendible, que pueda presentarse en el mundo empresarial. Para Carmen Patricio, los arquitectos como profesión liberal están en franca revisión. Ellos son conscientes de que hay que buscar nuevas salidas y que un estudio de arquitectura debe ser contemplado como una empresa pequeña que se debe replantear esas salidas. En este sentido, el master proporciona una buena visión de esas altenativas Bajo esta intención, el máster, impartido por profesores que cubren el doble perfil que la interdisciplinariedad entre el sector de la construcción y el sector informático requiere, surge como algo innovador que intenta abrir brecha incluso dentro del sector informático. De cara a esa iniciativa, la lucha de este proyecto se centra en contar con apoyo externo desde el principio, ya que, en teoría, esto sin la empresa informática no se puede llevar a cabo, afirma Carmen Patricio.

Su objetivo principal -añade- es mostrar al alumno toda la gama de entornos y posibilidades de aplicaciones, de tal manera que sepan diseñar un entorno informático en cualquiera de esas tareas y en cualquier nivel. Para ello, el máster necesita el apoyo de la empresa informática para hacer demos inteligentes en función de sus presupuestos destinados a difusión.

Cumpliendo con estas intenciones de globalidad de entornos informáticos, las empresas y entidades que colaboran, de distintos niveles, ofrecen una visión amplía del sector (IBM, Intergraph, Eritel, Ericsson, y Apple entre otras) que permiten al alumno acceder al conocimiento de los diversos entornos de la oferta actual del mercado.

Toda la organización administrativa del curso en este sentido, se hace a través de la Fundación General de la Universidad Politécnica que fue creada para establecer convenios con empresas y actividades de autofinanciación. De esta manera, según Carmen Patricio, el máster no supone un costo adicional para la Universidad ya que los cursos de posgrado se autofinancian. El costo de la matrícula es el que permite pagar los costos del curso y aunque no existen becas -continúa Carmen Patricio- nosotros animamos a las empresas a apuntar gente porque entendemos que si tienen planes de formación, éste es de los más serios que pueden afrontar. Pese a esto, tampoco somos partidarios que las empresas subvencionen el máster, ya que debe tener su mayor participación por parte de alumnos independientes. Concretamente, la colaboración de las empresas se produce en la linea de dotar de infrae

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios