Entrevistas | Artículos | 12 MAR 1993

Entrevista con Claro Verderas, Secretario General de ASCAD: Todas las subvenciones que solicitamos en el 92 para formación, nos han sido denegadas (y II).

Luzdivina García.

En esta segunda parte, el Secretario General de la Asociación para la Promoción y Difusión de la Tecnología CAD/CAM/CAE (ASCAD) continúa explicando en que ha consistido la labor de la Comisión de Formación y a quiénes se han dirigido los cursos, los cuales se hayan paralizados en estos momentos, a la espera de ser reorganizados y recibir alguna subvención por parte de las instituciones.

Cuál es el perfil de los alumnos que se matricularon? -Hemos hecho estudios salariales y de las necesidades, tanto en las empresas como en los usuarios. En un principio, debido a los resultados obtenidos, se pensó que los ingenieros de telecomunicaciones, por el tipo de formación que reciben, deberían ser los principales demandantes de estos cursos. Pero no es así, porque el CAD no es un sector al que se dirija su formación y vocación. Sin embargo, los ingenieros industriales se integran plenamente dentro de esta tecnología y sobre todo, dentro de la masa de demandantes, en el segmento de la arquitectura, nos encontramos con los delineantes, los cuales, en su mayoría, han introducido un equipo de este tipo en casa, además del que disponen en su empresa, ya que se han dado cuenta de que esta herramienta, supone un valor añadido.

En definitiva, podemos señalar que el tipo de personas que demandaban nuestros cursos, eran aquella con una cualificación bastante alta, pero con una formación mas bien teórica y tradicional, que encontraron en esta tecnología, un elemento que les permitía aumentar y sacar provecho a toda la formación de que disponían.

-¿Los profesionales que no presentan una cualificación inicial, tienen acceso al mercado laboral del CAD? -Es difícil, aunque muchos se incorporan a este campo, pero no en la parte de diseño, dónde está lo atractivo, sino en ventas, y dentro de éstas, en el área de demostraciones. Cuando un paquete de software tiene que ser presentado a un cliente, es necesario formar a personas para que lo conozcan, no tanto, en cuanto a la aplicacion que pueda tener, sino a las posibilidades en si; y lo demuestren. Estos suelen proceder en su mayoría de Formación Profesional 2, los cuales presentan ya unas ideas claras. Sin embargo, hay que señalar que en este sentido, se ha producido un boom, que ha traído una serie de consecuencias perjudiciales para el sector, ya que hemos observado que personas que se incorporaban a empresas como demostradores de paquetes, ganando 800.000 pesetas, se cambiaban de compañía tras conocer dicha solución en tres meses y realizar unas cuantas demostraciones, recibiendo un salario bastante superior. Pasado un tiempo, éstos tenían conocimientos de dos programas y eran contratados por una tercera empresa, obteniendo una mayor remuneración. En más de un caso, hemos observado a profesionales, que al cabo de 2 años ganaban hasta 5 millones de pesetas, debido a sus conocimientos. En este momento, es gente sobrepagada, y no debería ser así, ya que esto ha acarreado muchos problemas para las empresas, que no pueden mantener a una persona estable que realice este trabajo, porque los forman y se marchan. Ante esta situación, nos vimos en la necesidad de realizar los estudios salariales.

Por otro lado, hay que explicar que la gente sin ninguna preparación es complicado que accedan al sector porque es imprescindible disponer de unos conocimientos básicos sobre el tema, debido a que el CAD, es un software puramente matemático.

-¿ A parte de la formación externa, han realizado cursos a medida y formación interna para las empresas de la Asociación? - Disponemos de una infraestructura pequeña, lo que nos impide impartir cursos específicos. Además, de cara a las empresas, no hemos recibido peticiones, porque éstas, dentro de su negocio, resuelven las necesidades de conocimientos a su manera.

La formación es algo que está en el sector, en las compañías, más que en la Asociación, aunque se trata de una formación orientada a un paquete específico, porque todo el que vende un producto debe ofrecer este valor añadido a su cliente. También, hemos tenido problemas a la hora de organizar los cursos, de forma que no quitásemos negocio a las empresas asociadas. Nuestro objetivo era que ASCAD sirviera de pauta de lo que hay que enseñar, sin perjudicar a nadie, pero cumpliendo su función de promoción, difusión y formación en estas tecnologías.

-¿Qué actividades prevé desarrollar la Comisión de Formación en este año? - Para 1993, tenemos la intención bien de iniciar los cursos en colaboración con algunas instituciones bien utilizar nuestra aula, la cual, en estos momentos, está a disposición de las empresas; para impartir cursos en la medida de nuestras posibilidades. Además, organizaremos algunas activiades para la Asociación.

-¿Qué tipo de profesionales se responsabilizaban de los cursos? - Cuando se trataba de cursos a gran escala, no podíamos abusar del personal de las empresas asociadas para que se encargaran de la parte teórica, así que, subcontratabamos a formadores, los cuales eran preparados por profesionales de nuestras compañías. Así es como lo hemos hecho hasta el momento.

Cuando reanudemos los cursos, ya veremos si será en colaboración con algunas escuelas o bien en nuestra propia aula con personas de ASCAD, ya que las empresas de la Asociación están dispuestas a responsabilizarse de la enseñanza, debido a que, de una manera u otra, es un camino para vender su tecnología.

En estos momentos, el problema principal es que nos demanden esa formación, porque nosotros ya la hemos ofrecido. Tendrían que ser los usuarios los que se dirigieran a la Asociación reclamando los cursos, pero debido a la crisis, que también les ha afectado, no prevemos que sea así. Por otro lado, actualmente el sector dispone de gente que ya está formada y, a medio y largo plazo, los alumnos de las nuevas Escuelas se incorporarán al mercado de trabajo.

-¿Qué titulación recibían los alumnos que realizaban los cursos? - Estos obtenían un certificado de asistencia, que suponía un reconocimiento por parte de la Asociación de haber cursado tanto la parte teórica como la práctica, la cual se realizaba durante tres meses en las empresas de ASCAD, existiendo la posibilidad de incorporarse posteriormente, a trabajar en ellas. Sin embargo, tengo que decir que dentro de la anécdota y la parte triste, nos han acusado de publicidad engañosa, ya que no todos los alumnos podían dar éste último paso. Nosotros sólo prometíamos formación y no un trabajo.

-¿Que relación mantenían con la Comisión de Empleo? - Existe una bolsa de empleo que circula regularmente por las empresas asociadas, y cuyos miembros tienen que cumplir unos requisitos muy elementales para entrar en ella. Nosotros ofrecemos a las compañías unos quince parámetros de referencia, con el fin de que conozcan a los candidatos a contratar, y además, si les interesa alguno en particular, les realizamos la entrevista, cuando la empresa no dispone de tiempo para ello.

Dentro de esta bolsa de trabajo se encuentran también, aquellos que recibieron los cursos en la Asociación, pudiendo permanecer en ella hasta que se cansen o se coloquen.

-Otra de las actividades de ASCAD es el salón monográfico EXPOCAD, ¿Qué futuro le espera a éste y a las ferias en general? -El 92 ha sido un año muy malo, ya que la gente estaba muy desanimada y retraída, además, la prensa en general, ha contribuido a crear este ambiente. Algunos directores de publicaciones no se han dado cuenta de la importancia de las ferias para la publicidad de sus medios. Sin embargo, la situación está cambiando radicalmente, incluso en el número de visitantes, el cual prevemos sea superior para 1993.

Las reacciones en algunos casos, están siendo muy positivas, pero es importante señalar que el acercamiento al visitante debe ser innovador, no hay que hacerles perder el tiempo. Además, parece que la gente se ha dado cuenta, de que ha

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios