Entrevistas | Artículos | 21 ABR 1995

Entrevista exclusiva a James Martin, Presidente de JM&Co.

"Las corporaciones que no rediseñen sus negocios en los próximos años no sobrevivirán"
Ana Gª Huerta.

El mayor estadista de las TI; el príncipe del cambio; el mejor gurú de las TI; el gurú número uno o el primer pensador de la industria informática son algunos de los calificativos otorgados a James Martin por parte de la prensa especializada en tecnologías de la información. Este candidato al premio Pulitzer, creador de conceptos como CASE, 4GL o ingeniería de la información pronunció una serie de conferencias en nuestro país recientemente para ilustrar qué fórmulas de reingeniería de empresa están logrando los resultados más espectaculares.

Cuando usted habla de reingeniería empresarial, ¿a qué se refiere exactamente?

- La reingeniería empresarial es un conjunto de disciplinas que están detalladas para asegurar la supervivencia de las compañías y llegar a convertirlas en corporaciones capaces de responder a todos los retos que plantea el futuro. El factor clave para mejorar, para potenciar la supervivencia de las empresas, varía de forma muy considerable dependiendo del tipo de organización del que se trate. Un factor muy importante es el de identificar cuál es el principal valor, la principal oportunidad de la compañía para destacarse respecto a su competencia. Pero tampoco es conveniente centrarse en varios elementos a la vez, esto puede llegar a ser contraproducente. Aún así, una vez que se han identificado el punto fuerte y los puntos de apoyo a este valor principal de una corporación no hay que perder la perspectiva, pero tampoco hay que permanecer ciego al resto de las tendencias del mercado. IBM, por ejemplo, comprendió que su punto de apoyo fundamental era el elevado margen de beneficios que le proporcionaba la venta de mainframes. Pero aunque esto sigue siendo la clave fundamental de su negocio ha tenido que evolucionar con el paso del tiempo hacia los sistemas abiertos, comprendió que no le quedaba más remedio que adaptarse a las nuevas circunstancias. Esta nueva articulación de los fundamentos empresariales puede resultar traumática en un principio pero es absolutamente necesaria si se quiere sobrevivir de forma competitiva.

¿Qué tipo de cambios encierra el concepto Cybercorp?

- Este concepto implica el entender a las compañías como organismos dotados de un sistema nervioso con una capacidad de reacción ante los cambios. Muchas de las grandes organizaciones de hoy en día no poseen esa capacidad de ser sensitivos a tiempo a los estímulos exteriores y de reaccionar ante los problemas o de aprovechar las oportunidades. Las compañías deberían desarrollar una especie de visión antropomórfica de ellas mismas, teniendo un control claro de lo que son y lo que representan en cada momento dentro de un contexto determinado.

Y aquí juegan un papel fundamental los profesionales de las tecnologías de la información a la hora de remodelar la cambiante naturaleza de las corporaciones.

¿Cree usted que estos profesionales disfrutan de la suficiente credibilidad dentro de las compañías para ser escuchados a la hora de orientar la dirección de la empresa? Porque en la mayoría de los casos, al no tener responsabilidad directa sobre los resultados, no se les presta quizás la atención suficiente.

- Quizás el problema es que la mayoría de los CEOs dan más importancia dentro de sus empresas a todos aquellos profesionales que conocen el lenguaje de los negocios, las diversas estrategias de mercado para llegar a los posibles clientes y todo este tipo de acciones relacionadas más con el marketing y la venta. Ignoran el enorme potencial que les supondría el contar con el responsable de sistemas de información a la hora de utilizar la tecnología como un elemento más de todo el proceso. Las organizaciones necesitan de alguien que tienda un puente entre esta tecnología que facilita el trabajo y el acceso a la información, tanto interna como externamente, y los objetivos finales de cada negocio en concreto. Pero afortunadamente esto está cambiando y el profesional de las tecnologías de la información está encontrando un hueco entre los administradores y abogados que tradicionalmente aconsejaban a los responsables de una compañía a la hora de tomar decisiones. En este sentido, y dentro de los seminarios que estoy impartiendo actualmente, una de las sesiones está dedicada exclusivamente a directores generales y directivos que carecen de formación técnica, precisamente para hacerles ver y comprender la importancia de escuchar a los responsables de sistemas de información.

De esta forma, está emergiendo una nueva profesión: el ingeniero empresarial. Los ingenieros empresariales están capacitados para elaborar los métodos de cambio en la empresa. Son los enlaces entre las tecnologías de la información y la corporación.

¿Qué tipo de metodologías es necesario aplicar para tener éxito en el proceso de cambio?

- ¿Se refiere a si existe una metodología concreta?

Sí, si propone usted algún patrón, alguna fórmula mágica, por llamarlo de alguna manera, que pueda aplicarse como base en todas las compañías o si, por el contrario cada organización es un mundo.

- Efectivamente, cada empresa presenta unas características únicas, una personalidad diferente, lo que no quiere decir que a la hora de afrontar la desarticulación de sus primeros fines y afrontar otros nuevos según las circunstancias cambiantes, haya una serie de pautas comunes a todas ellas. También varía el carácter de las empresas según su situación geográfica. En Estados Unidos, por ejemplo, las organizaciones son más conscientes, más receptivas hacia este tipo de teorías, mientras que en Europa no se posee de forma tan aguda ese concepto de la previsión.

Y son precisamente las corporaciones europeas las que deben prestar más atención al rediseño de sus negocios a lo largo de los próximos años o, de lo contrario, no sobrevivirán.

¿Podría ser más concreto a la hora de definir esas metodologías?

- Hoy en día existen métodos que permiten conseguir mejoras de gran magnitud. Esto requiere una diversidad de tecnologías y una constante y profunda reinvención de los procesos de cambio. Y en este sentido es absolutamente imposible obtener resultados satisfactorios, hablar de éxito, en una palabra, si no se reorganiza de forma profunda el área de sistemas de información. Estos sistemas deben utilizar las herramientas y los métodos adecuados para implementar de manera práctica la tecnología cliente/servidor, realizando un downsizing sin caos. Todos estos métodos son abordados en la serie de seminarios que actualmente estamos desarrollando en diversos países europeos para acercar la ingeniería de empresa a los directores y gestores de tecnologías de la información, así como a diseñadores de sistemas, planificadores y analistas.

¿Por qué vías pueden llegar a implementarse estas metodologías?

- El departamento de tecnología de la información es el elemento más valioso a la hora de mostrar cómo puede llegar a rediseñarse una empresa. El rediseño de los procesos de negocio con tecnologías avanzadas es vital para los años noventa. Por norma general, las grandes corporaciones, con muchos años de experiencia y una presencia fuerte en sus respectivos sectores industriales, poseen una cultura corporativa muy arraigada. Dentro de esa cultura hay aspectos que son fáciles de cambiar, pero también existen otros que, sin embargo, presentan una estructura tan monolítica y enraizada que es necesario dedicar mucho tiempo y esfuerzo para intentar hacerlos evolucionar. Aquí es donde se presenta el asunto más espinoso, porque si no se consigue desarticular y reorientar la cultura corporativa en otra dirección, probablemente sea más conveniente crear otra división de negocio nueva partiendo de una concepción distinta y más actual.

Eso es lo que hizo en su momento IBM cuando creó la división de PCs

- Exactamente, y han tenido, como

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios